Literatura

El poeta Oscar Delgado y los Atuesta

José Atuesta Mindiola

21/09/2012 - 10:56

 

Parroquia de Santa Ana (Magdalena)En Santa Ana (Magdalena), tierra del poeta Oscar Delgado, “las calles van y vienen sin prisa. En las sementeras brotaron los rayos azulados y blandos de las primeras espigas. Llegó el día de la cosecha y el poeta segó la luna más hermosa, más frutal…”.

Santa Ana, también es el terruño de la familia Atuesta Acuña; once hermanos de la unión de Juan Atuesta y Eulalia Acuña. De raigambre campesina y de ideales liberales. En su pueblo vivían sin prisa, pero los sucesos lamentables del 11 de abril de 1937, cuando un grupo de conservadores en controversias políticas le dieron muerte al alcalde liberal Temisctocles Delgado y a su hijo, Oscar Delgado, reconocido poeta nacional, columnista de El Tiempo, y secretario privado del gobernador del Magdalena, Ciro Pupo Martínez en 1936, y cuatro días antes había sido elegido diputado a la Asamblea del Magdalena.

Algunos liberales que tenían cierta representación en su partido o estaban en cargos públicos vieron la necesidad de salir de su pueblo, entre ellos los hermanos varones mayores Atuesta Acuña; de ellos aquí, a las regiones del Valle, llegaron cuatro: José Eleuterio, Pablo Emilio, José Abraham y Humberto de Jesús. El pueblo de La Paz fue su primera estación.

De los cuatro hermanos, sobrevive Humberto, quien el pasado 12 de septiembre celebró sus 84 calendarios y conserva la lucidez para evocar de  Santa Ana los lejanos recuerdos de la infancia, porque jamás ha regresado; todavía le produce hoguera de tristeza en la memoria aquel episodio en que vio  matar a dos personas, por el simple hecho de ser de otro partido político; cada vez que habla de esto se le enardece el alma de dolor y se le humedecen los ojos.

Reconoce que su identidad es la tupería, es decir con el pueblo de Los Tupes, donde ha vivido más de 60 años. Los Tupes fue asentamiento de la tribu indígena del mismo nombre, hoy es corregimiento del municipio de San Diego (Cesar),  ahí conoció a su esposa Carmen Barrera con quien tuvo sus once hijos,  y se granjeó el cariño y la amistad de todo el pueblo tupero.

Dice ser afortunado, nunca ha peleado con nadie y disfruta de la compañía de todos sus hijos y nietos.  Es un hombre católico, devoto del Arcángel San Rafael, patrono de Los Tupe; le gusta bailar y aún disfruta de las delicias del vino; como la mayoría de los colombianos, está cansado de ser testigo de tantos actos de violencia y de terror, por eso sueña que se haga realidad ponerle  fin a la guerra en Colombia.

 

La tupería (décimas)

 

I

Humberto Atuesta sembró

con toda su vida entera,

amor en Carmen Barrera

y allí todo floreció.

El Señor les regaló

los frutos de sus quereres:

cinco hijos y seis mujeres,

y muchos nietos también;

y son las flores del bien

talismán de los placeres.

 

II

Cuando llegan los tuperos

a una fiesta de paisanos,

en vez de darse las manos

se dan abrazos sinceros,

abrazos de tamboreros

de respeto y simpatía,

las manos con alegría

palmotean sobre los hombros;

entre emoción y asombro

se saluda la tupería.

 

José Atuesta Mindiola

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Los caminos de la literatura colombiana

Los caminos de la literatura colombiana

  Estudiar la evolución de la literatura colombiana requiere acercarse a ciertas influencias europeas que hoy todavía perduran en m...

La poesía de Antonio Acevedo Linares

La poesía de Antonio Acevedo Linares

  Antonio Acevedo Linares ha querido que diga unas cuantas palabras con motivo del lanzamiento de su obra Los girasoles de Van Gogh,...

El maravilloso placer de leer

El maravilloso placer de leer

  El placer de leer es una aventura maravillosa por la imaginación del lenguaje y es el mejor ejercicio del ocio creativo. Harold Bl...

Julio Ramón Ribeyro: una vocación de sangre, sudor y humo

Julio Ramón Ribeyro: una vocación de sangre, sudor y humo

En medio del fervor patrio por la reincorporación de la heroica ciudad de Tacna (Perú), el 31 de agosto de 1929, Julio Ramón Ribeyro...

Los diez de Mendoza

Los diez de Mendoza

  Estamos en tiempos caseros, redescubriéndonos como seres de nuevo, sin la bulla urbana, sin los gritos callejeros, sin ruido y hum...

Lo más leído

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

Una raíz y dos piedras

Giancarlo Calderón Morón | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados