Literatura

Una Barranquilla extraordinaria en las letras de Nelson Gutiérrez Solana

Luis Mario Araújo Becerra

15/04/2024 - 04:40

 

Una Barranquilla extraordinaria en las letras de Nelson Gutiérrez Solana
El escritor Nelson Gutiérrez Solana / Foto: Trece

 

En el proceso de renovación de la literatura del Caribe colombiano, vienen surgiendo una serie de jóvenes figuras que, desde Panorama Cultural, hemos seguido. Uno de ellos es Nelson Gutiérrez Solana (Barranquilla, 1988), graduado en Relaciones Internacionales de la Universidad del Norte, Máster en estudios avanzados en Literatura Española e Hispanoamericana de la Universitat de Barcelona y quien ha resultado ganador en 2019 y 2023 de la Beca Distrital de Narrativa de Barranquilla, modalidad “Cuento”, con sus libros El extraordinario hábitat del Tití común y El Atlas de las suelas, respectivamente.

A continuación, la entrevista a uno de los nuevos valores de nuestra narrativa regional que, desde ahora, muestra interesantes logros.    

Tu estudiaste Relaciones Internacionales, en la Universidad del Norte; sin embargo, has terminado abriéndote un espacio en el panorama literario del Atlántico ganando en dos ocasiones el premio de narrativa del distrito. ¿Cómo ha sido ese camino, esa transición hacia la literatura? ¿Cómo ha sido tu proceso de formación en ese campo?

Bueno, la carrera de Relaciones Internacionales me ha servido para una formación, por así decirlo, más humanística, dado que, en su pénsum se hallan materias enfocadas en la geopolítica, la historia y la antropología; las cuales me resultan muy atrayentes para mi formación como escritor. La transición como tal se da por ensayo y error, probando trabajos varios y no sintiéndome conforme con ninguno, de allí recurro a un análisis personal y me encuentro con un hábito, cultivado desde niño, que es la lectura; el cual es vital para forjarse dentro del campo de la escritura creativa. Creo que sin leer no se puede escribir y tal acto debe ser natural, una actividad esencial de la vida cotidiana. Por supuesto, no puedo obviar la formación académica a partir de una Maestría en Literatura Española e Hispanoamerica y mi vinculación al Taller José Félix Fuenmayor, que hace parte de la Red de Escritura Creativa y Tertulias literarias, Relata, y es moderado por el poeta Antonio Silvera Arenas.

Has publicado dos libros de cuentos: El extraordinario hábitat del Tití común y El Atlas de las suelas. En ambos, he encontrado unas características comunes que te quiero mencionar: el asomarse a lo fantástico, el trabajar el absurdo como tema, el tema de la identidad y cómo se construye esa identidad, el juego y el humor como elementos esenciales de tu estética, la presencia del Caribe… ¿Estarías de acuerdo? ¿Son importantes estos aspectos en tu obra o falta uno más relevante?

Sí, por supuesto. Creo que, la realidad humana ya, de por sí, es absurda y ella se transforma, áun más, en nuestro ambiente Caribe. En cada pueblo o ciudad nos podemos encontrar con situaciones y personajes completamente irreverentes. Lo más importante de este aspecto es que conservan una pureza que no admite la palabra de pose. Son reacciones e interacciones vistas como normales dentro del nicho, pero cuando se asoma un foráneo puede vislumbrar, a cabalidad, lo trastocado de la situación. Pongo un ejemplo, lugar común, pero sirve de guía: Una familia de hermanos que pelean cada vez que se sirve el arroz. El objeto de la discordia, nuestro apreciado “cucayo”. Y, los elementos que tu mencionas, son usados para exprimir, si cabe esa palabra, la hoja en blanco. Siempre recuerdo a un profesor de química, que durante la entrega de los exámenes y viendo el trastoque de las fórmulas, nos decía: “En el papel aguanta todo”.

Cuentos como Preparación para la caída del níspero, El extraordinario hábitat del Tití común o La paragüería es un negocio familiar, tienen muchos elementos del Caribe; pero también mucha filosofía, sin que esto último constituya un obstáculo para que sean textos muy amenos. ¿Te interesa combinar estos dos aspectos?  

Sin duda, comprender las pasiones o cómo ellas forman y atormentan a los humanos es vital para construir atmósferas amenas ya que, las motivaciones del alma son el motor de cada uno de nosotros y cuando esas motivaciones chocan, se crean, no solo olas, sino movimientos en el espiritu, dentro de un mar de posibilidades.

Háblanos un poco del proceso creativo. ¿Cómo imaginas las historias? ¿Cómo nacen?

La base, como ya lo mencioné, es la lectura. Luego, eso se complementa con imágenes, frases y actos del diario vivir. Estar muy pendiente de lo que nos rodea ayuda mucho a encontrar incentivos o estímulantes para generar una historia. Supongamos que voy por la calle y veo a un vendedor ofreciendo una guanábana. Al momento eso no tiene nada de extraordinario, pero si nos fijamos bien, la guanabana está adornada con un moño azul celeste y el vendedor, vale el verbo repetido, la vende como si fuese la “Miss Universo de las frutas”. Allí hay una historia. Lo mejor es preguntarle por qué se le ocurrió colocarle un moño y que no te responda, sino que te confirme que, no le unta “labial para no alterar a la fruta”. Ese hombre cuida muy bien de su trabajo y, digamoslo, pues se presta, respeta a la señorita Guanábana. Fíjense, ya pronuncio con mayúscula inicial a la Miss Universo.

En ese proceso, ¿qué tanto aprovechas ese contexto de oralidad y mito que nos rodea?

Si se puede al máximo, entonces, le pongo casi cien. Nuestro lenguaje Caribe encierra una serie semántica abundante. A cada 30 kilometros puedes encontrar diálectos y acentos distantes entre sí. Y, además, hay una cierta gracia o tendencia a la broma, al desparpajo, siempre de la mano con la buena intención, pues, bromeamos por la misma felicidad que nos imparte el territorio. Sol picante, te pone atento; sombra frutal, te relaja; comidas (sanchocos y guisos) que huelen a la distancia, te alegran el regreso a casa: ¿qué más se necesita para expresarse lleno de dicha? Y es algo que se ha venido forjándo desde que hubo está mezcolanza de razas en nuestro territorio.

Barranquilla fue cuna de un grupo de escritores brillantes: “La Cueva”. José Félix y Alfonso Fuenmayor, Ramón Vinyes, García Márquez, Cepeda Samudio, Meira del Mar y Marvel Moreno (de cerca). Un joven cómo tú, ¿sigue bebiendo de esas aguas, de esas influencias?

Creo que, después de está entrevista, me van a apodar “El Sí”. Leer a José Félix Fuenmayor, al Sabio Catalán, a Gabo, es primordial y está en la cima de mis lecturas predilectas. A eso se suma Cepeda Samudio que en sus cuentos derrocha el ser Caribe plenamente. Sólo con sus titulaciones ya hay una fuerza y compromiso con la buena literatura. Los poemas de Meira, en especial uno que habla de los arroyos de mi ciudad, son claves para condensar el sentir, el pisar la Calle 72 con 45 a las 3:30 p.m. de un viernes por la tarde; eso sí, en toda la esquina.

¿Qué otros autores lees con frecuencia, a quiénes vuelves?  

José Félix Fuenmayor, Cepeda Samudio, Mark Twain, Joyce, Borges, Rodari, Nabokov, Cervantes, Shakespeare; últimamente he encontrado una buena fuente en Leopoldo Alas “Clarín”. Y uno que otro autor ruso del XIX. Recuerdo al vuelo otro, no es ruso, pero sí islandés: Halldór Laxnees. En fin, son muchos, Virginia Woolf, creo que hay que leerla más. Los cuentos de Clarice Lispector, la condensada filosofía de Simone Weil.

La literatura actual del Caribe tiene nombres como los de Pedro Padrán, Alonso Sánchez Baute, Paúl Britto, J. Junieles, Gustavo Tatis, Margarita García Robayo, Clinton Ramírez, Luisa Villa, para dar sólo algunos ejemplos. ¿Cómo ves el panorama de la región en este campo?

Desde mi perspectiva va por muy buen camino. Todos esos autores y autoras mencionados han realizado una labor y una propuesta bastante interesante. Como escritor en ciernes, busco siempre aprender de ellos; de esa manera de ver el Caribe no solo desde lo fantástico, sino desde una postura ficticia de la realidad real que ahonda en temas del día a día. Las crónicas de monte, rio y mar de Gustavo Tatis son una enciclopedia para todo aquel que desee explorar el Caribe desde sus particularidades. Allí aprendí, dando un ejemplo de lo que tomó de estos autores, la serie infinita en las vueltas del sombre vueltiao.

¿Qué viene en tú trabajo literario?

¿Uf…qué te puedo decir? Estoy trabajando en una novela “acuentada”, me disculparás la palabra, que trata sobre Dios y el Diablo. Y estos sendos personajes se están peleándo un terreno baldío; mientras en el cielo está forjando a un nuevo Mesías que se verá alterado de fábrica por la intromisión de tres diablitos que se filtran en el cielo. Si alguien lee esto, dirá: no sólo es un disparate, además es profano. Se hace la señal de la cruz y me cierran la puerta de la casa en las narices.   

Sobre el autor

Luis Mario Araújo Becerra

Luis Mario Araújo Becerra

La reserva

Abogado, escritor y docente universitario. Autor de El Asombroso y otros relatos (cuentos), Literatura del Cesar: identidad y memoria (ensayo), Tras los pasos de un médico rural (ensayo), Las miradas a la guerra y La aldea (novela). Ha sido incluido en las antologías Cuentos Felinos 5, Tercera antología del cuento corto colombiano y Antología de cuento y poesía de escritores del Cesar. 

6 Comentarios


Claudia Amador 15-04-2024 08:38 AM

¡Excelente entrevista! ????????

Cecilio Acosta Olmos 15-04-2024 05:40 PM

Que orgullo Nelson, un escritor con el potencial de poner no solo a la región Caribe en lo más alto de la literatura sino a Colombia entera. Una creatividad sin límites, sigue adelante, grandes cosas te esperan!

Germán Sánchez 15-04-2024 05:47 PM

Me parece una buena entrevista. Me alegra que haya tantos jóvenes creadores en el Caribe.

Claudia Escobar 15-04-2024 08:05 PM

Es una delicia leer esta entrevista donde se vislumbra un joven caribeño que sabe explotar las riquezas literarias de su region????

Aurora Elena y 16-04-2024 06:36 AM

Buenas entrevista, que bien por los nuevos autores.

Edgar Arcos 16-04-2024 04:36 PM

Nada mas certero que la lectura y la escritura en perfecta sincronía. Vasos comunicantes expresados en el escritor Nelson Gutierrez para su trayectoria de la cual conoceré sin duda. Prometido. El Caribe en la sangre y la cotidianiedadcen la pluma. Una entrevista llena de lecciones. Enhorabuena Luis Mario.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Tu cuerpo y otros nanorelatos de Ana Milena Alandete

Tu cuerpo y otros nanorelatos de Ana Milena Alandete

Ella mezcla literatura y erotismo con desenvoltura. Explora los universos más secretos de la mente y de la anatomía para elaborar cue...

Escritores y suicidio: ¿Un matrimonio de conveniencia?

Escritores y suicidio: ¿Un matrimonio de conveniencia?

  El otro día, un joven me llamó la atención al decirme que estaba leyendo una obra de un escritor colombiano, Andrés Caicedo. ...

El “Pollo” López, el cronista de Macondo

El “Pollo” López, el cronista de Macondo

Nadar en las cristalinas aguas del río Guatapurí, venerar como cualquier guajiro a la Virgen “La Mello”; transpirar el mismo amar...

La feria del libro de Bogotá, a punto de empezar

La feria del libro de Bogotá, a punto de empezar

Con un despliegue importante de escritores, ilustradores, poetas, editores, músicos, y Portugal como invitada, la XXVI Feria Internaci...

Meditaciones de André Maurois sobre la novela

Meditaciones de André Maurois sobre la novela

Cuando se reflexiona sobre la pasión por la literatura de ficción, tanto desde la perspectiva del escritor como del lector, se observ...

Lo más leído

La historia afroamericana contada en las canciones de Salsa

Alejandro Álvarez Martínez | Música y folclor

Los Pacabuyes: ¿un pueblo Chimila o Malibú?

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Pueblos

La magia de Escalona

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

El Vallenato de Rafael Escalona

Darío Blanco Arboleda | Música y folclor

Armando Zabaleta: el fecundo compositor de “No voy a Patillal”

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados