Medio ambiente

El mono aullador, en su hábitat natural

Redacción

09/08/2019 - 06:50

 

El mono aullador, en su hábitat natural
Un mono aullador colgado a una rama / Foto: Science news

 

Aunque el número de especies animales presentes en la costa Caribe se ha visto notablemente afectado en los últimos años por la intensa actividad agrícola y minera, el departamento del Cesar sigue siendo un territorio propicio para la observación de ciertas especies que logran pervivir y adaptarse al cambio del hábitat natural.

El Mono Aullador Rojo es una de esas especies que ha logrado encontrar un  refugio en algunos sectores de Valledupar, pueblos periféricos y parques naturales como el Eco Parque Los Besotes (donde crece en total libertad), o los alrededores del río Guatapurí.

Natural de las Américas, la presencia de este animal se registra en el norte de América hasta el sureste (incluyendo Colombia, Venezuela, las Guayanas y Trinidad; la región amazónica de Ecuador y Perú; el norte de Brasil).

Suele preferir las selvas lluviosas, los bosques de galería y los manglares, pero su notable flexibilidad le permite estar en otros lugares de vegetación no muy alta con algunos árboles en zonas cercanas a los ríos o lagos.

El Mono aullador demuestra preferencia por mantenerse en los árboles a una altura de 15 a 18 metros sobre la tierra, solo o en grupos de hasta 16 de ellos. Estos grupos pueden ser constituidos por un macho adulto y varias hembras, o por varios machos adultos y varias hembras. En los grupos también hay jóvenes y bebitos. Los grupos mantienen un área de acción de 4 a 67 hectáreas.

Tanto los machos como las hembras migran del grupo natal a otros grupos. Cuando hay un cambio de jerarquía, debido a que un macho nuevo desplaza al macho que era dominante, es posible que el nuevo macho mate a los bebitos. De esta forma las hembras vuelven a criar de inmediato.

El período de gestación es de 184 a 194 días. Las hembras tienen un hijo cada año y medio, alcanzan la madurez alrededor de los cuatro años y tienen su primer hijo después de los cinco años. Por su lado, los machos se consideran adultos alrededor de los cinco años.

El Mono aullador puede clasificarse entre los animales de larga longevidad ya que suele vivir una media de 25 años y en algunos casos puede alcanzar los 35 años.

Sus hábitos son los de un animal tranquilo que se mueve en un espacio reducido y que defiende ese territorio ruidosamente frente a la presencia de otras especies. El Mono aullador suele buscar su comida durante el día y mantenerse en lo alto de los árboles. Se alimenta de frutas maduras –mangos, aguacates, etc…-  y hojas tiernas que escoge con parsimonia durante el día. También complementa su dieta con flores, raíces y semillas.

Los machos alcanzan una longitud en el cuerpo y la cabeza de 51 a 69 cm; lo cola mide de de 56 a 79 cm; pueden pesar entre 5 a 12 kg, con un peso promedio de unos 7 kg. Las hembras logran una longitud de 44 a 57 cm; la cola mide de 52 a 68 cm; y pesan de 3 a 7 kg, con un peso promedio de unos 5 kg.

En algunos lugares, el mono aullador Rojo puede convivir en la misma área con otros monos como el churuco o barrigudo, y el mono araña. Existe cierta competencia entre ellos ya que su alimentación y forma de vida es muy similar, pero normalmente el mono aullador desplaza al mono araña negro y a la vez es desplazado por el mono churuco o barrigudo.

La presencia de los aulladores se hace notar especialmente en las mañanas, antes de amanecer, entre 5 y 6, con unos voceríos que revolucionan el paisaje. Se considera que los gritos de los aulladores pueden escucharse a más de un kilómetro y por eso no es un animal que suele pasar desapercibido.

 

PanoramaCultural.com.co 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Las tuquecas de cualquier lugar

Las tuquecas de cualquier lugar

Hemidactylus mabovia. Un nombre extranjero y científico sin familiaridad entre nosotros. Es el distintivo con el cual se diferencia en...

Diario de un pescador

Diario de un pescador

Rodrigo abre los ojos y se sienta en su lecho. A tientas, calza las chanclas que ha dejado a los pies de la cama; iluminado por la l...

Los recursos de la naturaleza como sujetos de derechos

Los recursos de la naturaleza como sujetos de derechos

“El hombre es la medida de todas las cosas: de las que son en cuanto son, de las que no son en cuanto no son”. Lo anterior se le at...

La dura pelea contra el fracking en Colombia

La dura pelea contra el fracking en Colombia

Desde su época como candidato a ocupar la primera magistratura, el hoy presidente de Colombia, Iván Duque, nunca asumió una actitud ...

La bioconstrucción, una solución para vivir mejor

La bioconstrucción, una solución para vivir mejor

El sitio más querido por todos es sin duda el hogar, un lugar donde cada ser humano comparte y desarrolla los aspectos más trascenden...

Lo más leído

La historia de los Mokaná y el encuentro con los conquistadores

Álvaro Baquero Montoya y Ada de la Hoz Siegler | Pueblos

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Pluralidad, multiculturalismo y ética

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Ladrido cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Libros que se fueron, pero se quedaron

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube