Literatura

Cuentos dispersos para leer de afán: una obra que debe leerse despacio

Luis Mario Araújo Becerra

28/02/2024 - 03:50

 

Cuentos dispersos para leer de afán: una obra que debe leerse despacio

 

El pasado 23 de febrero de 2024, en la Librería Ibáñez de Bogotá, fue presentado el libro “Cuentos dispersos para leer de afán y diez minicuentos sin títulos”, de Néstor Quiroz Moreno. En este texto, Luis Mario Araújo, nos ofrece un panorama acerca de lo que el lector podrá encontrar en la obra que hoy celebramos como un nuevo aporte a la literatura del Departamento del Cesar.

***

Para abordar estos cuentos de Néstor Quiroz Moreno no hace falta un comentario como éste; pues son tan límpidos, directos y amenos que cualquier otra palabra sobre ellos, sobraría. Sin embargo, como he tenido el honor de leerlos, incluso desde antes de que fuesen publicados, quisiera abordar algunos aspectos que pueden iluminar un poco su lectura.

Sea lo primero, mencionar que Néstor Quiroz Moreno (Curumaní), es un abogado Especialista en Instituciones Jurídico-Políticas y Doctor en Ciencias Políticas que, además de su brillante carrera de “leyes”, viene forjando a pulso un camino en el campo literario. Las primeras aproximaciones a las grandes obras ocurrieron cuando todavía era un niño, en medio de una pequeña aldea sin acceso a los favores de la electricidad. Allí “Con asfixiantes mechones de keroseno me alumbraba para, noche tras noche, devorar toda la literatura universal que hurtaba de la biblioteca parroquial”. Ya Horacio Quiroga, Allan Poe y los cuentos de Las mil y una noches, le ayudaban a escaparse y proyectar un mundo que iba más allá de las tímidas fronteras natales.

Años después, esas lecturas y los personajes que poblaban aquel mundo vinieron a reflejarse en lo que hoy es su obra cuentística. La primera aparición la hicieron en La monja del hospital y otros relatos, que ganaría, en 2007, un premio internacional en Venezuela y sería publicado en 2008 por la editorial El perro y la rana, de ese país.  

En ese libro, Quiroz logra retratar personajes locales de una manera agradable, sin caer en el anecdotario vacuo ni en el coloquialismo. Al contrario, les da un tinte universal que podrá hacer entendible, para cualquiera, las situaciones y las historias ocurridas – algunas – en pequeños pueblos de la costa. Pero, el elemento más llamativo de estos escritos es la indagación sobre la “doble moral”, “el doble discurso”, “la doble vida”, pues casi todos los personajes centrales parecen escindidos y proyectan una existencia ambigua. Aparece un duro juicio sociológico a la condición pueblerina que generalmente se solaza en tener una vida pública impecable, pero una vida profunda de una complejidad en la que el autor se sumerge; a riesgo de descubrir monstruos, tramoyistas, impostores, deseos insatisfechos y dolores ocultos.

En 2017, nos entrega Adornos peligroso y otras ficciones, publicado por Uniediciones, un texto sobre el cual el poeta Fernando Denis anotaría: “Las ficciones de Néstor Quiroz son focalizaciones de muchos encuentros, claroscuros, narrados, anotados, cargados de matices y convertidos en historias”, para terminar destacando acertadamente que esta obra – y en general toda su obra- bebe de la fabulación del Caribe, dándole siempre “un giro personal”.

No es pues, el autor que nos ocupa, una hoja suelta, sino que pertenece a una abigarrada tradición de escritores del Caribe que van desde José Félix Fuenmayor y Gabriel García Márquez hasta Manuel Zapata Olivella y José Francisco Socarrás. Es el universo que alumbra sus cuentos. Y, en este último libro, “Cuentos dispersos para leer de afán”, sus narraciones vuelven por esos cauces, pero esta vez coloreados con nuevos tintes: Uno de ellos, cierta picardía y una dosis de humor (diría ironía) que va contándonos los secretos más profundos de sus personajes, sus tragedias, más sin que se conviertan en un inmenso drama. Esto es un acierto, porque el narrador toma situaciones que podrían encajar bien en el melodrama, pero a través del humor los trastoca y nos entrega una “sustancia” literaria diferente, renovada (basta ver el cuento “El mordisco”).

Otro aspecto que el lector encontrará es un coqueteo con lo fantástico. Aquí vale la pena hacer una acotación, porque Néstor Quiroz tiene una fuerte influencia de autores realistas como Chejov (y otros rusos) y esto se ha reflejado en la mayoría de su trabajo; sin embargo, otras influencias parecen surgir aquí: Rulfo, quien parte del realismo y lo relativiza. Cortázar, quien respira en este nuevo texto de Quiroz. Un cuento como “Delirio”, donde la realidad es trocada en magia, se me ocurre el mejor para ejemplificar este “afer” del autor con el citado género.  Finalmente, nos entrega el autor una dosis de juego. No sólo en los textos considerados como cuentos, sino, ante todo, en aquellos que él llama “diez minicuentos sin títulos”. Brevísimos, a la manera de Monterroso, a pesar de lo amenos o gracias a lo amenos proponen al lector no sólo un juego, sino que lo invitan a una reflexión que no se agota en la lectura del texto, que puede terminar en segundos, sino que se proyecta – como pasa con la lectura de poesía – en la lenta y pausada digestión que se hará de ellos.

Este el libro, también es algo más: un texto que explora los lugares discretos donde ocurren las historias profundas del alma. Encontrar al ser humano, sus sueños y fantasmas donde no esperan ser observados. Develar una faceta que muy pocos quieren que emerja. Ese es el poder de la literatura que, tal vez, descubrió Quiroz, en aquellas noches al lado de las atmósferas de keroseno que abrigaban la aldea.          

 

Luis Mario Araújo

 

Sobre el autor

Luis Mario Araújo Becerra

Luis Mario Araújo Becerra

La reserva

Abogado, escritor y docente universitario. Autor de El Asombroso y otros relatos (cuentos), Literatura del Cesar: identidad y memoria (ensayo), Tras los pasos de un médico rural (ensayo), Las miradas a la guerra y La aldea (novela). Ha sido incluido en las antologías Cuentos Felinos 5, Tercera antología del cuento corto colombiano y Antología de cuento y poesía de escritores del Cesar. 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El espacio del amor posible

El espacio del amor posible

"Demasiado guapa", pensó él buscando certero su mirada. Ella estaba a punto de atravesar la calle y él estaba llegando a esa acera. ...

Luis Alberto Murgas o las sendas del cuerpo

Luis Alberto Murgas o las sendas del cuerpo

  Sentir el haiku en todo su esplendor, en su concepción más espiritual, zen, interior o el acercamiento más al hecho estético,...

Ironía

Ironía

Fíjese que no sabía nada de ella. Sólo conocía lo que se puede ver, que es muchísimo más de lo que aconsejan las buenas costumbre...

La timidez del poeta

La timidez del poeta

  En estos días de cuarentena y confinamiento responsable, conmigo, con mi familia, con mi comunidad, donde sufro momentos de estré...

De las estancias del Jaguar al camino de la novela

De las estancias del Jaguar al camino de la novela

  Clinton es autor de una obra narrativa que, sin alardes, se ha abierto espacios. Es un escritor, sin embargo, de pocos lectores. ...

Lo más leído

¿Cuál es la función del arte?

Gemma E. Ajenjo Rodríguez | Artes plásticas

La historia detrás de la canción “La piragua” de José Barros

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Aproximación a la definición del Arte

Eduardo Vásquez | Artes plásticas

Los mejores comienzos de novela en español

José Luis Hernández | Literatura

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

Tres poemas de Luis Mizar

Donaldo Mendoza | Literatura

La Poesía de Gabriel García Márquez

José Luis Díaz Granados | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados