Música y folclor

El Silvestrismo, mecido por las notas de Rolando

Johari Gautier Carmona

08/01/2013 - 12:00

 

Rolando Ochoa en los 463 años de ValleduparContar una historia desde una perspectiva diferente, algo peculiar, ayuda a entender lo que se esconde detrás de cada evento y cada fenómeno. La maravillosa prestación de Silvestre Dangond en los 463 años de la ciudad de Valledupar es digna de reflejar en una crónica, su magnetismo y su energía se merecen el foco de todas las atenciones, pero en este caso quiero resaltar el trabajo silencioso y elegante de un hombre que fue, finalmente, el artífice de gran parte de una noche en la que el silvestrismo de Valledupar hizo su gran fiesta.

Mucho antes de que Silvestre entrara calentando motores para interpretar el Hit que ya conocemos todos, el gran Rolando –sirva este calificativo para describir su destreza y su tamaño real–, ya se había posicionado en el escenario con su temple tranquilo y seguro, dirigiendo a los espectadores una mirada de agradecimiento.

En sus manos estaba el “muchacho”, ese acordeón Hohner del que pocas veces se separa y con quien interpreta las canciones más conmovedoras de la actualidad. Se lo colocó sobre los hombros, hizo una prueba de sonido, tres notas acariciadas con el toque de un músico virtuoso, esperó unos leves segundos para que el resto de la banda se pusiera en orden y durante ese breve silencio se gestó el terremoto que luego siguió con la llegada del mismísimo Silvestre.

Rolando visualizó ese instante, un suspiro, y de repente, nació de sus manos lo que todo Valledupar había estado escuchando durante un mes en la radio. “El Hit” compuesto por el célebre Calixto estaba ahora sonando a través de Rolando Ochoa, con una poderosa digitación, veloz y confiado, dejando claro que lo que mana de un Cd puede ser tan real como lo que se escucha en el Parque de la Leyenda Vallenata.

Entonces saltaron cohetes en el aire y apareció Silvestre Dangond, impulsado por la melodía envolvente de Rolando. Cada nota que mecía al público, y cada armonía que acompañaba al cantante, eran el fruto del trabajo del acordeonero quien, siempre impasible, observaba cada vaivén del músico.

Y no es que sea fácil acompañar a Silvestre. El hombre de la chaqueta roja –el Revolucionario del Vallenato– es conocido por convertirse en una furia en los escenarios, saltando, brincando y dando vueltas al más puro estilo cherokee (o también al estilo de Michael Jackson).

Hay que saber acomodarse, anticipar y entender cuáles son las intenciones del cantante, responder al segundo y acompañarlo en sus más extravagantes ocurrencias (todas las que permiten al público disfrutar de un espectáculo único). Y en eso, Rolando Ochoa es un experto. Un rey absoluto y silencioso, que se deleita viendo a los espectadores vibrando y cantando.

Su poder es enorme, él lo sabe. Él tiene un protagonismo único en esa revolución. Su elegancia y tranquilidad en el escenario le permiten crear mareas en el parque, levantar cohetes en el cielo y, lo mejor de todo, es que esa fuerza la comparte con todos sin reivindicarla. Porque su firma está en todas partes.

 

Johari Gautier Carmona

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Andrés Ariza Villazón se une al homenaje a Gustavo Gutiérrez

Andrés Ariza Villazón se une al homenaje a Gustavo Gutiérrez

El homenaje al cantautor Vallenato Gustavo Gutiérrez Cabello está generando un ruido creciente. Uno de los grandes motivos es la prod...

El Rey Vallenato Gustavo Osorio en la Casa de Nariño

El Rey Vallenato Gustavo Osorio en la Casa de Nariño

Para la tarde del viernes 11 de julio está prevista la visita a la Casa de Nariño del actual Rey Vallenato, Gustavo Adolfo Osorio Pic...

Hanz: “El vallenato pasa por un momento importante”

Hanz: “El vallenato pasa por un momento importante”

Lo conocimos cuando su Cd estaba a punto de salir al mercado, en agosto del 2012. Hanz nos recibió en su estudio de grabación de Vall...

Y Olga Patricia Díaz Acosta nunca nació

Y Olga Patricia Díaz Acosta nunca nació

El nombre de la niña Olga Patricia, que debería llevar los apellidos Diaz Acosta, fue el más promocionado en el mundo vallenato, p...

El ‘Pollo Mono’ y sus trofeos

El ‘Pollo Mono’ y sus trofeos

En un cuarto estudio de una vivienda en el barrio Santa Lucía (Arjona), hay una mesita de madera con dos trofeos encima y un espacio...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados