Literatura

Cuando voy al trabajo

Luis Carlos Ramirez Lascarro

18/09/2020 - 05:15

 

Cuando voy al trabajo

Escribo estas líneas para decirte, Maya, que te recuerdo cuando voy al trabajo. No es que no lo haga en otros momentos, sino que, en este espacio reducido de la silla del autobús, inmerso en la solitaria muchedumbre que viene a esta mina, me llega tu imagen, siempre, a través de la ventana, frontera oscilante entre mi microcosmos personal, donde señoreas, y el resto de todo, allá afuera.

La noche se va precipitando sobre nosotros, mientras vamos a nuestros puestos de trabajo. La lluvia empieza a caer en silencio, relamiendo los vidrios, y la fiesta de tu risa se levanta sobre las conversaciones triviales en el paradero, mientras veo la altiplanicie lunar en la que hemos convertido la fértil llanura aluvial del Cesar: los socavones de flamas inextinguibles, nuestra antesala particular del infierno, y las montañas artificiales y estériles que vigilan nuestro peregrinaje de arrieros entre el polvo y el lodo, escuchando a Dylan susurrar desde alguna parte “and it’s a hard rain’s gonna’ fall” al unísono con un trueno rodante que atraviesa el horizonte pronunciando tu nombre, que es alimento y es luz y es música y es fuego, en su poderosa voz proveniente del origen de los tiempos.

Te extraño amor y, en medio del fuego sempiterno de esta altiplanicie, busco mantener pegada a mi pecho tu belleza, como conjuro a la muerte, que en este complejo nos acecha cada instante, en todo lugar. Eres toda tu entre las luces y las sombras, entre los ruidos aturdidores de estas máquinas descomunales que arrancan a la tierra sus más preciados tesoros a cambio de zumo de dinosaurio petrificado y combustible. Deseo poder curvar el tiempo y el espacio para estar siempre juntos, jugar a ser el dios que adora tus manos laboriosas y tus pies imparables, pero en mi vulgaridad no puedo moldear el universo a mi antojo. A cambio te traigo en mis sueños y mis pensamientos, lo más cercano a la divinidad que tengo, y por eso estás aquí, siempre, conmigo, por más lejos que estemos en realidad, aunándonos.

Cuando voy al trabajo, pienso en ti y nuestro porvenir, compañera de mi vida, contando los días y las horas hasta volver a ti, a tus ojos pequeños, ardiendo como llamas oscuras bajo tus cejas pobladas, a ese cuerpo de arcoíris que me ha dado un hijo y contemplo en silencio, mientras duermes, cuando la migraña y el insomnio no atormentan tus noches; al milagro cotidiano de compartir el aire que respiramos en nuestro lecho y el asombro permanente que nos depara el ver crecer a nuestro hijo en medio de ocurrencias y pilatunas, siempre refrescantes, aunque a veces nos pongan los nervios de punta y hagan saltar los quicios de nuestra paciencia.

Pido al Dios que se cobija bajo estos mantos de carbón, que te acune en sus brazos minerales y alivie todos los males que aquejan tu dulce cuerpo que añoro; que haga infinita la generosidad y el amor con que has cuidado a mi hijo mayor, como si fuera tuyo, cuando ha sido necesario; que mantenga fértil este amor torrencial hasta que perdamos la cuenta de los años juntos y, en senectud, se haya borrado todo, menos tu nombre, de mi vocabulario; que nos mantenga juntos a pesar de todo o por ello mismo hasta que sea la muerte, bendita muerte, la que nos separe.

Cuando voy al trabajo, bienamada, escribo estas líneas que solo tratan de decirte cuanto te amo, aunque a veces no logre ser el compañero que mereces, aquel que tanto deseo.

 

Luis Carlos Ramírez Lascarro

Sobre el autor

Luis Carlos Ramirez Lascarro

Luis Carlos Ramirez Lascarro

A tres tabacos

Luis Carlos Ramírez Lascarro nació el 29 de junio de 1984 en la población de Guamal, Magdalena, Colombia. Es técnico en Telecomunicaciones y tecnólogo en Electrónica. Estudia actualmente Ingeniería de Telecomunicaciones y trabaja para una empresa nacional de distribución de energía eléctrica. Finalista de la cuarta versión del concurso Tulio Bayer, Poesía Social sin Banderas, 2005, en cuya antología fue incluido con el poema: Anuncio. Finalista también del Concurso Internacional de Micro ficción “Garzón Céspedes” 2007. Su texto El Hombre, fue incluido en el libro “Polen para fecundar manantiales” de la colección Gaviotas de Azogue de la CIINOE, antología de los finalistas y ganadores de dicho concurso, editado en 2008. El poema Monólogo viendo a los ojos a un sin vergüenza, fue incluido en la antología “Con otra voz”, editado por Latin Heritage Foundation. Esta misma editorial incluyó sus escritos: Niche, Piropo y Oda al porro en la antología “Poemas Inolvidables”, de autores de diversos lugares a nivel mundial. Ambas ediciones del 2011. Incluido en la antología Tocando el viento del Taller Relata de creación literaria: La poesía es un viaje, 2012, con los poemas: Confidencia y guamal y con el texto de reflexión sobre poesía: Aproximación poética. Invitado a la séptima edición del Festival Internacional de Poesía: Luna de Locos de Pereira (2013) e incluido en la Antología nacional de Relata, 2013, con el poema: Amanecer.

Es autor del libro, publicado de manera independiente: El Guamalero: Textos de un Robavion y de los libros aún inéditos: Confidencia y Libro de sueños.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

“Yo a los cinco años ya estaba declamando”: El Indio Rómulo

“Yo a los cinco años ya estaba declamando”: El Indio Rómulo

  Hacer remembranza de “El Indio Rómulo” es hacer patria. Es retroceder en el tiempo y vivir muy intensamente momentos imbor...

Los pasillos secretos en el mundo despreciable de Álvaro Mutis

Los pasillos secretos en el mundo despreciable de Álvaro Mutis

"El último hombre sobre la tierra lo que hará antes de morir es escribir poesía. Será un lamento, un decir, qué hice, qué es esto...

Cuando leer es aprender a escribir: El juilguero de Donna Tartt

Cuando leer es aprender a escribir: El juilguero de Donna Tartt

En estos últimos días estuve sumergida en un libro de Donna Tartt (Estados Unidos, 1963), una obra que debería ser estudiada en los ...

Carmen Matojo

Carmen Matojo

Nadie sabe cuándo ni cómo llegó al pueblo, lo cierto fue que desde su llegada las mujeres se sentían incómodas con su presencia. D...

Relato: Puente de Alsina

Relato: Puente de Alsina

Iré a Buenos Aires. Tocaré la puerta de tu apartamento que, según el último correo electrónico que me enviaste, está cerca de Tuc...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

¿Dormiste? ¿Qué soñaste?

Giancarlo Calderón Morón | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados