Literatura

Trajano, uno de los cinco mejores emperadores de Roma, en tres volúmenes

Alonso Fernández García

25/06/2023 - 00:08

 

Trajano, uno de los cinco mejores emperadores de Roma, en tres volúmenes
Obras de Santiago Posteguillo

 

Creo no desatinar demasiado en afirmar que muchas veces somos ingratos con la Historia, y otras tantas ella lo es con nosotros. Esta relación puede verse agravada por los que siempre han detestado memorizar fechas, nombres o procesos históricos, lo cual ha conducido, entre otras cosas, a la incomprensión de la Historia o, incluso, a su rechazo.

La novela histórica es, sin embargo, un buen reconciliador para quienes se han resignado a no entender lo que pasó en la Revolución Francesa, el Concilio de Trento, las Guerras Púnicas o, por ejemplo, la Independencia de Colombia. Y, es cierto, una novela histórica no es Historia, es una ficción insertada dentro de un momento concreto en alguno de los incontables años que nos preceden. Precisamente eso es lo que la puede hacer tan valiosa, pues además de amenizar la lectura con alguno de los géneros y subgéneros propios de la literatura —que pueden tratar un sinfín de cuestiones humanas—, si está bien contextualizada, es capaz de hacer entender y presentar de forma asequible procesos históricos complejos que, plasmados de forma sintética y sistemática sobre un papel, podrían aburrir al más paciente. Este es el caso de la trilogía sobre el emperador Marco Ulpio Trajano, de Santiago Posteguillo.

Julio César, Octavio Augusto, Cicerón, Escipión, Ovidio, Virgilio, Nerón o Marco Aurelio son algunos de los nombres más célebres que todos hemos escuchado o leído alguna vez. Pero desde que se fundara Roma en el 753 a.C hasta su caída en el 476 d.C, muchos nombres han sobresalido en la vida política y cultural de la Ciudad Eterna. Uno quizá no tan conocido fue el de Marco Ulpio Trajano, a quien Santiago Posteguillo ha dado un especial lugar en tres extensos, pero amenos, volúmenes.

La trilogía está compuesta por Los asesinos del emperador (2010) Circo Máximo (2013) y La legión perdida (2016), todas de la mano de Editorial Planeta. La cantidad de cuestiones históricas del siglo I y principios del II que tratan las novelas es casi inabarcable. Desde las más profundas intrigas y conjuras políticas dentro del Senado de Roma, pasando por la vida dentro del palacio del emperador, el asesinato de Domiciano (uno de los emperadores predecesores de Trajano), la infancia de Trajano en su natal Itálica (cerca de la actual Sevilla) o la historia de los últimos hombres que vieron a Cristo y los primeros años de esta nueva religión. Sobre el propio Marco Ulpio Trajano las novelas también narran su carrera militar como general, su ascenso político y, ya como emperador, su conquista de la Dacia (actual Rumanía) o las que hizo a los partos hasta el Golfo Pérsico (acometió, de hecho, la máxima expansión territorial del Imperio Romano).

Con la novela, también sabremos cómo los romanos erigieron un colosal puente sobre el río Danubio —el más largo y grande que se había construido hasta la fecha—, cómo restauraron el antiguo Canal de los Faraones (el precursor del Canal de Suez) para conectar el comercio marítimo con la India, y otras grandes obras monumentales como el Mercado de Trajano en Roma y la columna de Trajano. Pero esta monumental obra no se queda sólo en la figura del emperador, pues la narrativa nos conducirá a ojos de un legionario, de personas de clases depauperadas y mujeres tremendamente sagaces.

En el último volumen, La legión perdida, Posteguillo nos trasladará no solo a Roma, sino también a la Ruta de la Seda, y cómo ésta conectaba el Mediterráneo con lo que los romanos conocían como “Xeres” (equivalente a la actual China) atravesando Persia y el Imperio Kushán del norte de la India, el que se cree que fue el único contacto que Roma tuvo con el imperio de la dinastía Han, el comercial. Además, en esta última entrega veremos cómo Trajano, en su conquista de Mesopotamia, lidia con la superstición y el miedo de las tropas romanas a causa de la desaparición de una legión entera un siglo antes, en tiempos de Julio César, cuando la ambición desmedida de Craso, uno de los hombres más poderosos de Roma, llevó a la perdición a miles de hombres en una tremenda derrota militar contra los partos (de ahí la expresión “craso error”). A este punto, la historiografía romana perdió todo rastro de lo que pudo pasar con aquella legión perdida, pero Santiago Posteguillo recogerá, muy hábilmente, los escritos de un antiguo historiador chino que, en el tiempo en que sucedió este desastre, describió a “un ejército mercenario bien organizado que se protegía con sus escudos con la forma de las escamas de un pez” cerca de las fronteras del Imperio Han. Lo que, quizá, fuera una formación en “testudo” (tortuga), tan típica de las legiones romanas, de los supervivientes de aquel desastre.

La trilogía es, en fin, una apasionante narración en la que se mezclan las intrigas junto a los dramas, las aventuras y el amor. Todo envuelto en la antigua Roma y otros imperios adyacentes. Los libros fueron redactados de forma muy clara y sencilla, lo que los convierte en amenos de leer. Además, la obra cuenta con un breve glosario en latín, en el que se definen algunas palabras que el autor usa con asiduidad en esta lengua como recurso narrativo para conseguir una mayor inmersión. En la descripción de las batallas, también cuenta con planos históricos e ilustraciones para su mejor comprensión.

En lo personal, la trilogía me pareció perfecta para leerla en un tiempo extendido, como el verano en mi caso. Y así, disfrutar de ella saboreando cada capítulo, leyendo los pies de página que remiten a antiguos autores e historiadores, observando las finas ilustraciones históricas o dejándose atrapar por el carisma de tan distintos personajes que aportan al lector una radiografía de lo que pudo sentir y vivir gente de toda condición en aquella época.

 

Alonso Fernández García

Sobre el autor

Alonso Fernández García

Alonso Fernández García

Entre orillas de dos mundos

Si las lontananzas de la historia nos llegan en las letras, las anchuras de un océano se estrechan en la correspondencia. Qué hubo y qué hay entre una pequeña península al sur de los Pirineos y gran parte del continente americano, son cuestiones que nos definen en lo bueno y lo malo. Comprender las respuestas permitirá contemplar la escala de grises sobre la que “dibujamos”.

Alonso Fernández García es bachiller en letras del I.E.S Campos y Torozos, estudiante en la Universidad de Valladolid y periodista en ciernes. Criado en Tierra de Campos Góticos, entre mares de mieses con sus correspondientes castillos y palomares como horizonte y fondo, vaga entre lo pasado y lo presente para comprender el devenir del futuro.

1 Comentarios


Gianluca Rossi 27-06-2023 05:17 AM

La storia di roma e unica ed immensa. Ho sempre piacere a leggere questi tipi di articoli. Grazie per aver raccontato un pezzo di storia del mio paese. Roma ti amo!

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La expedición a El Dorado o al inframundo del amor

La expedición a El Dorado o al inframundo del amor

  La serpiente sin ojos es una novela de ríos, de fantásticos lugares y hombres atados a sus deseos. Caudales de agua con la intens...

La literatura y el cine se encuentran en la Guajira

La literatura y el cine se encuentran en la Guajira

La literatura y el cine, en su diálogo de iluminaciones recíprocas se encuentran este 17 y 18 de agosto en El Molino (La Guajira) con...

El puzzle de la historia o el aroma a trópico de Jorge Eliécer Pardo (Parte 5)

El puzzle de la historia o el aroma a trópico de Jorge Eliécer Pardo (Parte 5)

Tradición oral El exilio y su regreso a la boca del camino que no tenía huellas y moviéndolo por ríos y laderas en busca de su pas...

Lo que no tiene nombre

Lo que no tiene nombre

Como ignorante errante por el mundo, de Piedad Bonnett había escuchado solo el nombre, una que otra referencia de “buena escritora...

Letanías del convaleciente

Letanías del convaleciente

He vuelto a leer los versos de Luis Mizar, porque llegan momentos en los que necesitamos de la buena poesía para que no se nos olvide ...

Lo más leído

Historia del teatro moderno y universal

Rolando Sifuentes | Artes escénicas

¿Por qué existen los años bisiestos?

Redacción | Ocio y sociedad

El Palo de Cañaguate

Aníbal Martínez Zuleta | Medio ambiente

Un poema de Álvaro Cepeda Samudio

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Santander y la tradición literaria

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Grandes poemas sobre la amistad

Redacción | Literatura

Los grandes poetas de la canción vallenata

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

Josephine Baker: una afroamericana en París

Liliana Kancepolski | Ocio y sociedad

Tres Marías

Diego Niño | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados