Literatura

Camino de girasoles, y otros poemas de Uriel Cassiani

Redacción

17/08/2020 - 04:45

 

Camino de girasoles, y otros poemas de Uriel Cassiani
El poeta Uriel Cassiani / Foto: El Comején

CAMINO DE GIRASOLES

Regresaron los muertos,

con noticias.

Con razones de la luz.

Cada uno de ellos, una rosa en sosiego.

Una estrella naciendo.

 

Escucho su hondo descanso

como una música nueva que cae.

Sorprendo rostros conocidos.

Descubro un camino de girasoles

marcado de la sala hasta el patio.

 

Regalaré mis libros…

La cama de lienzo,

el guardapaño,

las sonrisas sencillas,

los saludos más sublimes.

 

Porque antes de la próxima luna llena

marcharé en la fila con ellos.

 

LUCIÉRNAGAS BAJO LAS UÑAS

Recién adormecida la tarde,

santigua pequeños limoneros, varasantas,

trupíes, bongas.

 

Sonriendo despacio confiesa:

abuelo enseñaba después de cortar el arroz,

de reunir sosiegos para repartirlos a los suyos,

o descifrando el porvenir ajeno

en el rumor del fuego levantado por los leños.

Mostraba con rezos, los otros rostros de la luz.

 

Padre soñó una herencia para su hijo

aunque ésta fuese humilde.

Me comprendió por la era,

negado para ciertos asuntos de la levedad:

sólo sirvo para cortar girasoles,

simular con ellos pequeños soles en las manos,

atrapar luciérnagas para esconderlas bajo las uñas, ç

despertar temprano, esperando sorprender un fuego

más inocente que sus oraciones o el alba.

 

DEMASIADO POLVO

A: Ricardo Pérez Reyes.

Las manos, los ojos, el corazón.

 

Crecieron nuestras sombras

o las generosas puertas de casa

se hicieron pequeñas…

el viento golpea con cautela

como alguien que inseguro regresa.

Perdieron las paredes su virtud de lienzo,

allí, una maleta esperando un viajero,

un almanaque sin fechas,

una línea sobrevive:

Recordarás a Epifania.

 

El lugar de la casa que congregaba a la familia

no soportó el peso de hermanos repartidos,

de árboles sin sombras en los bordes.

 

Regreso a reunir los huesos nuestros,

a sacudir la memoria de perfectos momentos.

Descubro en los rincones las muñecas de las hermanas:

parecen abrirme los brazos.

Dudo que alcance la claridad del Universo

para volver a hacer la luz en estas habitaciones

donde sobraba cielo.

 

¿En qué momento el rumor del arroyo

desapareció de nuestras gargantas?

Demasiado polvo para limpiarlo todo, con un viento

iniciado en los pulmones.

Queda un recipiente de arcilla

donde bebíamos aguas despiertas,

unas voces que vuelven reclamando a sus dueños.

¿Será ésta la victoria de la noche?

 

¿El estado real de la muerte?

 

PanoramaCultural.com.co

1 Comentarios


Uriel Cassiani 17-08-2020 08:05 AM

Gracias a mi casa. Esa casa maravillosa que es Panorama Cultural.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El miedo de una casa inexistente, de Ernestina Elorriaga

El miedo de una casa inexistente, de Ernestina Elorriaga

  La palabra “casa”, hogar (etimológicamente “hogar” viene de focus, fuego en latín, el bracero -lar para los romanos- que ...

La fobia ortográfica de Gabito

La fobia ortográfica de Gabito

  Lo que más causó sorpresa en los miembros de la Real Academia Española fueron las diferentes expresiones que utilizó García M...

Se llamaba Matilde Espinosa

Se llamaba Matilde Espinosa

El 25 de mayo de 2010 se cumplió el primer centenario del nacimiento de Matilde Espinosa, gran señora de la poesía colombiana y pr...

Teodora

Teodora

“Lo que tiene claro es que cada acción de su agotadora vida cotidiana está inspirada en su propia infancia”. Nosotras que nos ...

Alberto Ángel Montoya, el insigne poeta aristocrático

Alberto Ángel Montoya, el insigne poeta aristocrático

Más de dos minutos demoró la crema y nata de la sociedad bogotana aplaudiendo de pie y con gran alborozo el bellísimo soneto, en ver...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados