Medio ambiente

Día mundial del agua, un momento de reflexión para Valledupar

Redacción

22/03/2012 - 10:32

 

El río Guatapurí en ValleduparEl 22 de marzo es para todos nosotros el momento de recordar la importancia del agua, de valorar y preservar ese elemento sinónimo de vida y equilibrio.

El Día mundial del agua nació hace 20 años, en una conferencia de las Naciones Unidas dedicada al Medio Ambiente en Río de Janeiro (1992), y se convirtió desde entonces en una cita clave para los defensores de la naturaleza.

Los objetivos de este día se centran en sensibilizar acerca de la conservación de ecosistemas y, también, subrayar la importancia de la calidad del agua exhortando a gobiernos, organizaciones, comunidades y personas de todo el mundo a que se impliquen en este proceso de saneamiento.

En el caso del Cesar (y más particularmente de Valledupar), el día mundial del agua llega en medio de un clima de hostilidad. Hace pocos días, unos vecinos estuvieron a punto de envenenar un tubo de agua madre y poner en riesgo la vida de muchos habitantes al acumular grandes cantidades de basura en las inmediaciones.

El agua no llega a todas partes de Valledupar, es una realidad. Ciertos corregimientos desafectados pueden estar varios días sin agua con las complicaciones que esto puede implicar a nivel de salubridad y de bienestar.

Más allá de este aspecto, está el consumo de agua diario de la ciudad. Valledupar era calificada en 2010 por el periódico El Tiempo como la ciudad que más derrocha agua en Colombia y en ese mismo artículo se decía que “en esta ciudad lavan las casas a diario, riegan las plantas a toda hora, hay conexiones fraudulentas y contrabando del líquido hacia otras regiones”.

La correcta utilización del agua es una de las políticas prioritarias para el crecimiento de la ciudad. Concienciar sobre los usos y abusos es algo que en las grandes ciudades se ha vuelto obligatorio.

Por fin, queremos subrayar la importancia del río Guatapurí, no solamente a nivel sanitario sino también para la naturaleza y la vida cotidiana de la ciudad. El río Guatapurí es un elemento emblemático de la ciudad que, en los últimos meses, se ha visto alterado por diversas desviaciones y cambios climáticos.

Piensen en lo mucho que cambiaría esta ciudad si desapareciera este lugar de referencia, este punto de vida, que es el río Guatapurí. ¿Qué sería de Valledupar?

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Valledupar se suma a las manifestaciones del 20 de septiembre por la Emergencia climática y ambiental

Valledupar se suma a las manifestaciones del 20 de septiembre por la Emergencia climática y ambiental

  Este 20 de septiembre del 2019, Valledupar se suma a las manifestaciones previstas en más de 2000 ciudades en todo el mundo ese mi...

En acción, los Protectores de Jepira en la Alta Guajira

En acción, los Protectores de Jepira en la Alta Guajira

  Proteger el agua, los sitios sagrados, el ecosistema y las economías propias es el objetivo del Acuerdo Comunitario construido e...

Nuestra huella ecológica

Nuestra huella ecológica

Las huellas que dejamos a nuestro paso son las luces que señalan el camino que hemos recorrido a lo largo de la vida. Por las huella...

Bioconstrucción, bioclimática y ecoarquitectura en Valledupar

Bioconstrucción, bioclimática y ecoarquitectura en Valledupar

En el marco del Primer Curso Internacional de Bioconstrucción organizado en Valledupar, el Instituto Sion y la Reserva Natural Los Tan...

Los 7 temas de Medio Ambiente más compartidos del 2015

Los 7 temas de Medio Ambiente más compartidos del 2015

Sin lugar a dudas, el clima y la conservación del medio ambiente aparecen entre los temas más comentados y discutidos del 2015. La ...

Lo más leído

Pueblo Bello en la Sierra Nevada

Enrique Córdoba | Turismo

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Pluralidad, multiculturalismo y ética

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Ladrido cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Libros que se fueron, pero se quedaron

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube