Literatura

La felicidad

Redacción

20/04/2020 - 04:45

 

La felicidad
Una dalia amarilla / Foto: Pixabay

Hola      

amiga dalia,

dalia amarilla;

tú que despiertas cada día

con la sonrisa de oreja a oreja,

y gritando al mundo tus azules melodías,

explícame algo que mis ansias han estado

buscando por mares, ciudades y caseríos,

por montañas y ríos,

pero se esconde y no la he podido encontrar;

 se me escapa cuando apenas alcanzo

a tocarla,

explícame con tu simplicidad,

¿qué debo hacer

para sentir

en todo momento las suaves caricias de la felicidad?

               

II

…La

Felicidad,

amigo poeta,

no se puede encontrar;

la felicidad hay que construirla,

hay que elaborarla día a día

como quien teje el canto de una begonia,

pétalo por pétalo,

en el pentagrama fluyente y altibajo del tiempo.

La felicidad es una actitud de vida,

tienes que sentirla en toda decisión,

en todo intento y toda acción

que realizas cada mañana, cada tarde,

bajo la luz azul

de cada

lucero, de cada sueño que tú mismo dibujaste.

 

III

para

hacer la felicidad,

amigo poeta,

necesitas tres cosas:

primero algo imprescindible,

algo que no te puede faltar jamás,

una rosa roja en tu alma;

para que sientas el gorjeo tenue del arco iris 

en todo momento,

para que tu corazón palpite al compás

de las vibraciones musicales del universo;

una rosa roja en tu alma

para compartirla con tus hermanos,

cada vez que en la lucha

de la fiesta diaria

alguien necesite el apoyo fraternal de tu mano.

 

IV

La

segunda

cosa que debes hacer

poeta,

es no olvidar la guitarra,

la guitarra que te regalaron al nacer,

las trinitarias rosadas;

para tocar en la orquesta con tus semejantes,

para celebrar la gran fiesta;

para componer la canción que tendrás que vivir

día a día,

la canción que debes confeccionar

con cada nuevo intento,

con cada derrota superada;

con la sonrisa de cada

triunfo,

el triunfo de sentir los latidos de tu vida cada madrugada.

 

V

La

tercera cosa

que no te puede

faltar, es tu mochila,

tu linda mochila arhuaca al hombro,

para llenarla de sueños, llenarla de luceros;         

luceros multicolores

que te susurren al oído cada vez

que tropieces y caigas en el camino:

¡Levántate y anda! ¡Levántate y anda!

Una mochila para llenarla de esperanzas,

para llenarla de fulgentes estrellas,

estrellas que iluminen

cada peldaño de la cuesta;

estrellas que te canten

sin descanso:

¡Que viva la vida carajo! ¡Que viva esta grandiosa fiesta!

 

Gaspar Pugliese Villafañe

Tomado del libro de poemas “Canto a la Vida 1.0” (en venta en Amazon,

Casa del Libro y Libros C.C.).

1 Comentarios


Gaspar Pugliese Villafañe. 20-04-2020 09:39 AM

Hola Panorama. Gracias por la publicación del poema "La Felicidad" Gracias por el apoyo. Gaspar.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Andrés Caicedo: ¡Qué viva la música!

Andrés Caicedo: ¡Qué viva la música!

  El 04 de marzo representa un doble aniversario centrado en el mismo individuo, una fecha que nos presenta la encrucijada terrible ...

El heroísmo, según Philip Roth

El heroísmo, según Philip Roth

Entre todos los términos que permiten ilustrar los valores de una sociedad, el de heroísmo me llama especialmente la atención por se...

¿Te acuerdas, Chovan? (Segunda parte)

¿Te acuerdas, Chovan? (Segunda parte)

III La borrachera que nos pegamos con varios mililitros de ron que tu papá había dejado en la nevera fue, sin dudas, un episodio có...

El poder y uso de la letra J en el Costeñol de la cultura costeña

El poder y uso de la letra J en el Costeñol de la cultura costeña

  Fantástica letra jota, así como te pronuncias, que tienes forma de bota y varias cosas anuncias.   Tal vez de árabes nacis...

El ungido

El ungido

  "Ningún altar, ninguna creencia, ningún libro sagrado ha logrado nunca reconciliar ricos y pobres, explotador y explotado. Y si e...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados