Literatura

Solita

Yesid Ramírez González

20/03/2019 - 06:20

 

Solita

 

Casi que en fila india avanzábamos a prisa, esquivando los barrancos y los terrones de cascajo para no quedarnos atrás e ir al paso de la abuela que se conocía de memoria la cuesta de Flores Negras, el camino obligado para llegar de Jerusalén a las Maciegas y enfrentarnos a la adrenalina de cruzar Las Chorreras.

La abuela en la orilla del río se descalzaba, yo cogía sus zapatos mientras me encaramaba en sus espaldas y, con mis escasos seis años, procuraba agarrarme fuerte para no caer a las rápidas y frías aguas; luego ella cargaba  en su brazo derecho a Meibis, la última hija de los doce que había parido y con su brazo izquierdo a “Solita”; sin titubear cruzaba rauda hasta la otra orilla pero sin dejar de observar con angustia a sus otros hijos y nietos, jóvenes y pequeños, que con gran agilidad saltaban de peña en peña sin siquiera mojar sus cotizas, sus zapaticos o pies descalzos,  para ellos era una absoluta aventura ver cómo uno a uno se enfrentaban al mortal saltadero de Las Chorreras superado solo por los hombres jóvenes y por las mujeres más arriesgadas del pueblo.

Ante la proeza del salto era imposible no volver la mirada al lecho del río que se precipitaba vertiginosamente por entre las dos peñas más grandes cayendo en medio de espumas blancas dando paso a la frenética danza de las incontables “piponas” que parecieran competir por superar la fuerza de la corriente y poder desovar en un lugar más apacible y seguro  río arriba. Mientras tanto, y desde mi seguro transporte, yo iba escudriñando el lecho transparente del río con mis ojos de niño y me admiraba con cada corroncho que escapaba por entre las pisadas de la abuela o por las lampreas y aguagatos que se escondía entre los juncos de la orilla fangosa o por las arañitas de río que parecían jugar entre ellas y corrían a prisa por encima del agua sin hundirse.

Ya del otro lado ascendíamos por una corta pero empinada cuesta hasta alcanzar la carretera; solo allí la abuela se despojaba de su pesada carga y, nuevamente en fila india pero ordenada del más chico al más grande, continuábamos el vespertino recorrido al borde de la carretera con destino a la casa de Tilcia Manosalva la prima hermana de la abuela a quien frecuentábamos mucho invitados a comer pescado que el marido Salvador Barbosa traía desde Loma de Corredor para vender al por mayor en Ocaña. De aquellas delicias del Río Magdalena en las que primaban los bagres y los bocachicos salados acompañados de arepa o yuca y café caliente, ninguno de nosotros aceptábamos desprendernos, por eso más que suplicarle le llorábamos cada uno por separado a la abuela para que nos llevara, al final aceptaba y a regañadientes terminaba llevándonos a todos. Incluso “Solita” nunca estuvo dispuesta a perderse tales manjares; por eso apenas la abuela se ajustaba la peineta, se echaba polvo en los cachetes y anunciaba el acostumbrado paseo ella corría por el corredor, saltaba entre las matas de malanga, entraba y salía de la cocina, corría hasta la casa vieja daba la vuelta, salía y entraba al dormitorio de la casa nueva, volvía a salir e iba y le ladraba y agitaba a las chivas en la pesebrera, perseguía a las gallinas hasta hacerlas volar al patio de Adela, en fin, formaba un alboroto y era la primera en encabezar la fila rumbo a la casa de Tilcia, la que hoy es la casa de la familia Casadiegos Osorio.

Una vez allá, en medio de saludos, abrazos de bienvenida, ladridos y confusión, su condición de pequeña hembra le aseguraba un tratamiento especial por parte “Caronte” y “Chocolate”, los perros de los anfitriones. Aquellos la dejaban comer y saborear las mejores presas, ellos comían cuando ella se retiraba a descansar al lado del pilón y cobijada por el alero del corredor en redondo desde donde se divisaba el cerro de las brujas, su sitio preferido para ir a jugar con nosotros detrás del Tanque.

Aquella tarde, cuando ya habíamos pasado frente al recién fundado colegio Alfonso López y pretendíamos cruzar la carretera, “Solita”, quien ya olfateaba el embriagante olor del pescado asado en carbones de leña, apresuró su paso y cruzó sin advertir el Coopetrán que venía de Ocaña y se dirigía a Aguachica. No escuchó el llamado de la abuela ni el de cada uno de nosotros. El gigantesco bus continuó su marcha, el conductor tal vez ni se enteró, el tiempo se detuvo, la brisa despeinaba la escasa cabellera de la abuela, su rostro empalideció; todos observamos estáticos a “Solita” intacta en medio de la carretera, sin rastro de sangre en el pavimento, parecía que se hubiese dormido plácidamente ante la tibieza del viento aprisionado debajo del bus, sus patas delanteras estaban sobre sus orejas como protegiéndola del ruido ensordecedor del motor, entonces se escuchó la voz firme de la abuela:

––Todos quietos.

Acatamos la orden de inmediato. La abuela sola atravesó el tramo, tomó en sus brazos a “Solita”, la acarició, buscó ansiosa las heridas, pero no las halló, puso una mano sobre el pecho y no sintió su corazón. ”Solita” se había quedado dormida para siempre. Las lágrimas en el rostro de la abuela confirmaron lo inevitable, con la voz quebrada dio otra orden:

––Nos vamos para la casa.

Reiniciamos el recorrido de vuelta, los nubarrones grises que bajaban de la cordillera pronto llegaron a las tierras de “Lola” Barbosa,  y comenzaron a desgranarse de un momento a otro, la tarde se volvió oscura, cruzamos todos el río sin percatarnos de sus aguas frías, sin intuir que podría haber creciente, sin importar que las cotizas, los zapatos o los pies descalzos se mojaran, sin sentir siquiera el barro pegajoso de la cuesta de Las Maciegas y de Flores Negras que comenzaba a formarse por el aguacero que arreciaba.

Todos queríamos cargar por un rato a “Solita”; la abuela lo permitió y cada uno tuvo la oportunidad de sentir aún la tibieza de su pequeño cuerpo en medio del frío y la lluvia del momento. El tío Héctor, el más grandecito de todos los que íbamos se nos adelantó y corrió a prisa tal vez a dar la noticia a los vecinos. Después de pasar del más grande al más chico el cuerpo de “Solita” volvió a los brazos de la abuela, al llegar a la casa ya el aguacero había cesado y el tío Héctor había cavado un pequeño hueco cerca al pino, en medio de las matas de ajenjo; la abuela la enrolló en un pañal blanco, la despidió a besos y todos en medio del llanto ayudamos a enterrarla, cada quién se engrudó las manos y rodillas de barro, todos queríamos mitigar el dolor.

La tarde comenzaba a morir, las gallinas ya estaban acomodándose en el palo de bonche para irse a dormir. La abuela decidió ir a juntar candela en el fogón de leña para asar las arepas que había destinado para el desayuno del otro día, los tíos ya grandes a medida que iban llegando iban recibiendo la noticia de la “muerte de repente” de “Solita”. Nina, la hija de Tilcia, se quedó con todo listo: con el perol de yuca, el perol de café molido y la batea de bocachicos desalados; “Caronte” y “Chocolate” ladraron sin parar toda la noche y sus lamentos llegaban a escucharse hasta en Jerusalén. Los vecinos más cercanos fueron a la casa a indagar por la muerte de “Solita”, Pacha mi bisabuela los detuvo en el quicio de la puerta de la casa vieja, se los quedó mirando con su único ojo y con su vocabulario escueto les dijo:

––Murió de repente, Clara está rezando… Buenas noches.

Cerró la puerta y fue a reacomodar sus cosas en la maleta de correas de cuero que la acompañaba siempre en sus viajes a Totumal o a Aguachica. La abuela les encendió una vela a los santos de su tablita, rezó la oración del Ánima Sola y el día de novena a la Santísima Trinidad, rezó por el bienestar del abuelo, por el de sus hijos, por los vivos del pueblo y por todas las almas de los muertos, incluso por el viaje eterno de “Solita”. Los primos no quisieron salir a jugar a los escondidos o al cacho como lo hacían siempre; se lavaron los pies, las manos, las rodillas, se cambiaron la ropa mojada y se acostaron a dormir temprano en la casa nueva.

La abuela nos encomendó a todos a las benditas ánimas del purgatorio y yo me quedé dormido sin comprender qué era “morirse de repente”, sin entender que los muertos y los vivos tenían alma y, según la abuela, los animales también, y sin imaginar que junto al pino y en medio de las matas de ajenjo muchas lágrimas derramaríamos por otros animales de la casa o por los niños de Nubia y Elena que no nacieron vivos.

 

Yesid Ramírez González

Sobre el autor

Yesid Ramírez González

Yesid Ramírez González

Vivencias

Nacido en Río de Oro (Cesar, Colombia) en 1964. Comunicador Social de la Unversidad Autónoma del Caribe, ex Coordinador Municipal de Cultura de Río de Oro, cargo que desempeñó por más de doce años; ex catedrático del área de humanidades de la Francisco de Paula Santander Ocaña. Asesor de proyectos culturales. Diplomado en Gestión Cultural -Universidad del Norte. Escritor de cuentos, crónicas y poemas.

https://www.facebook.com/yesid.f.gonzalez

15 Comentarios


Rodolfo Amaya 21-03-2019 03:07 PM

Fresca su pluma compadre, como frescos los recuerdos de su infancia que por la gracia de Dios a Él le plació darle el don de la fina escritura. Un abrazo...!

Álvaro Egea 21-03-2019 04:20 PM

Maravilloso relato

Tonydaddy 21-03-2019 04:38 PM

Excelente historia, los animales también tienen memoria. Reflexionemos

Pedro Amadis Santana Barbosa 21-03-2019 06:04 PM

He venido siguiendo al autor a quien conizco ,desde qye era un jovencuto, pero des onocia su s dites y aficcion pir la orosa. Una narrativa costumbrista muy buen llevada . Indudablemente tiene talento y con mas oficio lo verelmos escalando en el universi luterario nuestro. Felicitaciones.

Naila Osorio 21-03-2019 08:27 PM

Hermosa historia, definitivamente los mejores recuerdos son los de la niñez. Me parece excelente su forma de recordar y escribir todas esas vivencias. Dios bendiga grandemente su talento.

Saith Casadiegos 22-03-2019 06:56 AM

Este bello cuento es la materialización de los recuerdos de un hombre que lleva la nostalgia de la gan familia prendada en su corazón de niño. Hermosa hostoria con un triste final.

Jesús Octavio Herrera Uribe 22-03-2019 08:27 AM

Felicidades profesor Yesid, nuevamente nos deleita con su forma particular de narrar y hacer remover muchos de nuestros recuerdos escondidos en lo más recóndito de nuestra mente. Dios le bendiga y le permita seguir escribiendo para felicidad de sus lectores.

María Bernarda 22-03-2019 09:13 AM

Excelente relato, nos traslada a ese momento en que Solíta se "murió de repente" y nos hace vivirlo como si fuera uno más de los protagonistas. Dios te siga bendiciendo con ese don

Maria 22-03-2019 03:59 PM

Fantástica historia,gracias por compartir tus hermosos recuerdos

Donia Medina Caballero 22-03-2019 04:52 PM

Felicitaciones por esas líneas que a través del tiempo siempre se recuerdan porque fueron los mejores momentos vividos al lado de esa gran familia que tenías tan numerosa y llena de muchas aventuras que seguirán transcurriendo y quedarán grabadas en la memoria de cada uno de estos personajes.Un abrazo . Bendiciones

Clara Picon 22-03-2019 06:48 PM

Que lindo leer esta historia e imaginar cómo fue la infancia de mis tíos y mi mamá, incomparables tiempos de fraternidad y unión familiar, excelente escrito que nos transporta a esos tiempos donde se disfrutaba compartiendo momentos de la infancia.

Clara picon 22-03-2019 06:55 PM

Hermosa historia, me encanta imaginar cómo fue la infancia de mis tíos y mi madre compartiendo con la abuela de la que tantos recuerdos hermosos relatan. Un escrito que nos trasporta a un tiempo donde lo importante era compartir en familia.

Tobias Osorio 24-03-2019 09:28 PM

Que delicia es leer estos relatos y conocer la descripción de los espacios y de esos tiempos vividos, la posibilidad de viajar en el tiempo hacia atrás y sumergirse en la historia como su fuera uno parte de ese vivencia, hoy ha cambiado mucho las cosas, no sabe uno que anécdotas podrán contar los niños que hoy crecen, si todo discurre alrededor de un celular, sus juegos, o lo que intoxican o alienan las redes

María del Carmen Jácome García 27-03-2019 06:27 PM

Nada más placentero que disfrutar de tan lindas historias vividas en la infancia de su autor, y amigo Yesid Fernando Ramírez Casadiegos quien narra detalladamente aquel día que junto a su querida abuela Caya, y su tía menor Meibis vieron partir a solita su querida mascota, luego de disfrutar a su lado y por mucho tiempo las pilatunas de tan bella etapa de la vida.

Eduardo Enrique Páez Osorio 29-03-2019 05:50 AM

Felicitaciones Yesid, muy buen texto, cargado de tanta añoranza. Un nuevo relato que esculca muy dentro de nosotros removiendo nostalgias y que nos hace vivir cada línea como llevados de la mano hacia esos lugares comunes que son ya tan familiares entre las vivencias de muchos paisanos y que tienen en tus letras una nueva vida con personajes siempre inspirados en el amor, la añoranza y el cariño. Un abrazo.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Goces y privilegios del lector

Goces y privilegios del lector

Sobre el gusto literario Padecen muchos lectores y críticos profesionales de estricta parcialidad por un escritor o una escuela liter...

Eduardo Galeano y la muerte de un gigante de las letras latinoamericanas

Eduardo Galeano y la muerte de un gigante de las letras latinoamericanas

Desde el pasado lunes 13 de abril, Latinoamérica quedó huérfana de una de sus mayores figuras literarias de la segunda mitad del s...

Máxima expectación en la presentación de Muerte de cruz

Máxima expectación en la presentación de Muerte de cruz

El lanzamiento de una obra literaria siempre es un motivo de regocijo para un autor y más aún, cuando –como fue el caso esta semana...

El primer centenario dariano

El primer centenario dariano

Es un reto rendir homenaje a la memoria de tan alto poeta latinoamericano pues, los mismos, han sido tan profusos y de tanta calidad ...

Poquita cosa, el cuento corto de Antón Chejov

Poquita cosa, el cuento corto de Antón Chejov

  Hace unos días invité a Yulia Vasilievna, la institutriz de mis hijos, a que pasara a mi despacho. Teníamos que ajustar cuentas....

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

El cuento literario

Rolando Sifuentes | Literatura

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El machetazo de Pistolita

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Gabo y su compromiso con las causas redentoras de los pueblos

José Eulícer Mosquera Rentería | Pensamiento

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Hablemos de gabinete

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube