Literatura

“El Caribe es una buena arepa de huevo”: John Jairo Junieles

Johari Gautier Carmona

10/05/2019 - 05:50

 

“El Caribe es una buena arepa de huevo”: John Jairo Junieles
El escritor John Jairo Junieles en la agencia cultural del Banco de la República en Valledupar / Foto: Johari Gautier Carmona

No hay paraíso sin lectura. O no hay paraíso sin hablar de lecturas. La afirmación es atrevida, pero, estimado lector, póngase a pensar. Incluso en el Caribe, lugar elevado a la altura de paraíso en muchas culturas, un espacio que brilla por su clima, sus paisajes y forma exuberante de concebir la vida, la gente se toma el tiempo de reunirse para hablar de cómo leer a sus autores.   

Sosegado y sonriente, John Jairo Junieles se acomoda en su silla en la sala de conferencias del Banco de la República en Valledupar a la espera del público. El estampado vivo y colorido de su camisa delata el estilo expresivo de un escritor de Sincé que destaca por su sencillez.

“Cuando me preguntan de dónde soy, digo del Caribe colombiano. Digo Caribe primero porque es el territorio que me identifica”, explica el escritor, y enseguida añade: “Yo soy tan Caribe como una chica que escribe una canción en Nueva Orleans... Somos hijos del mar”.

El Caribe como un espacio para sentir, como una emoción latente que supera las fronteras administrativas. Así concibe John Jairo el territorio en el que nació. Y, claro, en este ámbito también interviene el ritmo y la melodía. “La música es una patria”, argumenta. “Yo soy de Valledupar, de San Andrés, de la Guajira… porque una de las cosas que nos une es la música”.

Sin embargo, cuando le piden una definición concreta del Caribe, el escritor prefiere remitirse a las imágenes, a las sensaciones y a los recuerdos más llamativos: “El Caribe es una buena arepa de huevo… (sonríe) y, fíjense, empiezo por la cocina”.  

John Jairo opta por romper el hielo. Quiere que el formato de la charla se dinamice, que las preguntas fluyan de manera natural y, sobre todo, que participen los más jóvenes que han respondido presentes a la cita. “Yo voy a inventar un género: ¡el disparate! ––comenta alzando la voz––, porque nadie está a salvo de un error”.

Entonces, empiezan a aflorar las preguntas, de un lado a otro de la sala, y, con cada respuesta, se va consolidando el John Jairo que desmonta aquellos tópicos que existen entorno a la figura del escritor. Él no se inscribe en esa línea de autores que sacralizan únicamente el libro. Por lo contrario, reconoce que le gusta la televisión. En la pantalla descubrió justamente el dibujo animado de Tom Sawyer, basado en la novela de Mark Twain, que le generó curiosidad y le impulsó a adentrarse en el mundo de los libros, y más adelante a leer. “Me di cuenta que había algo más que la televisión”, explica.

John Jairo se mantiene firme cuando se trata de defender ese accesorio tan polémico que es la televisión. A él le gusta, y no se pierde algunas series actuales. También recuerda que la tele es una fuente de inspiración y de enseñanzas: “La gente se olvida que todas las historias que vemos en televisión, antes de ser imágenes, son palabras”.

De la misma forma despreocupada y sincera, John Jairo aborda la problemática de cómo fomentar el hábito de la lectura entre los jóvenes. “Para eso es importante que los niños lean lo que les dé la gana”, insiste. La lectura, según él, no puede descartar un componente de placer. Por eso, invita a la exploración, a probar y entretenerse.

“A mí me critican porque digo que Harry Potter ha sido uno de los grandes fenómenos de los últimos años”, sostiene el autor sucreño antes de aplaudir los miles y millones de personas que se han acercado a un libro gracias a la autora de esta saga. Luego, con el fin de ilustrar el poder inspirador de la lectura, evoca la historia de la científica que logró tomar por primera vez una foto de un agujero negro uniendo la acción de varios telescopios. “A ella le preguntaron qué le gustaba de pequeña y dijo que le gustaba leer ciencia ficción”.

Invitar los jóvenes a que no se pongan límites en las lecturas, es una forma de avivar el fuego por la literatura, pero también es una forma de abrir la mente a la novedad. De hecho, John Jairo es de aquellos escritores que no se amilanan ante la tecnología y las redes sociales.

Con Internet ha descubierto nuevas formas de narrar historias e interpretar la actualidad. “En Twitter hay gente que hace comentarios buenísimos, ¿por qué perderse esto?”, explica, y como si dudáramos de su capacidad para abrazar las redes, añade: “Todavía no he hecho mi primer Facebook Live, pero no le tengo miedo”.

 

Johari Gautier Carmona

@JohariGautier

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La poesía o el arte sublime de fracasar

La poesía o el arte sublime de fracasar

Como casi todo el mundo fracasé sin hacer ruido. Joaquín Giannuzzi Desde hace tiempo, leo con frecuencia entrevistas, ensayos, te...

Juan Carlos Cespedes: “La poesía por sí es indefinible, gracias a Dios”

Juan Carlos Cespedes: “La poesía por sí es indefinible, gracias a Dios”

La poesía no se queda quieta. Viaja de un lado a otro en busca de escenarios, encuentros y anécdotas inolvidables. Se vive en carne...

Tres siglos románticos [IV]

Tres siglos románticos [IV]

  Gustavo Adolfo Domínguez Bastidas, “Bécquer” (1836-1870), nace en Sevilla. Huérfano desde niño, y descendiente de familia...

El Archivo de Gabo en Texas abre con un gran simposio sobre su vida y obra

El Archivo de Gabo en Texas abre con un gran simposio sobre su vida y obra

La Ministra de Cultura, Mariana Garcés Córdoba, académicos, periodistas, cineastas y colegas de distintas partes del mundo del Nob...

Cuento: Volver a ser un Da Vinci

Cuento: Volver a ser un Da Vinci

Claudia, amada mía, volví a Valledupar. Estoy alojado en el hotel Sicarare. Su ubicación estratégica frente al Banco de la Repúbl...

Lo más leído

Una breve historia del desnudo artístico

José Luis Hernández | Artes plásticas

López Michelsen: un cachaco con corazón costeño

Fabio Fernando Meza | Ocio y sociedad

El insólito duelo del pintor Édouard Manet

Javier García Blanco | Artes plásticas

La luz de Leo Matiz

Natalia Fernández | Fotografía

El vendedor de ilusiones

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube