Literatura

Jalados por los Cabellos, el libro de Roberto Molinares

Álvaro Rojano Osorio

16/05/2024 - 05:15

 

Jalados por los Cabellos, el libro de Roberto Molinares

 

Roberto Molinares echa mano de su creatividad literaria para contar el contenido de sus sueños, mientras va pasando por el proceso de evaporación de estos: Jalados de los cabellos. Lo hace con el acierto del buen narrador. Como si lo que contara fuera la corriente permanente del río Magdalena, en el que siendo menor de edad introdujo un dedo y lo mantuvo así durante el viaje, hasta llegar al puerto de Pedraza, donde nació su padre.

En su libro, publicado en Venezuela en 2022, Roberto echa mano de dos recursos: la literatura y sus sueños, para narrar con libertad los sucesos e imágenes que hacen parte de sus fantasías (como define la palabra sueño el diccionario de la RAE). Lo hace sin buscar que su producción literaria se convierta en una consulta de números para comprar la lotería o apuntar el chance o bolita, como lo hacen quienes leen el texto de San Cono, titulado: El gran libro de San Cono: interpretaciones de sus sueños y demás combinaciones

Tampoco lo motiva que se convierta en un vademécum relacionado con asuntos oníricos, pues a Roberto no le importa el psicoanálisis, lo suyo fue recordar y escribir fragmentos de su sueño y con su ingenio convertirlos en cuentos. No obstante, le preocupa el análisis literario de su obra, por eso advierte con el título del libro, que enfrentó dificultades en la construcción de los diálogos, al describir los personajes, al hacer de sus sueños un conjunto de cuentos. Dificultades que solucionó con su capacidad de buen narrador y llamado a sus historias ejercicios literarios.  

Al leer Jalados de los cabellos resulta importante recordar a Sigmund Freud y Carl Jung, quienes señalaron de los sueños que son una ventana a nuestros deseos más profundos o mensajes del inconsciente. Basta leer Una carretera en medio de la nada, para aceptar que es cierto. Es la historia en la que Roberto ve aparecer a su abuela Margarita, vestida con una enagua, llevando un atado de vagabundo al hombro. Ella pasa a su lado, no se detiene, lo ignora. Se va para siempre. Ella es un personaje importante de su vida, basta que sea la madre de su padre Ángel Horacio, a quien no ha dejado de ver como su héroe, de quien heredó su vocación de narrador.  

También sucede con En espera de ser llamado, en la que se refiere a un hombre (que es el alma que ha salido de un ser humano) que carece de tiempo, de conciencia, que camina descalzo, como autómata, que se deja guiar por una luz que lo impulsa a salir del lugar donde está, para encontrarse, al mirar al horizonte, con un espectáculo incomparable, incomprensible, eterno, desconcertante por su belleza. Sin duda, se trata de un sueño que, como cristiano, simboliza lo que cree sucede después de la muerte, especialmente para quienes se han ganado el reino de Dios, el cielo.

Roberto es músico, además de artista plástico, y en sus sueños desarrolla su primera vocación. Lo hace esa extraordinaria narración que titula: Guitarra envuelta en candela, en el que pregunta, a manera de sentencia, ¿Quién dijo que los sueños obedecen a un coherente argumento? Lo hace para asegurarse que le permitan contar que, en medio de que todo estaba patas arriba, toma su guitarra que arde sin consumirse, manteniendo sus cuerdas intactas, la rasga. Ella emite un sonido poderoso y cada vez que la interpreta, salen notas musicales (fusas, semicorchea, síncopas, entre otras) disparadas como proyectiles que tienen su detonante en el agujero incandescente del instrumento.

Otra cosa sucede con Cornucopias, espejo de marco tallado y dorado, que suele tener en la parte inferior uno o más brazos para poner velas cuya luz reversa en el mismo espejo (Diccionario de la RAE).  Roberto lo describe como un lienzo que reproduce todo: una pintura viva y en medio, habita un sujeto que se mofa. Los espejos han sido un insumo filosófico y literario. En la historia del hombre, según Perilli, el espejo ha sido un símbolo cuyo significado varía de acuerdo a la persona, es como un ojo que van más allá de los que todos ven, que refleja no solo lo que mostramos, sino, también, lo que escondemos [1].

En la obra de Borges, según Jaime Rest[2], los hombres se hallan instalados simultáneamente en dos universos que de algún modo son análogos y coextensivos, pero al mismo tiempo se oponen entre sí, tal como la imagen de un espejo se opone al objeto reflejado.

Sucede en este cuento de Roberto, la imagen que se refleja es la actora principal al oponerse a la verdad. Mientras quien buscó verse en la Cornucopia luce tranquilo. La imagen del espejo sufre porque de su cuello emana un líquido.

“Tanteo mi cuello para comprobar si hay algo viscoso y caliente por mi cuello, pero todo está perfecto. El sujeto atrapado tras la superficie de la cornucopia me mira aterrado. Sus ojos están desorbitados. Un hilo colorado le circunda el pescuezo y una espesa gota carnosa, está empezando a brotar.”

 

Álvaro Rojano Osorio

 


[1]  Perilli, N. (2016).  El símbolo del espejo en Borgesevista Chilena De Literatura, (21). Recuperado a partir de https://revistaliteratura.uchile.cl/index.php/RCL/article/view/41322

[2]  Rest, J. (1976). El laberinto del Universo. -Borges y el pensamiento nominalista. Editorial Librerías

Sobre el autor

Álvaro Rojano Osorio

Álvaro Rojano Osorio

El telégrafo del río

Autor de  los libros “Municipio de Pedraza, aproximaciones historicas" (Barranquilla, 2002), “La Tambora viva, música de la depresion momposina” (Barranquilla, 2013), “La música del Bajo Magdalena, subregión río” (Barranquilla, 2017), libro ganador de la beca del Ministerio de Cultura para la publicación de autores colombianos en el portafolio de estímulos 2017, “El río Magdalena y el Canal del Dique: poblamiento y desarrollo en el Bajo Magdalena” (Santa Marta, 2019), “Bandas de viento, fiestas, porros y orquestas en Bajo Magdalena” (Barranquilla, 2019), “Pedraza: fundación, poblamiento y vida cultural” (Santa Marta, 2021).

Coautor de los libros: “Cuentos de la Bahía dos” (Santa Marta, 2017). “Magdalena, territorio de paz” (Santa Marta 2018). Investigador y escritor del libro “El travestismo en el Caribe colombiano, danzas, disfraces y expresiones religiosas”, puiblicado por la editorial La Iguana Ciega de Barranquilla. Ganador de la beca del Ministerio de Cultura para la publicación de autores colombianos en el Portafolio de Estímulos 2020 con la obra “Abel Antonio Villa, el padre del acordeón” (Santa Marta, 2021).

Ganador en 2021 del estímulo “Narraciones sobre el río Magdalena”, otorgado por el Ministerio de Cultura.

@o_rojano

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El piano blanco: el cuento breve de Álvaro Cepeda Samudio

El piano blanco: el cuento breve de Álvaro Cepeda Samudio

  Tal vez porque de niño me faltó todo, y en la casa de vecindad donde viví no había siquiera un trozo de madera con qué fabrica...

El Cristo de Velázquez

El Cristo de Velázquez

  A la hora convenida, Carla, Lucrecia y Miguel -los tres compañeros unidos por su trabajo docente en diversas Facultades de Antro...

Gabriel García Márquez, héroe de un cómic

Gabriel García Márquez, héroe de un cómic

Con la celebración de los treinta años del premio nobel colombiano de literatura, Gabriel García Márquez, en 2012, muchas editorial...

Tomás González: “La lectura es también una acción de nutrición”

Tomás González: “La lectura es también una acción de nutrición”

Conocido por su reticencia a la hora de conceder cualquier tipo de entrevista, el público de la  ciudad de Barranquilla contó con un...

Los cuentos, esas pequeñas grandes historias

Los cuentos, esas pequeñas grandes historias

  Los cuentos son narraciones breves, de pocos personajes y centradas en un único suceso. Y es, de todos los géneros literarios, el...

Lo más leído

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

La iguana: un símbolo de la costa Caribe

Redacción | Medio ambiente

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Pedro García: el incansable parrandero del “Trovador ambulante”

Eddie José Dániels García | Música y folclor

La música del Bajo Magdalena y el vallenato

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados