Medio ambiente

La mujer que pagó por la libertad de una tortuga

Francisco Leal Mateus

13/01/2014 - 11:10

 

Graciela CotesEntre los ejemplos de conservación de tortugas marinas que nos reservó el año 2013, está el caso de Graciela Cotes Arpushana, una mujer wayúu que pagó voluntariamente $138.000 para evitar el sacrificio de una tortuga verde.

Esta historia insólita ocurrió en la comunidad Popoya (Manaure), lugar que Graciela visita con frecuencia para atender su empresa, Arpushana Tours. En uno de sus viajes, advirtió la presencia de varios miembros de la etnia, quienes le manifestaron que se dirigían a la playa a recoger una tortuga.

“Yo me ofrecí a acompañarlos; al llegar al lugar me di cuenta que a esa tortuga la iban a vender para luego comercializar su carne, algo que me parece terrible. Les ofrecí todo el dinero que tenía en ese momento, $138.000, para que me entregaran la tortuga, les dije que yo misma me encargaría de dejarla en libertad. Ellos no me creyeron, se imaginaron que mi interés era por negocio, razón por la cual los invité a participar de la liberación de Yolima, así la bautizamos”, explicó Graciela Cotes.

Graciela y sus familiares contactaron a Corpoguajira para que brindara la asistencia necesaria en la introducción de la tortuga en el mar. Luego de realizar las evaluaciones respectivas y de marcar al quelonio con una placa de identificación, Yolima volvió a su hábitat natural.

Las personas que vendieron la tortuga llegaron al lugar y fueron sensibilizados por funcionarios de la Corporación y por Graciela Cotes, quienes les explicaron que este tipo de acciones contribuyen con la desaparición de las pacíficas y maravillosas tortugas marinas.

Corpoguajira felicitó de manera especial a la señora Graciela Cotes, por convertirse en un gran ejemplo de conservación de la biodiversidad y en madrina adoptiva del programa Apadrina una Tortuga y Llévala en tu Corazón, el cual es liderado por la Corporación y Asocars.

 

Francisco Leal Mateus


0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Los amiguitos del río Guatapurí en la Escuela Ambiental

Los amiguitos del río Guatapurí en la Escuela Ambiental

La destrucción de los ecosistemas es una amenaza contra la continuidad de la vida en La Tierra. Nuestra especie, como responsable dir...

Los recursos de la naturaleza como sujetos de derechos

Los recursos de la naturaleza como sujetos de derechos

“El hombre es la medida de todas las cosas: de las que son en cuanto son, de las que no son en cuanto no son”. Lo anterior se le at...

La dura pelea contra el fracking en Colombia

La dura pelea contra el fracking en Colombia

Desde su época como candidato a ocupar la primera magistratura, el hoy presidente de Colombia, Iván Duque, nunca asumió una actitud ...

El río Guatapurí: un buffet libre a punto de agotarse

El río Guatapurí: un buffet libre a punto de agotarse

En el centro del balneario de Hurtado, en el extremo norte de Valledupar, el mensaje de una pancarta nos transporta a la época en que ...

El ecosistema, ¿un desempleado más?

El ecosistema, ¿un desempleado más?

¿Cómo cuando te van quitando las condiciones para que puedas desarrollar tu trabajo y te vas quedando sin empleo? Así. Esta es la...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

El Vallenato como género literario

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Los caminos de la literatura colombiana

Yeny Lorena Grisales | Literatura

Ya ni se versea, pollo ronco…

Fabio Fernando Meza | Música y folclor

La pedagogía del maestro Leandro Díaz

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

El vallenato entró por Mompox

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Todos han muerto, pero nos dejaron sus anécdotas

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados