Literatura

La Importancia de la Lectura

Julio A. Franco Orozco

22/04/2019 - 06:00

 

La Importancia de la Lectura

 

Este 23 de abril se celebra el día del idioma, fecha propicia para retomar un tema fundamental: la lectura, tema éste, que debiera ser una política de estado, dada la problemática social que nos aqueja y que se refleja en la falta de espíritu crítico de nuestras nuevas generaciones.

Este siglo XXI, atravesado por el consumismo, por la imagen, el culto al cuerpo y el progreso desenfrenado que acaba con el medio ambiente, lleva a nuestros niños y jóvenes a un alejamiento de la lectura y a una lógica desenfrenada de deseos materiales.

En la medida en que dispongamos de una vida interior rica en el plano moral, cultural y espiritual, nos alejaremos de la necesidad frenética de comprar y consumir. El tiempo de alquiler de cerebros vacíos que ofrece, por ejemplo, la televisión es impresionante. Esta lógica, en la que cada vez entran más temprano nuestros niños, resulta destructiva para el potencial lector, quien verá, no en los libros, sino en marcas de ropa, de carros y personajes anodinos, sus paradigmas a seguir.

Es cierto, que nuestros niños y jóvenes, dominan con mucha soltura el mundo de los computadores y demás, pero el pensamiento sigue ligado al mundo del lenguaje ordinario; al mundo de la palabra escrita como reflexión filosófica o como creación artística. No basta la imagen, no basta la palabra pasivamente percibida, hace falta leer las palabras, verlas articularse de mil maneras en la obra escrita. Sin una lectura crítica, no conoceremos nuestra identidad, ni la historia pasada, ni la que estamos viviendo, ni la que viviremos, y seremos incapaces de luchar por nuestros propios derechos, sobre todo en una sociedad como la nuestra, que bordea el llamado analfabetismo funcional, visto como ese fenómeno en el cual la gente supuestamente sabe leer y escribir, pero poco entiende lo que lee y escribe.

Cuando se lee, se produce un distanciamiento decisivo con respecto al mundo, se multiplican las miradas sobre lo real; leer permite salir de la caverna platónica y abre la conciencia, liberándola. Quien no lee, se enclaustra en una subjetividad paupérrima y cada vez más restringida. En cambio, el buen lector, aprende un secreto muy antiguo: como convertirse en otros, como ser otros, como pensar como otros. Un lector es un brujo, alguien que conoce el poder de multiplicarse en otras existencias que siempre lo enriquecen.

La lectura nos ayuda a distinguir lo efímero de lo permanente, lo fundamental de lo provisional, lo humano de lo inhumano, el bien del mal. La persona que lee, es difícil que caiga en los terrenos del dogmatismo o del fanatismo, porque aprenderá que no hay soluciones automáticas o puramente técnicas para los problemas sociales. El olvido de la lectura conduce a la incomunicación, la incomunicación lleva al aislamiento, y el aislamiento como lo advirtió Hannah Arendt, es totalitario.

Un individuo que solo domina habilidades técnicas, pero carece de la habilidad lectora suficiente como para saber situarse en la historia, como para apreciar la creación artística, como para reflexionar sobre su vida personal y social, es incapaz de diseñar proyectos de futuro y siempre correrá el riesgo de dejarse domesticar por cualquiera que lo someta con una ideología fuerte, como lo expresa  la filósofa española Adela Cortina, y además habrá perdido la posibilidad de gozar de la lectura, la música, las artes plásticas y todas esas creaciones propias del Homo Sapiens más que del Homo Faber.

 

Julio Franco Orozco

@Jafrancoz1

Sobre el autor

Julio A. Franco Orozco

Julio A. Franco Orozco

Cleóbulo

Docente Universitario, que le gusta la política cuando se vuelve historia, y que busca a través de las ideas de la libertad recrear en la columna, conceptos políticos y económicos que nos ayuden a entender la realidad actual.

@Jafrancoz1

2 Comentarios


María Eugenia torres 23-04-2019 03:11 PM

Muy cierto todo lo que escribes ,una gran parte de la juventud no saben vocabulario,desconocen palabras,significados , ,han hecho de su jerga un diccionario y eso es lo que no entienden , que la lectura aparte de que nos traslada a los sitios, nos da la oportunidad de llorar o reír también nos enriquece en palabras, en sinónimos ,en vivencias en verdades o mentiras..

Josefina Reales N. 23-04-2019 05:50 PM

Excelente reflexión sobre la importancia de leer. No existe nada en este mundo que no se extraiga de los libros y pienso que el que lee puede conocer el mundo. Admiro tu gran hábito. Leer te hace libre.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El escritor que dejó de leer

El escritor que dejó de leer

Siempre que se le pregunta a un escritor un consejo para prosperar en el ámbito de la literatura  -en ese oficio tan subjetivo que es...

Rafael Dario Jimenez y su “Antigua costumbre de amante”

Rafael Dario Jimenez y su “Antigua costumbre de amante”

Nació en Aracataca y siempre mantuvo con esa ciudad una relación pasional, rozando incluso lo destructivo. Su amor por ella fue total...

La culebra verde

La culebra verde

El muchacho salió de la casa una tarde de agosto, fue a la única placita del pueblo, pero  estaba solitaria -- Francisco, así se ...

Tres poemas con aromas del Valle

Tres poemas con aromas del Valle

  Mangos de Mayo Ricos  los mangos de mi calle, cual besos que me da mi amor, de quien guardo siempre ese candor al tender mi ...

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

El escritor y guionista estadounidense Ray Bradbury fallecía el 05 de junio de 2012 a los 91 años de edad. Autor de numerosas obras ...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube