Literatura

Vida callada y otros 3 poemas de Luis Alberto Murgas

Redacción

15/07/2019 - 05:10

 

Vida callada y otros 3 poemas de Luis Alberto Murgas
El poeta Luis Alberto Murgas / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

Nacido en 1965 en San Diego (Cesar, Colombia), el poeta Luis Alberto Murgas ha dedicado su vida a las letras. En el departamento del Cesar, su nombre se asocia naturalmente al taller de literatura Relata que dirige desde hace poco más de diez años, pero también con el Café literario Vargas Vila (de San Diego) del cual es miembro fundador.   

Graduado en Filosofía y Letras de la Universidad Santo Tomás de Bogotá, es también profesor de Literatura en la Universidad Popular del Cesar y coordinador del taller ‘Libertad bajo palabra’ en Valledupar; un programa de creación literaria realizado por el Ministerio de Cultura en todas las penitenciarías de Colombia.

Ha publicado cinco libros: ‘Errancia del agua’, ‘Hoja de Hayo’ (traducido al iku o lengua arhuaca), ‘Epifanía de la luz’, ‘Vincent Van Gogh o carta al rojo blanco de cuchillo’, y “El oscuro sendero del ombligo”.

En este espacio divulgamos cuatro poemas de su creación, cuatro poemas que recrean una dulce fuente de sensaciones e invitan a la contemplación.

 

Vida callada

El reloj de arena

Vierte entre sus dos abismos

La soledad del desierto

En el vacío de esos dos espacios

Relativamente cortos

Es menos vida lenta

Y, mientras

El tiempo surca un doble silencio

 

Vida callada

 

Silencio que habla

La memoria del pájaro se oculta

En el Silencio de la piedra apagada.

 

El pájaro no vuela

Su trino se vuelve hueso duro.

 

Misterio de un vuelo detenido

En las lejanas lindes del abismo.

 

Caligrafía en la costra de los siglos:

Silencio que habla.

 

El pájaro guarda su nombre

En el grito espeso de la piedra.

 

Pterodáctilo: “dedo alado” que vuela por la recta larga

Y torcida del tiempo.

 

Piedra reposada

La cáscara desolada del silencio

Sombra de un jaguar

Cubierto de relámpagos

Que detiene el vuelo en la pupila

Alas cerradas, voz cenicienta

Selatropo apagado o flor oscura

Quietud de piedra reposada.

 

Grito apagado

El río de la piedra fluye

Y nos abandona con su vuelo

Traza una curva de silencio

Fiel a la desnudez de la tierra.

Después de haber sido quetzal

que fulgura

Cae como ángel abandonado de cielo

Solo deja una marca de grito apagado.

 

PanoramaCultural.com.co  

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La poesía de Antonio Acevedo Linares

La poesía de Antonio Acevedo Linares

  Antonio Acevedo Linares ha querido que diga unas cuantas palabras con motivo del lanzamiento de su obra Los girasoles de Van Gogh,...

Entre Cristo y una prostituta

Entre Cristo y una prostituta

¿Por qué me miras de ese modo? ¿Acaso nunca viste una mujer desnuda? Qué estoy diciendo... Las cosas que habrás visto. No creo que...

Si, un poema inspirador de Rudyard Kipling

Si, un poema inspirador de Rudyard Kipling

  Si guardas en tu puesto la cabeza tranquila, cuando todo a tu lado es cabeza perdida. Si tienes en ti mismo una fe que te niegan ...

El poema que inspiró a Nelson Mandela en la cárcel

El poema que inspiró a Nelson Mandela en la cárcel

  ¿Qué tienen en común Nelson Mandela y Long John Silver? El primero, un personaje histórico de primera importancia mundial; el s...

Un súper-promotor de lectura que suma victorias en los concursos literarios

Un súper-promotor de lectura que suma victorias en los concursos literarios

  El escritor cienaguero Luis Rafael Gutiérrez Mercado ganó la XXVI versión del Concurso Nacional de Cuento Infantil Comfamiliar...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados