Medio ambiente

La mujer que pagó por la libertad de una tortuga

Francisco Leal Mateus

13/01/2014 - 11:10

 

Graciela CotesEntre los ejemplos de conservación de tortugas marinas que nos reservó el año 2013, está el caso de Graciela Cotes Arpushana, una mujer wayúu que pagó voluntariamente $138.000 para evitar el sacrificio de una tortuga verde.

Esta historia insólita ocurrió en la comunidad Popoya (Manaure), lugar que Graciela visita con frecuencia para atender su empresa, Arpushana Tours. En uno de sus viajes, advirtió la presencia de varios miembros de la etnia, quienes le manifestaron que se dirigían a la playa a recoger una tortuga.

“Yo me ofrecí a acompañarlos; al llegar al lugar me di cuenta que a esa tortuga la iban a vender para luego comercializar su carne, algo que me parece terrible. Les ofrecí todo el dinero que tenía en ese momento, $138.000, para que me entregaran la tortuga, les dije que yo misma me encargaría de dejarla en libertad. Ellos no me creyeron, se imaginaron que mi interés era por negocio, razón por la cual los invité a participar de la liberación de Yolima, así la bautizamos”, explicó Graciela Cotes.

Graciela y sus familiares contactaron a Corpoguajira para que brindara la asistencia necesaria en la introducción de la tortuga en el mar. Luego de realizar las evaluaciones respectivas y de marcar al quelonio con una placa de identificación, Yolima volvió a su hábitat natural.

Las personas que vendieron la tortuga llegaron al lugar y fueron sensibilizados por funcionarios de la Corporación y por Graciela Cotes, quienes les explicaron que este tipo de acciones contribuyen con la desaparición de las pacíficas y maravillosas tortugas marinas.

Corpoguajira felicitó de manera especial a la señora Graciela Cotes, por convertirse en un gran ejemplo de conservación de la biodiversidad y en madrina adoptiva del programa Apadrina una Tortuga y Llévala en tu Corazón, el cual es liderado por la Corporación y Asocars.

 

Francisco Leal Mateus


0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Sin redes no hay respeto: el ejemplo del Cerro de Hurtado en Valledupar

Sin redes no hay respeto: el ejemplo del Cerro de Hurtado en Valledupar

  Valledupar no sería la misma sin las redes sociales. La cartografía del abuso y la denuncia tiene otro relieve en el mundo virtua...

Collarito, el guardián de la Sierra Nevada

Collarito, el guardián de la Sierra Nevada

La sombra que dan las palmas, helechos e inmensas guaduas hacen que el sendero que conduce a Pozo Azúl, en Minca, sea el punto ideal p...

“Una casa bien aislada no requiere aire acondicionado”

“Una casa bien aislada no requiere aire acondicionado”

La ciudad de Valledupar se abre paulatinamente a nuevas prácticas y conceptos ecológicos. El Primer curso internacional de bioconstru...

Los mitos y realidades del futuro del agua en el Cesar

Los mitos y realidades del futuro del agua en el Cesar

  La falta de conciencia ambiental, la indiferencia acerca del aporte que cada ciudadano puede hacer a la conservación del medio a...

¿Dónde está el guaco, que ya no anuncia las lluvias?

¿Dónde está el guaco, que ya no anuncia las lluvias?

Son las cinco de la tarde. En un extremo del cerro frente a su casa, Anais ve que se empiezan a crear los montículos blancos con for...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados