Literatura

“El Caribe es una buena arepa de huevo”: John Jairo Junieles

Johari Gautier Carmona

10/05/2019 - 05:50

 

“El Caribe es una buena arepa de huevo”: John Jairo Junieles
El escritor John Jairo Junieles en la agencia cultural del Banco de la República en Valledupar / Foto: Johari Gautier Carmona

No hay paraíso sin lectura. O no hay paraíso sin hablar de lecturas. La afirmación es atrevida, pero, estimado lector, póngase a pensar. Incluso en el Caribe, lugar elevado a la altura de paraíso en muchas culturas, un espacio que brilla por su clima, sus paisajes y forma exuberante de concebir la vida, la gente se toma el tiempo de reunirse para hablar de cómo leer a sus autores.   

Sosegado y sonriente, John Jairo Junieles se acomoda en su silla en la sala de conferencias del Banco de la República en Valledupar a la espera del público. El estampado vivo y colorido de su camisa delata el estilo expresivo de un escritor de Sincé que destaca por su sencillez.

“Cuando me preguntan de dónde soy, digo del Caribe colombiano. Digo Caribe primero porque es el territorio que me identifica”, explica el escritor, y enseguida añade: “Yo soy tan Caribe como una chica que escribe una canción en Nueva Orleans... Somos hijos del mar”.

El Caribe como un espacio para sentir, como una emoción latente que supera las fronteras administrativas. Así concibe John Jairo el territorio en el que nació. Y, claro, en este ámbito también interviene el ritmo y la melodía. “La música es una patria”, argumenta. “Yo soy de Valledupar, de San Andrés, de la Guajira… porque una de las cosas que nos une es la música”.

Sin embargo, cuando le piden una definición concreta del Caribe, el escritor prefiere remitirse a las imágenes, a las sensaciones y a los recuerdos más llamativos: “El Caribe es una buena arepa de huevo… (sonríe) y, fíjense, empiezo por la cocina”.  

John Jairo opta por romper el hielo. Quiere que el formato de la charla se dinamice, que las preguntas fluyan de manera natural y, sobre todo, que participen los más jóvenes que han respondido presentes a la cita. “Yo voy a inventar un género: ¡el disparate! ––comenta alzando la voz––, porque nadie está a salvo de un error”.

Entonces, empiezan a aflorar las preguntas, de un lado a otro de la sala, y, con cada respuesta, se va consolidando el John Jairo que desmonta aquellos tópicos que existen entorno a la figura del escritor. Él no se inscribe en esa línea de autores que sacralizan únicamente el libro. Por lo contrario, reconoce que le gusta la televisión. En la pantalla descubrió justamente el dibujo animado de Tom Sawyer, basado en la novela de Mark Twain, que le generó curiosidad y le impulsó a adentrarse en el mundo de los libros, y más adelante a leer. “Me di cuenta que había algo más que la televisión”, explica.

John Jairo se mantiene firme cuando se trata de defender ese accesorio tan polémico que es la televisión. A él le gusta, y no se pierde algunas series actuales. También recuerda que la tele es una fuente de inspiración y de enseñanzas: “La gente se olvida que todas las historias que vemos en televisión, antes de ser imágenes, son palabras”.

De la misma forma despreocupada y sincera, John Jairo aborda la problemática de cómo fomentar el hábito de la lectura entre los jóvenes. “Para eso es importante que los niños lean lo que les dé la gana”, insiste. La lectura, según él, no puede descartar un componente de placer. Por eso, invita a la exploración, a probar y entretenerse.

“A mí me critican porque digo que Harry Potter ha sido uno de los grandes fenómenos de los últimos años”, sostiene el autor sucreño antes de aplaudir los miles y millones de personas que se han acercado a un libro gracias a la autora de esta saga. Luego, con el fin de ilustrar el poder inspirador de la lectura, evoca la historia de la científica que logró tomar por primera vez una foto de un agujero negro uniendo la acción de varios telescopios. “A ella le preguntaron qué le gustaba de pequeña y dijo que le gustaba leer ciencia ficción”.

Invitar los jóvenes a que no se pongan límites en las lecturas, es una forma de avivar el fuego por la literatura, pero también es una forma de abrir la mente a la novedad. De hecho, John Jairo es de aquellos escritores que no se amilanan ante la tecnología y las redes sociales.

Con Internet ha descubierto nuevas formas de narrar historias e interpretar la actualidad. “En Twitter hay gente que hace comentarios buenísimos, ¿por qué perderse esto?”, explica, y como si dudáramos de su capacidad para abrazar las redes, añade: “Todavía no he hecho mi primer Facebook Live, pero no le tengo miedo”.

 

Johari Gautier Carmona

@JohariGautier

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Roger Toumson y la cartografía de una poesía que explora el ser caribeño

Roger Toumson y la cartografía de una poesía que explora el ser caribeño

No hay un pedazo del Caribe que no haya sido escudriñado por Roger Toumson. Desde las Antillas menores -de donde es oriundo- hasta l...

El universo llamado “Asidos en el destello”

El universo llamado “Asidos en el destello”

  Tengo la responsabilidad de presentarles “Asidos en el destello”, aunque la palabra no debería ser “presentarles” porque l...

De viajeros y visitados: la cuestión de la representación en la narrativa de viaje

De viajeros y visitados: la cuestión de la representación en la narrativa de viaje

  La narrativa de viajes nos lleva a la irremediable postulación de dos actantes al extremo de su configuración: el sujeto que viaj...

Cinco poemas de Seamus Heaney

Cinco poemas de Seamus Heaney

Al premio Nobel de Literatura de 1995, el poeta y crítico literario irlandés lo conocí en medio de mis búsquedas sobre el tratami...

“El Caribe es una buena arepa de huevo”: John Jairo Junieles

“El Caribe es una buena arepa de huevo”: John Jairo Junieles

No hay paraíso sin lectura. O no hay paraíso sin hablar de lecturas. La afirmación es atrevida, pero, estimado lector, póngase a pe...

Lo más leído

¿Existe una filosofía de las culturas prehispánicas?

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Remembranzas de un auténtico juglar: Calixto Ochoa

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Decadencia de un caudillo

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

El arroz con leche: una tradición en Latinoamérica

Jennifer Maldonado | Gastronomía

Las Pilanderas, entre lo paródico y el travestismo

Álvaro Rojano Osorio | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados