Literatura

Azul y amarillo

Giancarlo Calderón Morón

12/01/2021 - 04:40

 

Azul y amarillo
Obra del pintor austriaco Egon Schiele (1890-1918)

“Nada, nada morirá jamás. La corriente sigue su curso, el viento sopla,

la nube vuela ligera, el corazón palpita. Nada morirá”.

Joseph Merrick


La noche fría. Él. Ella. Los trozos de madera encendidos. La llamarada y sus formas cambiantes: las miradas puestas en éstas, fijas, hacía cincuenta y ocho minutos. La respiración profunda, sin apuros, casi sincronizada entre ambos. El pestañeo lento, pesado. Ninguna palabra en los mismos minutos. El sillón marrón, grande, viejo, cómodo. Los cuerpos distendidos. El perro imperturbable, eterno. El gato hermoso, impávido. El otro gato, ausente. El tiempo en la pared: 11:58. El fuego, azul y amarillo, vivo, sonoro, bello… Aun así, él sintió frío: un frío cálido, incómodo. Y de modo repentino, sintió miedo: su mirada viajó, su respiración cambió. Ella lo sintió. El silencio cesó. 

––Ya faltan dos minutos ––dijo ella.

––Creo que voy a morir temprano ––razonó él.

––¿Por qué dices eso? ––preguntó ella con disgusto y ternura.

––No sé. Supongo que es lo que merezco ¿no?

Siguió hablando, pausado, apesadumbrado, mientras la pierna izquierda se le llenaba por dentro de hormigas invisibles.

––Sería apenas lógico, natural, con la vida que he llevado. He hecho todo mal: no he cuidado de mí ––remató, sintiendo compasión por sí mismo––.

––No, ¿quién dijo? De pronto yo me voy primero. No se sabe. Con ese tema nunca se sabe. Lo mejor es no pensar, y seguir ––se acercó un poco y, con su mano, suave, le rozó la parte lateral derecha de la cabeza––. No pienses más en eso.

Una astilla se quebró. La mirada regresó.

––No me quiero morir ––dijo, abrazándose a ella––. Y lloró, tímido, sin hacer ruido.

––¿De qué hablas? Calla esos ojos, por favor. Aquí nadie se va morir: ni hoy ni mañana ni nunca ––dijo ella, con absoluta seguridad, aterrada de miedo.

Él se acercó aún más y se acomodó al lado de ella, entre su cuello y su pecho. Ella le dio un beso en la cara, cerca del ojo izquierdo. Él pasó las manos por su espalda, y la apretó en un abrazo confuso. La fogata toda crujió. El azul y el amarillo crecieron. El perro roncó. El gato bostezó. El otro gato apareció.

––Deja de preocuparte, que la muerte no sé hizo para nosotros ––le dio otros dos besos en la cicatriz de la frente, arriba del ojo derecho––. Alégrate. Mañana, hoy, vamos a celebrar tu cumpleaños, como a ti te gusta: haciendo nada.

La sonrisa triste, leve, en ambos. Las manos, calientes la de él, frías las de ella, se unieron. El silencio regresó.

 

Giancarlo Calderón

Sobre el autor

Giancarlo Calderón Morón

Giancarlo Calderón Morón

Perro en misa

Comunicador Social de la Pontificia Universidad Javeriana, de Bogotá (2003). Ha sido colaborador en temas relacionados con cultura y entretenimiento: pintura, música, cine y televisión, entre otros, del periódico El Espectador (2012-2021). Director de trabajos audiovisuales de corte institucional (Convenio Secretaría de Salud de Bogotá - Fondo de Población de las Naciones Unidas -UNFPA- 2007-2011). Guionista y director de la serie documental “II Laboratorio de Paz” (Acción Social - Unión Europea 2008). Realizador y asistente de dirección del programa del Ministerio de Cultura “La Cultura Viva” (Virtual T.V. - Señal Colombia 2005-2006).

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Ludmila Oulitskaïa: cuando la erudición tiene nombre de mujer

Ludmila Oulitskaïa: cuando la erudición tiene nombre de mujer

En el 2013, leí El hombre que amaba a los perros, de Leonardo Padura, con un verdadero interés estético e intelectual, es uno de l...

¿Por qué leer libros nos hace sentir bien?

¿Por qué leer libros nos hace sentir bien?

La lectura es un placer. Los que se entregan a ella con regularidad lo saben. Muchas veces encontrar un tiempo para leer un libro con t...

El lenguaje y la ilustración en la literatura infantil

El lenguaje y la ilustración en la literatura infantil

La literatura infantil ha sido durante muchas épocas una especie de vertedero ideológico y estético donde cabía todo aquello que ...

Saskia

Saskia

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos esta muerte que nos acompaña desde el alba a la noche, insomne, sorda, como un viejo remordimie...

Recuerdos en primera persona: CARLOS….. gracias siempre

Recuerdos en primera persona: CARLOS….. gracias siempre

El pasado quince mayo me dieron la noticia a la hora del almuerzo de tu partida, fue una impresión muy especial, había visto la noche...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados