Literatura

Bolitas de tamarindo

Vilma Lucia Guzmán Angulo

03/06/2021 - 04:50

 

Bolitas de tamarindo

 

––¡Oye, Rosa! ¡Ven de una vez! Me doblé el pie. Trae esa toalla vieja con hielo… ¿Qué es esta cosa espantosa?

Al rato...

––Rosa, tengo ganas de bolitas de tamarindo. Como yo no puedo salir, anda y tráelas de la tienda.

––¿No puedes ir tú?

––¿Cómo se te ocurre, Rosa?

––Ir yo con este dolor y, además, cojeando... Soy incapaz de salir así. Sabes que soy pobre, pero vanidosa… De vez en cuando.

––Está bien… ¿y la plata?

––Coge el billete de diez que está en mi mesita de noche..

––¿Cuántas compro?

––Las que alcancen. Y me traes las vueltas.

––¡Ya llegué, Marina!

––Rosa, ¿adónde fuiste?

––A la tienda de la otra esquina, porque en la de ésta no había.

––Hagamos una cosa, dame una bolita a mí, coge una para ti y dale otra a José María.

––Está bien.

––Ajá, Rosa. ¿Y las vueltas?

––No quedaron.

––Caramba, ¿y cuántas bolitas compraste?

––Cinco.  

––¡Fueron tres las que cogimos! Entonces trae las dos que quedaron, que me provocan otra vez.

––Se acabaron.

––¿Y cuáles fueron las cinco?

––Fíjate bien, las que nos comimos las dos. La que le dimos a José, una que se me cayó en el camino y la quinta para lo que no alcanzó...Ahí están las cinco.

––Rosa, ¡me estás embolatando!

––Ahora mismo vas a donde Don Manuel y le dices que me escriba él cómo fue esa cuenta.

––Eso no puede ser.

––¿Cómo así?

––Porque cuando yo estaba en la tienda, el hijo de Manuel tenía el libro donde anota y yo oí clarito que le dijo “Papá cómo están de enredadas estas cosas. Tú no escribes bien”. Así que, si no sabe escribir, no puedo hacer nada. ¡No se lo diré!

––¡Pues le dices al hijo!

––Él ya se fue. Yo lo vi pasar después.

––Le pides el favor a la esposa.

––Tampoco puede ser. Yo escuché cuando Manuel le dijo “ajá, mujer y nosotros qué? Y ella le contestó “Ay no, qué pereza… Me voy a acostar y que nadie me moleste porque tengo dolor de cabeza”.

––Mira, Rosa, pues le pides el favor a quién esté, a quien puedas, pero vas y me traes escrita esa cuenta.  

––Está bien.  

Al ratico....

––Aquí está, Marina, la cuenta…

––Muéstramela.

––Rosa, ¿y esto qué es? ¡Un poco de garabatos!

––Mira, Marina... Me dijiste que le dijera a quien pudiera y, en ese momento, llegó un señor con cara de gringo a comprar una gaseosa. Yo le pedí el favor de una vez para acabar con esta cosa, y, la verdad, yo no tengo la culpa de que tú no sepas inglés y te hagas la hazañosa… 

 

Vilma Lucia Guzmán Angulo 

4 Comentarios


Hector Asaf Quintero 04-06-2021 01:25 AM

Definitivamente en la Costa Caribe el TALENTO LITERARIO se da como las tiendas donde compraron las Bolitas de Tamarindo, dos por cuadra, siempre y cuando la cuadra se pequeña porque si no, son tres o cuatro. Este cuento corto de Vilma lucía es sencillamente GENIAL, es el relato de cualquier hecho permanente de ocurrencia diaria, por minutos o segundos en cualquier ciudad de la Costa Caribe contado con la genialidad GarcíaMarquina de Vilma lucía, pero sin olvidarnos esa genialidad es natural y autentica de los Caribeños. Gabriel García Márquez abrió el camino para el conocimiento del mundo de esta RAZA LITERARIA, pero los Gabitos y las Uchises siempre han estado aquí, están saliendo a flote un poco tardíamente, pero están saliendo, bravo por eso, FELICITACIONES Vilma lucía "Uchi" Guzmán Angulo.

Yayo ( María del Rosario) Grau Arias 04-06-2021 06:35 AM

Está genial!!! Creativo, sencillo.. Y embolatado!!!! Jajajajaja FELICITACIONES!!!!

Maryluz Henriquez 04-06-2021 10:24 AM

Me encanto, siempre que escribe deja una muestra de nuestro ser costeño. Felicitaciones.

Sylvia Pradilla 05-06-2021 02:28 PM

Muy simpática la historia!!!

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El cucarachero millonario

El cucarachero millonario

Las calles polvorientas de Sagarriga de la Candelaria, transitadas hasta entonces sólo por recuas de burros y mulas, cargados unos con...

De la epístola al correo electrónico

De la epístola al correo electrónico

**Desde las primeras palabras que viajaban encerradas en sobres con matasellos y remitente, hasta hoy que lo que nos separa del otro ...

Julio Cortázar: encuentro en Caracas

Julio Cortázar: encuentro en Caracas

  1976. Me encuentro bajando enseres de un departamento, en Caracas. Mi familia y yo acabamos de hallar una nueva residencia para est...

A orillas del gran río, de Diógenes Armando Pino Ávila

A orillas del gran río, de Diógenes Armando Pino Ávila

En los versos del poeta y escritor cesarense Diógenes Armando Pino Ávila, descubrimos el deseo de narrar y evidenciar los matices de ...

El zorro azul

El zorro azul

Empiezo relajándome totalmente. A mi cabeza empiezan a llegar imágenes. Ahora soy protagonista y espectador. En mis vagos recuerdos...

Lo más leído

El hundimiento del galeón San José

Redacción | Ocio y sociedad

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

Luis Manjarrez, guerrero ciego del folclor vallenato

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

Quirófano

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Viejos poemas de mi juventud

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados