Literatura

Pequeños somos y otros poemas de Fernando Soto Aparicio

Redacción

24/07/2019 - 06:30

 

Pequeños somos y otros poemas de Fernando Soto Aparicio

La extensa obra de Fernando Soto Aparicio cubre los más variados géneros, aunque se focaliza fundamentalmente en la narrativa y la poesía. Sus temas habituales se relacionan con los conflictos históricos y sociales que arrastra Colombia; sus obras, en una línea realista, denuncian implícitamente la violencia, la injusticia y las desigualdades sociales.

Entre sus obras más destacadas debe mencionarse la novela Los bienaventurados (1960) y La rebelión de las ratas (1962), con la que obtuvo el premio Selecciones Lengua Española. Este premio supuso también su consagración como escritor.

En este espacio rescatamos 3 de sus poemas publicados en la obra “Tríptico del amor” (2012).  

Pequeños somos

Pequeños somos y a la muerte vamos.

Inmersos siempre en el ayer vivimos,

Y el instante de dicha que perdimos

Nunca en la vida lo recuperamos.

 

Nos condiciona todo lo que fuimos:

Lo que en la senda con dolor dejamos.

Sólo nos ilumina lo que amamos

Y la felicidad que compartimos.

 

Deja por eso que mi mano oprima

Tu cuerpo con ardor. Deja que gima

Tu boca en un quejido apasionado.

 

Que si mañana entramos al olvido

Nos quede la ilusión de lo vivido

Y la satisfacción de lo gozado.

 

Gato

Te digo gato, colibrí, lucero.

Te llamo flor, cocuyo, gelatina.

Te sé como mi norte y mi sendero,

Árbol en llamas, sueño que camina.

 

Te nombro rosa, pan de dulce, harina,

Garza en las soledades del estero.

Te grito ruiseñor, alondra, ondina,

Postre de leche, colación, pandero.

 

Fruta y forma de beso en una sola,

Tallo y espina, pétalo y corola,

Pájaro de candela, corazón.

 

Guitarra y palpitante castañuela

Que por mi vida jugueteando vuela

Con la felicidad de una canción.

 

Danza

En el mar de la música, como balandra esquiva

Se desliza su cuerpo circulando la danza.

Rodeada por un tibio desdoblamiento avanza

Mientras se despetala como una rosa viva.

 

Es la piel de sus muslos lo mismo que una lanza

Que hiere la nocturna piel de su falda esquiva.

Su cintura se ensancha floreciendo en la viva

Duplicidad del seno que ofreciéndose avanza.

 

Gemelos corazones de ébano, en sus manos

Vibran las castañuelas. Dos ardientes veranos

Son sus piernas que brillan arrugando la sombra.

 

Enerva el excitante perfume que derrama

Y cuando se estremece como trémula llama

Van cayendo pedazos de música en la alfombra.

 

PanoramaCultural.com.co    

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Gabriel García Márquez cumple 85 años el 6 de marzo

Gabriel García Márquez cumple 85 años el 6 de marzo

Hijo de un telegrafista y la hija de un coronel que participó en la Guerra de los Mil Días (1899-1903), Gabriel García Márquez (Ara...

Las voces y los testimonios de “La hojarasca”

Las voces y los testimonios de “La hojarasca”

El colombiano Gabriel García Márquez publica en 1955 La hojarasca como su primera novela. En ella se nos sitúa por primera vez e...

Ella soñaba con el mar, de Abraham Prudencio

Ella soñaba con el mar, de Abraham Prudencio

Leonor es Anaïs o Delphine, o Beatriz es Leonor, o acaso ninguna de ellas existe más que en el divagar de Pancho, un peruano varado e...

¿Cómo escribir la vida de otra persona?

¿Cómo escribir la vida de otra persona?

  «Abuela, cuéntanos cosas de cuando tú eras pequeña», nos pide una vocecilla que, a veces, no es más que el eco de nuestros pr...

Borges, en la eternidad

Borges, en la eternidad

“Vi una pequeña esfera tornasolada de brillo casi insoportable. Al principio pensé que estaba girando; luego me di cuenta que ese...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube