Medio ambiente

El suelo, recurso natural clave para el progreso

Diego Andrés Miranda

24/08/2015 - 06:10

 

Es innegable la importancia y la relación vital que existe entre los recursos naturales y la existencia humana. No podemos olvidarnos tampoco de la correspondencia cultural que tiene la naturaleza con cada una de nuestras representaciones culturales y actos sociales.

El agua, motor del universo, como lo definen Leonardo Da Vinci, es un recurso que da vida a su paso. El aire que nos mantiene vivos de suspiro en suspiro, junto con otros recursos naturales de la biodiversidad, los cuales nos hacen pensar en el mundo como una casa en la que convivimos todos los seres vivos en iguales condiciones y derechos. Pero existe un recurso natural que ha estado en el olvido de la humanidad y en algunos casos, considerado como un elemento que no hace parte de la biodiversidad.

Tal recurso natural es el suelo, el cual es en esencia la cuna de todos los recursos naturales y elementos de la biodiversidad. Sin el suelo no puede haber fauna, flora, agua; sin mencionar la relación que existe en la producción de alimentos, energías, soporte para infraestructuras, prácticas sociales y en general todos los actos humanos realizados sobre el suelo que pisamos a diario.

De acuerdo con La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el suelo está compuesto por minerales, materia orgánica, diminutos organismos vegetales y animales, aire y agua. Es una capa delgada que se ha formado muy lentamente, a través de los siglos, con la desintegración de las rocas superficiales por la acción del agua, los cambios de temperatura y el viento. Las plantas y animales que crecen y mueren dentro y sobre el suelo son descompuestos por los microorganismos, transformados en materia orgánica y mezclados con el suelo.[1]

El suelo actúa como medio protector del agua gracias a su capacidad amortiguadora, transformadora y de filtración. De este modo, los contaminantes procedentes de la atmósfera y otras fuentes, son retenidos por los filtros físico-químicos, químicos y procesos de adsorción, de modo que no alcanzan las aguas subterráneas ni las cadenas tróficas. El suelo además regula los aportes de agua externos reduciendo el impacto de fuertes precipitaciones sobre otros sistemas (ríos, lagos, acuíferos). El suelo sirve de hábitat para un gran número de especies, un puñado de suelo puede contener más de un billón de organismos de millares de especies. La presencia de microorganismos es de vital importancia ya que son los responsables de la descomposición, conversión y síntesis de sustancias orgánicas que hacen que se cierren los ciclos de la materia y de algunos elementos.[2]

Dada la importancia que tiene para la humanidad el suelo y su calidad, el  año 2015 ha sido declarado Año Internacional de los Suelos (AIS), por lo que la Asamblea General de la ONU implementa el AIS 2015 en el marco de la Alianza Mundial por el Suelo y en colaboración con los gobiernos y la secretaría de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación que tiene como objetivo aumentar la concienciación y la comprensión de la importancia del suelo para la seguridad alimentaria y las funciones ecosistémicas esenciales.[3]

En Colombia se han desarrollado hasta la fecha encuentros para la defensa de los suelos y su uso eficiente y adecuado, pero queremos resaltar la llevada a cabo este 12 agosto pasado en la sede de la Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá D.C, convocada por la Red de Justicia Ambiental Colombia[4]. En este evento se  resaltó que existe una gran preocupación por el manejo y conservación del suelo y su impacto en la dinámica socioambiental, tecnológica, cultural, jurídica, política y económica del país, dado los crecientes problemas de degradación que afectan a nivel global dicho recurso.

De acuerdo con los panelistas de evento, en Colombia el uso del suelo es discriminado y sólo en algunas zonas encontramos que su aprovechamiento está relacionado con la vocación del mismo. Existen zonas del país como la zona andina y el caribe que muestran, de acuerdo a la información suministrada por el Ideam, un uso inadecuado o discrepancia de uso de acuerdo al que por las características del mismo corresponde.

Estimados lectores, el departamento del Cesar, de acuerdo con los estudios realizados sobre zonificación de suelos, es un departamento con gran vocación agrícola, dada por los grandes valles y la abundancia del recurso hídrico. Es de lamentar que ésta no sea una fortaleza de nuestro departamento, sino, una historia olvidada en la que la producción algodonera llenaba de prosperidad la tierra del Cesar. El departamento tiene su fuerte económico en la ganadería, en la que se usan grandes extensiones de tierra para que el ganado paste. Este tipo de ganadería (extensiva) desconoce la vocación natural del suelo y en términos económicos genera una pérdida del valor propio del recurso natural.

Otro problema relacionado con esta línea es el relacionado con la propiedad de la tierra que se concentra en pocos productores, lo que ocasiona que la variedad de aprovechamientos sea limitada. Una sola persona de nuestro departamento pude ser el propietario de muchas extensiones de tierra que son excluidas del aprovechamiento agrícola propio del suelo. No se trata de dejar a un lado la ganadería, que como dijimos, es el actual fuerte económico del departamento, se trata de cambiar a una ganadería intensiva en la que no sea necesario destinar o desaprovechar tantas extensiones de tierra para el pastoreo de ganado y poder obtener una segunda fortaleza económica, que para nuestro caso, es una fortaleza natural dada por la vocación agrícola del suelo. En otros países se considera importante que los propietarios de la tierra den a esta un uso adecuado y lo utilicen de forma eficaz y diligente porque de lo contrario, en caso de existir contaminación en el suelo o desaprovechamiento del valor intrínseco del mismo el costo pagado como impuesto al Estado será mayor. Esta es una tendencia internacional, que va de la mano con las políticas sobre protección y uso adecuado del suelo, no resultaría extraño que dentro de poco el impuesto catastral pagado por los propietarios que desaprovechan el valor intrínseco del suelo, sea mucho mayor al pagado por aquellos que dan un buen uso del mismo.

El suelo es imprescindible para la humanidad, su valía no puede ponerse en duda, pero lo más relevante aún, es que es la clave para el crecimiento económico de nuestro departamento. Aceptemos que el suelo es la cuna de la vida y la base para el progreso económico;  abramos los brazos al campo como motor de desarrollo.

Estimados lectores, aprovecho la oportunidad para agradecer a todas las personas que cada día se comprometen con el cuidado del medio ambiente y con la adecuada utilización de los recursos naturales, quiero decirles que somos la chispa que puede hacer el verdadero cambio.

 

Diego Andrés Miranda Guzmán

@DiegoAMiranda



[1] Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), EL SUELO, recuperado el 15 de agosto de 2015, fuente http://www.fao.org/docrep/006/w1309s/w1309s04.htm

[2] http://www.ecoagricultor.com/la-importancia-del-suelo/

[3] http://www.un.org/en/ga/search/view_doc.asp?symbol=A/RES/68/23&Lang=S

[4] http://justiciaambientalcolombia.org/2015/07/21/conversatorio-suelos-3/

Sobre el autor

Diego Andrés Miranda

Diego Andrés Miranda

Crónica ambiental

Abogado Especialista en Derecho del Medio Ambiente, Asesor en temáticas de Cambio Climático y Desarrollo Sostenible. Aborda en sus artículos temas más actuales relacionados con el medio ambiente de Colombia y el Caribe.

@diegoAmiranda

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El protocolo de Kyoto o 15 años del ambientalismo light

El protocolo de Kyoto o 15 años del ambientalismo light

El 12 de diciembre de 1997 en la ciudad de Kyoto (Japón) 189 Estados de las Naciones Unidas adoptaron un conjunto de medidas anunciada...

La apuesta del PNUD por la conservación del ecosistema seco en el Cesar

La apuesta del PNUD por la conservación del ecosistema seco en el Cesar

Reducir la tendencia actual de los procesos de deforestación de los bosques secos y asegurar el mantenimiento de sus servicios Ecosi...

La oscura nube del Cerrejón en La Guajira

La oscura nube del Cerrejón en La Guajira

  El Cerrejón, con 69 mil hectáreas, es una de las minas de carbón a cielo abierto más grandes del mundo. Solo en 2017 produjo ca...

Valledupar se suma a las manifestaciones del 20 de septiembre por la Emergencia climática y ambiental

Valledupar se suma a las manifestaciones del 20 de septiembre por la Emergencia climática y ambiental

  Este 20 de septiembre del 2019, Valledupar se suma a las manifestaciones previstas en más de 2000 ciudades en todo el mundo ese mi...

Los recursos de la naturaleza como sujetos de derechos

Los recursos de la naturaleza como sujetos de derechos

“El hombre es la medida de todas las cosas: de las que son en cuanto son, de las que no son en cuanto no son”. Lo anterior se le at...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

El cuento literario

Rolando Sifuentes | Literatura

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El machetazo de Pistolita

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Gabo y su compromiso con las causas redentoras de los pueblos

José Eulícer Mosquera Rentería | Pensamiento

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Hablemos de gabinete

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube