Literatura

Niña nocturna

Yesid Ramírez González

13/04/2019 - 05:40

 

Niña nocturna

Noche con un extraño olor que incomoda, aturdida y embriagada por la presencia quíntuple de sicarios en cada esquina de la comuna.

Ella reaparece con tacones altos, maquillada y transformada, y con ella la sombra del monstruo agazapado, lleno de maldad que se le encarama y se camufla en su boa de plumas perfumadas.

Se embarca como única pasajera en el último bus urbano con el dial noctámbulo de siempre;

El chófer de hoy canoso y silencioso, el de ayer con heridas mal cicatrizadas, el del viernes cantante y desdentado; es el mismo, usa los recuerdos del día a día para untarse la cara y alimentar la rutina y atreverse por el espejo a mirarla.

Atrás se va perdiendo la miseria de su barrio…circunvalar con la doce, los bombillos amarillos ahora tienen otra luz; la ciudad se rejuvenece hasta volverse un hada prostituta.

… y a ella el corazón comienza a querer salírsele del pecho, inicia su despertar como reina de la noche.

El portero del club nocturno, con cuerpo de fisicoculturista y con la misma cara del monstruo que la arrulla.

Verdes, morados, naranjas, rojos, azules, las paredes salpicadas de neón.

La música estridente, el murmullo de los clientes, niebla de cigarro mezclada con fragancias baratas de revistas y con el olor del licor; alientos de sexos y muchos ojos y muchas manos, demasiadas manos.

En ella el corazón a punto de infartar, de nuevo bajo el reflector que la deja ciega escuchando al anunciador morboso, absolutamente desnuda en medio de la pista, desnuda y frágil, parece la Venus de Botticelli. La niña guardada para el último show de la noche.

Se reinventa con una nueva danza, pero gotea el mismo sudor, la misma timidez, el mismo pudor, la misma rabia, el mismo temblor en los párpados, en el vientre, en los senos, en las nalgas, gozando un orgasmo mentiroso, pensamientos lascivos que violan, botellas falos que vienen y van.

Fin de la música tortuosa, aplausos, risas, bromas, propinas regadas por el piso; el último trago, el único cigarrillo y el placer gratis y obligado con el dueño del chuzo.

… y a ella el corazón se le vuelve chiquito, se niega a la fuerza joven de sus arterias.

Escapa con la risa congelada, oliendo a billetes viejos, corre, se ajusta la falda, se acomoda el escote, se pone las tangas, arroja a la calle mojada la boa con su íncubo adentro y frente a la miscelánea que aún no abre, mientras pasa el primer bus de la mañana toda ella parece envejecida empapada en su hemorragia de lágrimas.

 

Yesid Ramírez González

Sobre el autor

Yesid Ramírez González

Yesid Ramírez González

Vivencias

Nacido en Río de Oro (Cesar, Colombia) en 1964. Comunicador Social de la Unversidad Autónoma del Caribe, ex Coordinador Municipal de Cultura de Río de Oro, cargo que desempeñó por más de doce años; ex catedrático del área de humanidades de la Francisco de Paula Santander Ocaña. Asesor de proyectos culturales. Diplomado en Gestión Cultural -Universidad del Norte. Escritor de cuentos, crónicas y poemas.

https://www.facebook.com/yesid.f.gonzalez

3 Comentarios


Saith Casadiegos 15-04-2019 10:42 AM

Hermoso y erótico este poema en prosa. Hermosamente trabajado con el miedo que trae la noche, la noche que se vuelve misterio untada de licor, de cigarrillo y de inocencia.

Maria Camila 15-04-2019 12:15 PM

asombroso padre esa manera tan fluida para escribir relatos y poemas ...me siento orgullosa de ti

Eduardo Enrique Páez Osorio 21-04-2019 04:12 AM

Qué bueno, me gustó mucho Yesid. La noche misma y el destino inevitable rondando la vida en su pesada rutina, para ser condenada y quizá a la vez salvada por su propia belleza y juventud,

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

IX Concurso del departamento del Cesar de cuento corto 2014

IX Concurso del departamento del Cesar de cuento corto 2014

En su deseo de promover y fomentar la creación literaria en el departamento del Cesar, la Corporación Biblioteca Rafael Carrillo Lúq...

Sobre las alas de Eros

Sobre las alas de Eros

Unos lo creen ser hijo del Erebo, el dios primordial, la personificación de la oscuridad primitiva, y de Nix, la diosa de la noche,...

Faulkner-García Márquez, al rescate del Ser

Faulkner-García Márquez, al rescate del Ser

  “No hay lugar en este mundo para el amor ni para la religión, únicamente para simularlos”.  (William Faulkner, 1897-1962)...

Marcos Ana, un ejemplo de coherencia poética y personal

Marcos Ana, un ejemplo de coherencia poética y personal

La frase de la poeta Mar Martínez [1] que cierra la edición 2016 de la revista electrónica Tiempo de Poesía -que verá la luz el...

Cinco poemas de John Harold Better

Cinco poemas de John Harold Better

  John Harold Better Armella nació en Barranquilla en 1978. Es autor de los libros: China White (2006), Locas de Felicidad: Cróni...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

¿Por dónde le entra el agua al coco?

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Leandro Díaz y las mujeres de sus canciones

Redacción | Música y folclor

Otro festival vallenato en Cundinamarca

Jorge Nain Ruiz | Opinión

El fútbol, una pasión desde siempre

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

El Cesar tiene sed

Carlos Cesar Silva | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube