Literatura

Diez novelas sobre el carnaval de Barranquilla

Redacción

10/02/2020 - 04:50

 

Diez novelas sobre el carnaval de Barranquilla
El carnaval de Barranquilla, año 1958 / Foto: Nereo López

 

El Carnaval de Barranquilla, como toda manifestación folclórica de gran audiencia, ha tenido su impacto en la literatura regional y nacional. El Carnaval de Barranquilla es un momento único para conocer la capital del Atlántico, pero también a su gente, historias y tramas que ponen a una sociedad en su contexto.

La primera recreación del carnaval en nuestra litera­tura la realiza Abraham Zacarías López-Penha, en su novela La desposada de una sombra. Este autor nacido en Curazao en 1865, y residente en Barranquilla desde 1887 hasta el año de su muerte (1927), introdujo con su obra el modernismo en Colombia. La novela pinta el últi­mo baile de las rumbosas fiestas del carnaval en la ciudad de Barranquilla como: “el delirio al cabo de un año de abstinencia, de prosa y de rutina”.

A continuación, presentamos algunas de las obras que mejor retratan el Carnaval de Barranquilla a lo largo de su historia.

Fruta tropical

Adolfo Sundheim, autor colombiano de origen alemán, nacido en 1870 en Barranquilla, y muerto en Europa en 1924, escribe en 1919 la novela “Fruta tropical” (y pu­blicada en España en 1921). Se trata de una obra a medio camino entre la novela picaresca y el cuadro de costumbres con pincela­das satíricas, la novela relata las hazañas de un abogado bogotano afanoso de atesorar dinero sin ningún escrúpu­lo, quien haciéndose el muerto escapa de la cárcel en donde estaba preso accidentalmente.

El cadáver de papá

El cadáver de papá (1978) de Jaime Manrique Ardila se caracteriza por ser una de los novelas más intensas y sorpresivas dentro de las que abordan la temática del Carnaval de Barranquilla. El autor barranquillero incluye en su obra tantas cosas disímiles, giros y situaciones transgresoras, que toma por sorpresa a cualquier lector, y esto con la osadía ubicar todos los elementos en un espacio de 26 horas. Asombrosa lectura.

Uno de los méritos más importantes del libro de Manrique es la representación amplia del carnaval que abarca tanto las fiestas en los clubes como las celebraciones populares en las calles y la plaza pública.  

Los domingos de Charito

Esta novela de Julio Olaciregui registra dos apariciones interesantes desde el punto de vista sociológico e histórico: la primera recrea el comienzo de la fiesta: “Toda la gente salió a la puerta de la calle porque estaba pasando una carroza vacía. Apenas era mediodía pero la retahíla de las emisoras, los buses repletos, las carreras de los niños, los camiones pintados (ME 109 CITO) y aquel palacio de cartón bri­llante subiendo lento por la calle Murillo eran el comienzo del Carnaval. “Se formó el coge-coge”. La segunda aparición del carnaval se da cuando el esposo abandonado por Charito sale vestido con las ro­pas de ella, desde durante cuatro días seguidos: justo después de santiguarse el sábado a mediodía y echarse agua de colonia por todas partes. Ahí es cuando comienza para él de verdad a sentirse más vivo que nunca, a beberse a cántaros todo el licor de caña y los ríos de cerveza que se atraviesan.

En diciembre llegaban las brisas

Esta novela de Marvel Moreno es una ampliación de los cuentos del mismo autor. Aquí sin embargo la protagonista es una sola: la mundana Divina Arriaga, de belleza insolente y espíritu lúdico ha­bitado por los duendes del desorden, con el desparpajo de una mujer emancipada hace de su vida un desafiante desacato en busca de la utopía de la libertad, del deseo y del erotismo.

La última batalla de flores

La novela de Hipólito Palencia transcribe los manuscritos que el mafioso paisa Orlando Montenegro le entrega a Polo, un amigo barranquillero, un sábado de carnaval en el que se salvó de un atentado criminal por parte de sus colegas. El Carnaval de Barranquilla vibra aquí por ser la gran ambientación de una novela policiaca, y también por ser descrito con los ojos de un paisa como protagonista del relato.  

La noche de la guacherna

En esta novela el escritor Alfonso Hilarián escoge a Zabulón Zarid, nativo de Estambul, para presentar su mirada sorprendida del carna­val y meterlo en un relato de humor rocambolesco donde la comedia es la gran presente. El protagonista turco viene al Caribe colombiano por recomenda­ción de un médico amigo a fin de llegar a Palenque, lu­gar donde le han dicho que puede encontrar la mujer que resista el tamaño colosal de su falo que privó de espanto a Farina, la paisana con quien se casó en su tierra. No obstante, por casualidades del destino, se encuentra con Juana Candor que padece el problema contrario: es tal la profundidad de su vagina, que su esposo la abandona el día de la boda porque está “desfondada” (Hilarión, 1993: 60). Juana sobrevive a veinte años de soledad hasta cuan­do una tarde llega de compras al almacén La Perla de Estambul del libanés Mustafá, en la plaza de San Nicolás, en el momento en que llega Zabulón vestido con una bata y al saludar de abrazo a su paisano y le deja ver la solución ideal para su problema.

El pez en el espejo

El escritor Alberto Duque López publicó la novela “El pez en el espejo” en 1984, el mismo año en que el lunes de carnaval un dro­gadicto que cursaba octavo semestre de Medicina le quitó la vida a trancazos a tres mu­jeres. Aunque la mención del carnaval es explícita, su presencia en esta novela es prácticamente nula, no va más allá de una simple localización temporal.

Disfrázate como quieras

Esta novela de Ramón Bacca publicada en 2002 es quizá la más ambiciosa y sutil de cuantas se han escrito sobre el Carnaval de Barranquilla, pues en ella confluyen el carnaval como tema y como visión del mundo y lenguaje. Una novela con vocación histórica y sociológica.

Esa gordita sí baila. (Sancocho de capuchón y arroz de monocuco)

La poetisa Lya Sierra in­cursionó en la narrativa en 2004 con una no­vela, que trae minucio­samente el lenguaje de la bacanería barranqui­llera: su léxico, dichos, comparaciones, metá­foras, insultos, refranes, apodos, piropos, jue­gos de palabras y letras de canciones, al tiempo que registra las costum­bres y lugares habitua­les de la clase media baja.

 

PanoramaCultural.com.co

Clasificación realizada con información de la revista Carrus Navals, editada por Miguel Iriarte. 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Víctor Hugo o la vigencia de un ideal político

Víctor Hugo o la vigencia de un ideal político

  Contando tan sólo 18 años, Víctor Hugo –el autor de libros tan controvertidos como Lucrèce de Borgia y tan conocidos como...

Nabokov: la pasión por las ninfas de bruñida pubertad

Nabokov: la pasión por las ninfas de bruñida pubertad

"Todas las realidades y las fantasías pueden cobrar forma sólo a través de la escritura, en la cual exterioridad e interioridad, mu...

‘El libro de los equívocos’ y la debilidad del ser humano

‘El libro de los equívocos’ y la debilidad del ser humano

  Recientemente presentado en la edición número 30 de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, y recibido con gran aceptació...

Álvaro Cepeda Samudio, sin igual y siempre igual

Álvaro Cepeda Samudio, sin igual y siempre igual

  Cada vez que recuerdo el nombre de Álvaro Cepeda Samudio (Barranquilla 30/03/1926 – Nueva York 12/10/1972), y esto me sucede muc...

Líbranos del bien y del mal, pero no de la literatura

Líbranos del bien y del mal, pero no de la literatura

  Leer y escuchar al escritor Alonso Sánchez Baute es, de alguna manera, sumergirse en las problemáticas que acechan el Caribe co...

Lo más leído

¿Existe una filosofía de las culturas prehispánicas?

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Remembranzas de un auténtico juglar: Calixto Ochoa

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Decadencia de un caudillo

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

El arroz con leche: una tradición en Latinoamérica

Jennifer Maldonado | Gastronomía

Dioses made in Colombia

Leonardy Pérez Aguilar | Opinión

Las Pilanderas, entre lo paródico y el travestismo

Álvaro Rojano Osorio | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados