Literatura

Luz de tinieblas musicales

Alfonso Osorio Simahán

06/11/2019 - 02:25

 

Luz de tinieblas musicales

 

Luz, antorcha del tiempo que agota mis ansias,

postrado estoy ante el altar de las notas amargas;

luz, arrancada del sueño oscuro;

luz, elevado vuelo…

conquistadora de espacios furtivos,

trascendida sombra.

Y el niño, furtivo irreverente, acopiando luz sonora

en el anaquel eterno,

a veces cautivo en la llaga de la especie.

Luego fue el regaño, la rodilla arrepentida…

y la promesa en el cuarto oscuro de las lágrimas.

Arroyo incomprendido, inmanencia de montaña y mar.

El tiempo, mi cómplice eterno, se detiene.

Negada toga, desnudez de ojos ignorantes,

relicario de tormenta brumosa, 

excluyente del iris plasmado en la cresta de tu hoguera.

Sí, de tu hoguera, peluca de cirio incólume;

conjurador del rincón del tiempo indescifrable.

Altar donde arrinconaste el destello y el metal para la aldaba de los siglos.

Tijera y cuenca trasquilando la verdad sonora de tu frente,

congelada en el polvo gris de las bibliotecas.

Ajena angustia. Pan duro y cotidiano.

Fermento de hojarasca sin raíz, vociferaban

lanzando piedras al taller donde rielabas el lente

que mitigaría la herida encendida de la historia.

Gota de lumbre. Gota de tinta cifrando el universo,

plumazo de extendido aliento;

el gota a gota, la migaja, el pan, la roca cuerpo a cuerpo.

Razón y misión del nacimiento y los relojes.

Arrancando cimientes de los muros rasgados en tu pecho.

Lámpara de sonido puro, incansable escudriñador,

en la partitura eterna.

Elevado atril de voces infinitas.

Contrapunteo, sujeto y contra sujeto.

Luz y sombra, trenzada lucha claro oscuro, pan, hostia,

metal incomprendido.

Precariedad e hilacha en la mesa doméstica de los príncipes.

Concierto de incansable pulso, subsistencia ardua, fuga alada y luminosa,

Cristal preciso y sin maquillaje, hacia lo eterno.

Y la cantata, y el preludio y el motete

en la sastrería donde se teje el sudor de las estrellas.

Anhelada aurora hacia el tiempo mudo.

Claror que increpa los ratones de trinchera.

Lumbre acelerada, línea viva.

Destello del agua, piedra sacra,

esperanza a la lágrima del siglo desparramada en la sed metálica,

del infinito estío.

Rebelde a los anaqueles amarillos de la historia.

Hoguera en las noches vestidas de concierto.

Escuela del tiempo, espejo y huella

que respira en el ala de las aulas.

Sueño que busca tu sueño y tu impronta…

en las profundidades de la invención tutora.

Y tu mano tibia, y tu mano sabia, y tu mar.

Y tu caracol sonoro. Lámpara y océano.

Mano blanca de sonido blanco, arte de la fuga…

infinita cartilla,

alumbrando el rincón adolorido

del bronce bulloso y sus espadas.

Ajeno al celofán de pasarela

trascienden los siglos.

En el escenario majestuoso de mármol y coral,

donde la noche antigua y desnuda,

 besa las plantas sudorosas de aurora.

Tenor, soprano, bajo, contralto y contra soprano

 rompiendo el cristal indigno de la giba que es arena y mezquindad.

Luz saturada de relojes y péndulos aciagos.

Sonora espiga, tocata y fuga

en la blancura del azahar, retumbando en los muros

catedralicios, dándole la espalda al tiempo adverso

que respira en las fisuras del vitral.

Colmada alma, zapatos rotos

y calzada mente dispuesta

sobre el cansancio del camino. Piedra a piedra,

gota a gota. Nota contra nota. Dos notas, tres, cuatro, ocho notas,

para tejer la nube, columnas del tiempo y el cristal,

peldaños de espumas y rocío;

 el niño entre las nubes. Y el viejo en la cresta del incienso.

Coral, orquesta y cielo. Y el abismo y la caída

de un despertar sin aliento

y la cantata en la cumbre luminosa de lo humano.

Rebelde a la alambrada, moneda pálida

Que incita al concierto de los magos.

Que amarra el sueño a la miseria de los días.

Rebelde al abrigo áspero de la cámara ducal.

Hostil a la alta reja de los príncipes.

Y la lumbre arrancada al sócalo de San Juan, San Marcos y San Blas;

viento encendido en tu tecleada alma, arrancando arenas y cristales

para levantarte, tú, ¡oh monumento legado a la humanidad!,

…aún en la hondura de la niebla y la alucinación.

Ya no son mis pasos los que persiguen,

es mi inspiración en el ocaso que se derrite.

Pero la luz ahora persigue mis noches

y se agiganta conmigo.

¡Oh destello de luz, muerte postrera!

 

Alfonso Osorio Simahán

Sobre el autor

Alfonso Osorio Simahán

Alfonso Osorio Simahán

Memorias de Berrequeque

Abogado en ejercicio, profesión que alterna con la de gestor cultural. Folclorista a tiempo completo y compositor de aires autóctonos del Caribe.

1 Comentarios


Gabriel Alzate 06-11-2019 07:46 PM

Poema donde la angustia,el temor al fracaso y la suerte. producen sueños musicales y originan sentimientos efímeros.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Cuando Robin Hood fue prohibido

Cuando Robin Hood fue prohibido

  A mediados de los años cuarenta del siglo XX, algunos sectores estadounidenses estaban preocupados por los comunistas. Decidiero...

Detrás de los visillos de las estancias privadas de Murasaki Shikibu (Parte II)

Detrás de los visillos de las estancias privadas de Murasaki Shikibu (Parte II)

Murasaki Shikibu, como toda gran escritora, tiene como premisa que para poder escribir hay que leer mucho, no olvida que detrás de e...

El lenguaje de James Joyce: exilio de la palabra

El lenguaje de James Joyce: exilio de la palabra

Hay algo superficialmente ingenuo en los personajes que pueblan Exiles, la única obra teatral de Joyce. Pero es sólo mera superficia...

Una charla sobre Gabo como preámbulo al Hay Festival

Una charla sobre Gabo como preámbulo al Hay Festival

El próximo 29 de enero tendrá lugar en la población de Aracataca –lugar de nacimiento del Premio Nobel Gabriel García Márquez–...

El sabor de un hombre, de Slavenka Drakulic

El sabor de un hombre, de Slavenka Drakulic

En El sabor de un hombre, la escritora croata Slavenka Drakulic, relata las entrañas de un amor enfilado a la locura. A simple vista, ...

Lo más leído

La historia del sandwich (o sánduche)

José Mendez | Gastronomía

Salud mental y víctimas de la tragedia de Armero

Mónica Fernández | Ocio y sociedad

Valledupar, tu cielo tiene…

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La independencia de Cartagena

Redacción | Historia

Luis Aguilera, in memoriam

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

El “ahogao” más diligente

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Síguenos

facebook twitter youtube