Medio ambiente

El ambiente urbano y las islas de calor

Gustavo Daniel Martín del Campo

01/06/2021 - 05:55

 

El ambiente urbano y las islas de calor
Foto: revista Urbanismo y transporte

 

Las ciudades constituyen el más artificial de los ambientes y paisajes. El clima urbano es un claro índice del grado de modificación al que puede llegar un hábitat creado por el hombre, pues comparado con el ambiente rural circundante, en el ambiente urbano la temperatura, la nubosidad, precipitación pluvial y contaminantes son mayores mientras que la velocidad del viento y la humedad relativa disminuyen.

Se debe considerar que los edificios pueden re-irradiar hasta un 90% de la energía calorífica que reciben del sol, lo contrario de lo que sucede en los bosques, donde un 60% a un 70% de la radiación es capturada. Asimismo, en la atmósfera urbana existen alteraciones microclimáticas dadas por efectos de la combustión (industrial, automovilística y doméstica) que contribuyen a incrementar la temperatura, formando el exceso de calor, una "isla", alrededor de los edificios, esto dependerá de las actividades y concentración urbana.

Esta isla de calor requiere de fuertes vientos para ser desplazada de lo contrario por efectos atmosféricos se provoca una inversión térmica, esto es que el calor junto con la contaminación atmosférica quedan atrapados entre dos capas de aire frío, con lo que el proceso de movimiento natural de la atmósfera se paraliza por un tiempo indefinido, hasta que las condiciones atmosféricas cambian y la capa de inversión se destruya. Este fenómeno natural es mucho más frecuente en la época de invierno teniendo efectos sobre las plantas. El aumento de temperatura anticipa y prolonga la duración del crecimiento de las mismas, mientras que la concentración de contaminantes aéreos es suficiente para contrarrestar cualquier beneficio.

Algunas especies requieren de condiciones especializadas, que a veces pueden modificarse aplicando alguna técnica de silvicultura. Debido a las condiciones adversas que prevalecen en el medio urbano, la vegetación está sometida a un continuo estrés lo que puede disminuir su crecimiento o incluso provocar su muerte.

La naturaleza ha sido vista como un embellecimiento superficial, como un lujo, que sólo los que poseen una capacidad económica elevada pueden dárselo, más que como un elemento esencial que permea la ciudad, que define la calidad del medio: el agua que bebemos, el aire que respiramos, la tierra en la que estamos asentados y los organismos con los que compartimos el espacio.

El escaso conocimiento que se tiene sobre la importancia de los "Bosques Urbanos", ha provocado que las pocas regulaciones que se han decretado para intentar conservar los (cualitativamente y cuantitativamente) en buen estado y mantener una calidad ambiental, se perciban como restricciones o castigos y no como la necesidad de originar nuevas formas y reglas, para que el desarrollo urbano e industrial estén en equilibrio y armonía con el medio ambiente.

Por todo lo anterior, es importante considerar la influencia del ambiente urbano sobre la vegetación que queda expuesta a varios factores, que pueden ser determinantes para la presencia de ésta. Entre los principales factores podemos citar los siguientes:

-La disminución de la provisión de agua por efecto de la pavimentación de calles, cubrimiento de aceras y obras de drenaje para agua de lluvias.

-Disminución de la radiación solar y del tiempo de insolación.

-Reducido espacio vital para el desarrollo de raíces y follaje.

-Intermitente corte de raíces por obras públicas para la introducción de cañerías y tuberías subterráneas.

-Destrucción involuntaria o voluntaria de las partes aéreas (vandalismo, accidentes, automovilísticos, hundimientos, etc.).

-Incremento de sales por orina.

-Presencia de compuestos químicos nocivos (detergentes, aceites, etc.).

-La lluvia ácida y la contaminación.

-Disminución sensible de la materia orgánica del suelo.

-Cambios en el régimen de evapotranspiración.

-Podas periódicas e irracionales.

-Proceso de nivelación de terrenos y pisoteo continuo.

-Cosmopolitismo (sustitución de plantas endémicas por exóticas).

-Falta de mantenimiento y planificación.

-Falta de jardineras elevadas, que sirvan como protección

 

Gustavo Daniel Martín del Campo

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El derecho fundamental al agua en Colombia

El derecho fundamental al agua en Colombia

  En la Constitución Política colombiana existen cuatro disposiciones de las cuales se desprende que el derecho al agua tiene rango...

La minería de hecho: ¿Un peligro para Colombia?

La minería de hecho: ¿Un peligro para Colombia?

Ante el crecimiento del sector minero en el Cesar, la Fundación Universitaria Area Andina organizó esta semana un foro dedicado a con...

Diario de un pescador

Diario de un pescador

Rodrigo abre los ojos y se sienta en su lecho. A tientas, calza las chanclas que ha dejado a los pies de la cama; iluminado por la l...

La Escuela Ambiental del Cesar, sembrando para las futuras generaciones

La Escuela Ambiental del Cesar, sembrando para las futuras generaciones

La labor educativa de la Escuela ambiental es de una naturaleza muy práctica, nada de erudición y acartonada academia. Su estrategia ...

Leonardo Boff y la idea de una paz ecológica

Leonardo Boff y la idea de una paz ecológica

  “La Tierra es algo vivo y nosotros somos la Tierra”. Escuchar al teólogo Leonardo Boff es viajar al comienzo de todo, es descu...

Lo más leído

Chistes para contar en Navidad

Marian Otero | Ocio y sociedad

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El árbol de Navidad y la evolución de un culto milenario

Berta Lucía Estrada | Otras expresiones

Plantaciones

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados