Literatura

Siguiendo las huellas epistolares de Julio Cortázar

Redacción

17/10/2012 - 11:55

 

Julio Cortázar / Foto: La TerceraNo hay mejor modo de descubrir una persona que leer sus cartas. Y más todavía si se trata de un autor latinoamericano como Julio Cortázar quien nunca publicó un libro de memorias en el sentido estricto de la palabra o nunca actualizó un diario.

Sin embargo, todos los escritores, familiares y cercanos que mantuvieron algún tipo de relación con el célebre argentino están de acuerdo en que fue un escritor muy productivo en el campo epistolar.

La viuda del escritor, Aurora Bernárdez, y el filólogo Carles Álvarez, aprovecharon la presentación de esa obra de Julio Cortázar en Barcelona (España) para describir esa tendencia compulsiva e incansable de comunicar.

En total son 3000 cartas reunidas en cinco tomos: una cifra apreciable que la editorial Alfaguara acaba de publicar después de varios años de investigación. Los escritos abarcan un periodo que va desde el año 1937 hasta el año 1983 (la fecha de su muerte) y permiten aproximarse al personaje afable, simpático y vigoroso que muchos de sus conocidos recalcan.

Ante ese volumen asombroso de cartas, cabe preguntarse cómo hizo Julio Cortazar y a esta pregunta los ponentes respondieron claramente que su rapidez fue un elemento fundamental.

El escritor escribía a máquina, lo hacía con una gran destreza y, gracias a su velocidad impresionante podía rivalizar con las mejores secretarias. Podía incluso llegar a 300 pulsaciones por minuto y, por ese motivo, sus cartas eran muy espontáneas.

En esas cartas Julio vertía todo su humor y describía una gran parte de los hechos de su época. La extensión podía llegar a diez horas, demostrando así que Julio dedicaba un tiempo importante a esa actividad epistolar y la consideraba como un elemento esencial en su oficio de escritor.

El filólogo Álvarez Garriga sostiene que el autor argentino tenía esa capacidad de ponerse a la altura de su interlocutor, cambiaba de estilo según dialogaba con una niña de diez años, un funcionario estatal o distinguido escritor.

Por otro lado, en estos volúmenes se puede apreciar la evolución ideológica y la maduración literaria del escritor. Ese progreso se ve reflejado en sus reflexiones y en los planteamientos de la vida cotidiana.

Su llegada a París es el motivo de nuevas experiencias y, como consecuencia, un factor más para escribir. En la capital francesa, el autor hace nuevos amigos y conoce a su esposa. Entre los corresponsales más destacados figuran Octavio Paz, el premio nobel Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Juan Carlos Onetti y Guillermo Cabrera Infante.

Con ellos, suele compartir ideas o impresiones de orden política o literaria. Polémicas y asuntos de carácter público, pero nada de su vida sentimental. Y justamente, ese aspecto es uno de los más interesantes ya que, pese a ser conocido por sus historias sentimentales, Julio Cortázar expone muy poco de su vida íntima.

No hay cartas de amor, pero sí manifestaciones sobre futuros proyectos. Sugerencias o adelantos de cuentos o novelas. Una de sus mayores aficiones consiste en comentar el mundo que lo rodea.

Las pocas veces que el argentino habla de su vida privada se pueden contar en los dedos de la mano. En total son tres veces. Un par de veces estando viudo y otra antes de un viaje inminente a Nicaragua. En esa última desvela algunos aspectos de su relación con Carol Dunlop (una amante con quien pasó los últimos años de su vida).

Con todo esto, nuevas facetas del escritor argentino salen a la luz del día. Nuevas perspectivas –siempre más humanas– para estudiar a una figura clave del boom latinoamericano.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Ella soñaba con el mar, de Abraham Prudencio

Ella soñaba con el mar, de Abraham Prudencio

Leonor es Anaïs o Delphine, o Beatriz es Leonor, o acaso ninguna de ellas existe más que en el divagar de Pancho, un peruano varado e...

Funeral del Príncipe Baltasar Carlos

Funeral del Príncipe Baltasar Carlos

  En los capítulos anteriores: Carla, Miguel y Lucrecia, tres profesores de Antropología Social y Cultural en las Universidades d...

Peces

Peces

Aló. Aló, ¿Liz? ¿Juan G? Por favor, no cuelgues. Discúlpame por romper la promesa. Te juro que esta vez es algo importante. ...

La noche luce ciega, de Luis Alberto Murgas Guerra

La noche luce ciega, de Luis Alberto Murgas Guerra

Cada sábado entre nueve y doce de la mañana en el taller de RELATA, el poeta Luis Alberto Murgas Guerra nos invita a sobrevolar el in...

Homenaje: Décimas al profesor Germán Piedrahita

Homenaje: Décimas al profesor Germán Piedrahita

El poeta José Atuesta mindiola rinde homenaje con estas décimas al profesor Germán Piedrahita y a sus más de veinte años de labor ...

Lo más leído

¿Cuál es la función del arte?

Gemma E. Ajenjo Rodríguez | Artes plásticas

La escuela taller

Alberto Muñoz Peñaloza | Patrimonio

Los piratas judíos del Caribe

Moshe Vainroj | Historia

Las lavanderas de mi pueblo

Fioralisa Castiblanco Eguis | Patrimonio

El escritor testigo y el rescate de la memoria en Colombia

Alberto Antonio Verón y William Marín | Literatura

La rebeldía de los resignados

Carlos Cesar Silva | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube