Literatura

En el café de la République, de Juan Gabriel Vásquez: un cuento sobre el miedo al abandono

Emma Claus

08/04/2022 - 04:50

 

En el café de la République, de Juan Gabriel Vásquez: un cuento sobre el miedo al abandono
En el café de la République es uno de los 7 relatos que componen la antología Los amantes de todos los santos, de Juan Gabriel Vásquez

 

«Tu nombre y tu dirección aparecen mecanografiados en el sobre, pues he querido evitar que conozcas mi letra y tires la carta a la basura sin siquiera abrirla». De esta forma empieza En el café de la République”, uno de los siete relatos que componen la antología Los amantes de todos los santos escrita por Juan Gabriel Vásquez y que fue publicada en 2008 por Alfaguara. Además de ser el inicio del cuento, es el principio de una carta que el narrador le escribe a su exesposa. De inmediato me pregunté: ¿Por qué cree que no sea leída? ¿Qué pasó entre ellos? ¿El remitente leerá la carta? Sentí genuina curiosidad, lo que me impulsó a seguir leyendo. Es esto a lo que se refieren cuando dicen: ‘Enganchar al lector’. Pues bien, eso me pasó.

“En el café de la République” narra la historia de un hombre que se separa de su mujer y que tiempo después enferma. Él aún no ha recibido un diagnóstico a pesar de la variada cantidad de estudios que le han realizado, lo que le hace pensar que tiene una enfermedad incurable y que morirá pronto. Hace más de un año que no ve a su padre, con el que no se lleva bien, por eso le pide a su exmujer que lo acompañe, no se siente capaz de ir solo y verse obligado a explicarle el motivo de su separación. Desea ver a las personas más importantes de su vida, porque puede ser la última vez que estén juntos.

En este cuento Vásquez aborda el tema de la soledad, pero la que se escoge por miedo al abandono y a depender emocionalmente de otra persona. Una soledad impuesta a pesar de las dudas y el dolor que cause esta decisión. En repetidas ocasiones el protagonista se interroga a sí mismo, sin ser capaz de expresar su tristeza o de cambiar su decisión: «¿Habrán sido iguales para ella todos estos primeros meses de soltería y soledad? (…) ¿Te has acostumbrado? ¿Has dejado de quererme?», «Y de un tiempo para acá ese miedo se ha sumado a los otros, y he pensado mucho si la habré perdido ya, si la habré perdido para siempre».

El cuento revela cómo la vida sigue para los tres personajes que han sufrido la ausencia, cada uno a su manera. Nos muestra cómo lo que fue importante con el paso del tiempo es olvidado, transformado por los nuevos días, donde la presencia de alguien al cual se amó se extingue: «Cuando llegamos al apartamento, me doy cuenta de que Vivianne no se ha abandonado ella misma, de que su vida no ha cedido a la incoherencia». Día tras día el dolor se apacigua, se sana: «En todas partes veo testimonios de la vida que cambia. Cada objeto me dice que el orden minúsculo al que pertenecí ya no existe».

La historia está ambientada en París, pero desde un punto de vista de alguien que vive allí y que conoce lo bueno y lo malo de esta ciudad, que en muchas ocasiones se nos presenta como de ensueño: «(…) me he sentado a esperarla en una banca olorosa a lejía, al café que un vagabundo demora en tomarse a mi lado y al sudor de los trotadores de fin de semana». Vásquez demuestra una vez más su habilidad para crear simbiosis entre los escenarios, ambientación y estructura. El autor siempre halla una forma sencilla, fuera de los llamados lugares comunes, para que el lector se transporte a los escenarios y viva la historia: «El edificio de mi padre está en un barrio de calles empedradas que no por eso deja de ser hostil y oscuro. Los graffitis abundan, pero no son epigramas ingeniosos como en otras ciudades del mundo, sino signaturas abstractas que conservan algo de blasón de guerra».

En el ambiente se respira tristeza, nostalgia, indecisión, miedo a lo desconocido y soledad. Pero también deja ver la esperanza de quién no se rinde y sigue viviendo con su mirada puesta en lo que está por venir, a pesar del abandono.  No es una casualidad que el cuento se sitúe al final del invierno, en un día donde la primavera se percibe con más fuerza: «El frío ha cedido un poco: ya es posible ver gente caminando con el suéter en la mano, ya los días se alargan y amanece sin niebla, y el barro sutil de los andenes se ha derretido».

Los diálogos “En el café de la République” me traen a la memoria el cuento “Colinas como elefantes blancos” de Hemingway. En él los protagonistas quieren decir algo más, existe un mensaje debajo de las palabras secas, frases cortantes y sarcásticas, está la añoranza de una vida juntos, pero que no se es capaz de expresar. Muchas veces nos pasa eso, pero sentimos miedo a ser rechazados, juzgados e incomprendidos o simplemente parecer débiles.

“En el café de la République” es un cuento de una carga emotiva poderosa, con reflexiones íntimas de cómo se sobrevive al desamor. Es una lectura que recomiendo ampliamente. Comparto contigo uno de mis fragmentos favoritos: «Al principio te odié, ¿sabes?, me pareciste cruel, me decía todo el tiempo que no te merecías a alguien como yo. Luego pensaba que yo no merecía nada. Si era incapaz de conservar a alguien como tú, debía ser que no valía nada. Yo te amaba, eso es lo que pasa. Todavía te quiero, claro, pero antes te amaba más que a mi vida».

 

Emma Claus

Sobre el autor

Emma Claus

Emma Claus

Mientras Hannah duerme

Nació en Becerril, Cesar. Vive en Alemania. Se graduó en ingeniería en minas, pero la literatura siempre le habló al oido, al final, la escuchó y aún siguen conversando. Empezó a escribir a los diez años. La poesia ha estado en su vida desde el principio, tanto que tiene cuatro poemarios sin editar en orden de creación: Principios (1990-1998), Cuando duermo (1999-2001), El forjador y otras odas (2002-2006) y Nuestro secreto (2007-2010). Algunos de sus textos fueron incluidos en los libros “Antología para amarte Uno”,” Antología para amarte dos” de la fundación Siembra, en Sogamoso, Boyacá y en antología de la Revista de arte y cultura en Tunja, Boyacá. En 2020, publicó de la mano de la editorial independiente Calixta su primera novela “Siempre bajo la lluvia”.

Es una apasionada de las buenas novelas y de la literatura colombiana, por eso dedica parte de su tiempo a escribir reseñas, así motiva su lectura y la divulgación de escritores colombianos. Todo inicia con el nacimiento de su hija Hannah y el único tiempo que tenía para escribir y leer era mientras ella dormía, de allí, el nombre de esta columna: Mientras Hannah duerme.

@__emma__claus

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Homenaje a Stendhal, el cuento de Pedro Gómez Valderrama

Homenaje a Stendhal, el cuento de Pedro Gómez Valderrama

  I La historia de la virginidad de la tía Cayetana me fue relatada hace muchos años, sin que yo supiese quién era la protagonis...

Un impulso a la lectura en voz alta

Un impulso a la lectura en voz alta

  La lectura puede ganar seguidores y adeptos en los lugares públicos. Es cuestión de creatividad y voluntad. La iniciativa de l...

El hombre de los zapatos rojos

El hombre de los zapatos rojos

“Plasmar en 166 páginas quince años de vivencias, lágrimas, confusión, sufrimiento y búsqueda,  donde la soledad era mi única ...

Alejo Carpentier: la verdad de la historia y la historia de la verdad

Alejo Carpentier: la verdad de la historia y la historia de la verdad

  Analizando la obra de Borges, Octavio Paz señaló que sus cuentos debían leerse como ensayos y sus ensayos como cuentos. El escri...

Un tributo a Luis Mizar: el poeta vivo más importante del Caribe colombiano

Un tributo a Luis Mizar: el poeta vivo más importante del Caribe colombiano

Los homenajes se hacen en vida. No se puede esperar a que la muerte nos haga recobrar de repente la memoria y la clarividencia. Éste...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados