Medio ambiente

El grito de la Pachamama

Francisco Ruiz

27/09/2019 - 05:35

 

El grito de la Pachamama

 

No todos somos conscientes del mal que le estamos haciendo a la naturaleza, aunque a medida que pasa el tiempo, la sociedad va tomando conciencia de la violencia ambiental, que, silenciosa, cotidiana, desapercibida, como la botella de plástico que, flotando en el río Guatapurí, continua  su recorrido  en el río Cesar hasta llegar al rio Magdalena y desemboca en el mar Caribe, y sigue contaminando hasta llegar mar adentro y no desaparecer.

La botella no va sola, otros recipientes le hacen compañía, y en el rumor del tumulto despreciable deciden ser escuchados porque fueron tratados como “desechables contaminantes”, y, siguiendo el ejemplo de las manifestaciones populares que exigen ser oídas  pidiendo justicia laboral, o como las procesiones religiosas pidiendo el milagro, o los foros de naciones  que buscan detener la contaminación del planeta, ellos los “desechables contaminantes” piden : cambiar el uso del material plástico por  biodegradable.

Y el incendio de los bosques, los arboles tumbados por los terratenientes o las multinacionales, para agrandar su plantación y su codicia, mientras los vientos pasean las chispas y prolongan el incendio por la extensión, matando todo lo que tiene vida como por ejemplo las abejas, que, más allá de la miel, polinizan las plantas, o las hormigas, otro ejemplo de laboriosidad colectiva, o las cigarras, que desde las Bucólicas de Virgilio, acompañan con su canto el paso de la historia.

 Los árboles derribados no harán aparecer la lluvia, donde el ganado refresca su degüello al amanecer.  En la arquitectura tumbada del ramaje, el pájaro llora su nido destruido, o los complejos mineros contaminando el agua, producen cáncer en poblaciones vecinas, o el humo en las ciudades fumándose la vida…

También están los desastres naturales, con los que, en cierta medida, todos cooperamos: huracanes, terremotos, tsunamis, sequias, inundaciones, etc.

Si bien hay más conciencia sobre violencia ambiental, la reacción social no es proporcional al daño sobre la naturaleza. Es decir, si no actuamos con rapidez, a las generaciones futuras les gana la muerte, y, al ritmo que avanza la contaminación, la raza humana seguirá las huellas de la Pachamama.

¿Se imaginan a Dios sentado en el trono el día del Juicio Final, tomando una Coca-Cola en un envase desechable, y diciendo: “Yo no fui, fueron ellos con su libre albedrío”?

Los espejos de América, haciéndose eco de la necesidad de concientización ecológica, trasmiten a través de estos dibujos la advertencia que nos hace la Pachamama Madre Tierra, cuando grita: “¡Me voy, me voy del planeta y me llevo toda la naturaleza!”.

Y si los dioses se van, se acaban todas las  descendencias.

 

Francisco Ruiz

franciscoruizsalta@gmail.com

Sobre el autor

Francisco Ruiz

Francisco Ruiz

Los espejos de América

Vallenato que hace 69 años se fue a nacer a Salta, Argentina. Por medio de esta columna refleja dibujos escritos en palabras pensadas, realidades e irrealidades que habitan en el valle y dentro de sí mismo. Mundos que se alojan en la metáfora “Los espejos de América”, donde pinta y escribe lo que siente. Contacto: franciscoruizsalta@gmail.com

1 Comentarios


Laura Ocampo 01-10-2019 06:38 AM

Una denu cia y advertencia,profunda dramática y hasta poética Hay un cuadro del autor que representa la situación de degradación y peligro que está viviendo la Pachamama.Felicitaciones por el artículo de gran actualidad.Drsfe Salta Argentina.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Nuestra conciencia ambiental: el nuevo paradigma

Nuestra conciencia ambiental: el nuevo paradigma

La segunda guerra mundial, el gran acontecimiento que se llevó a cabo entre los años 1939 y 1945 fue el conflicto bélico más gran...

Un grito de auxilio permanente para la Sierra Nevada de Santa Marta

Un grito de auxilio permanente para la Sierra Nevada de Santa Marta

  Hay luchas que no pueden detenerse y alarmas que no deben dejar de sentirse. En la Casa Indígena de Valledupar (Colombia), lugar d...

La Pareja de la conservación

La Pareja de la conservación

  Son raras las parejas que conviven sin tener problemas graves. Esta frase es de Jovan Ortiz, un hombre llanero de baja estatura, de...

Conversatorio y concienciación en el día del árbol

Conversatorio y concienciación en el día del árbol

La arborización de la ciudad de Valledupar ha conocido en los últimos meses severos ataques que la ponen en cuestión. Además, en me...

“El calentamiento global es un tema de vida o muerte en Colombia”

“El calentamiento global es un tema de vida o muerte en Colombia”

Desde el año 2010 no volvía a Valledupar. Quizás debido a ese lapso de tiempo, se entienden los “vivas” que acompañaron la en...

Lo más leído

Los virreinatos del imperio español en América

Héctor González Aguilar | Historia

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

La novia de Barrancas

Arnoldo Mestre Arzuaga | Ocio y sociedad

Sor Juana Inés de la Cruz

Berta Lucía Estrada | Literatura

Vallenato clásico

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

La puerta

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

La ciencia ficción nos advirtió

Jerónimo Rivera | Cine

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados