Música y folclor

De La Celosa al M-19, con Sergio Moya Molina

Redacción

27/03/2013 - 12:30

 

Sergio Moya Molina Contrabandista es, pero de amor. Un hombre que juega con las palabras y los versos para construir narraciones musicales y así recrear escenas del campo, momentos  idealizados de la existencia o incluso de su vida privada.

Sergio Moya Molina hace parte de esos juglares orgullosos que produce la tierra vallenata y que se complacen contando sus experiencias al gran público. Cargado de su usual humor pícaro y anécdotas extraídas de una vida amorosa repleta de vigor, el hombre llegó a la Casa de la Cultura de Valledupar con su mochila arhuaca al hombro y muchas ganas de enaltecer a la Mujer.

El encuentro de La Palabra Encantada tardó más de lo previsto en empezar pero el hombre no perdió un ápice de su compostura y, desde el inicio, se esforzó en describir el folclor vallenato y ubicarse dentro del concurrido panorama de cantantes que lo componen.

Él es un compositor polifacético, que habla tanto de la mujer como de la lluvia o de las flores, pero también existen otros autores costumbristas o románticos como Gustavo Gutiérrez quienes han contribuido a que el Vallenato tenga un reconocimiento nacional e internacional.

Cuando se le habla de machismo, Sergio Moya se defiende. Él no es un machista. Y sus composiciones, menos todavía. Él ama a las mujeres más que cualquier cosa en este mundo y propone, además, que se acaricie a la mujer con cada nota de acordeón (haciendo así hincapié en un lema de una campaña feminista que dice: “A la mujer no se le toca ni con una nota de acordeón”).

Cerrando este breve paréntesis, el compositor alude a su actividad musical y explica por qué ciertas de sus composiciones pueden estar sujetas a alguna malinterpretación. “Nosotros, los cantantes, tenemos esa libertad y ese don que nos permite expresar lo que otros no se atreven a decir”, explica Sergio Moya.

Y efectivamente, el trabajo de un compositor es arriesgado. Contar historias siempre está ligado a las opiniones de unos u otros, y más cuando se mencionan escenas claras y reconocibles de la vida cotidiana.

“La Celosa no es una canción machista –explica Sergio–. La escribí para recuperar el orden en mi casa. Le estaba dando una vía para la reconciliación a mi mujer”.

Y entonces, ¿Cómo explicar la composición de “M-19”: un tema donde el autor se muestra complaciente con la posibilidad de que el movimiento guerrillero se lleve a su esposa si ella no se muestra más agradable en casa?

Las risas no pueden faltar, pero Sergio Moya tiene una respuesta convincente. “Yo peleo con mi mujer a través de la canción. Es algo mucho mejor que pelear de verdad –comenta–. Nuestras discusiones son así y, yo, lo que buscaba era que sonriera”.

El resultado de estas canciones ya es parte de la historia. El cantautor consiguió lo que quería pues su mujer se amansó. “Ella interpretó bien lo que quería decir”, comenta Sergio Moya con una leve sonrisa y eso es, al fin y al cabo, lo principal.

La prueba está en sus otras composiciones como “Fortuna y desdicha” donde el cantante demuestra que, fuera de esas discusiones caseras, es un hombre que cree en el amor (y lo ve en todas partes).

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La canción de Náfer Durán que hizo llorar a Carlos Vives

La canción de Náfer Durán que hizo llorar a Carlos Vives

La mañana del viernes 26 de octubre de 2018 Carlos Vives llegó a Valledupar con el propósito de poner la primera piedra al proyecto ...

Los gloriosos tiempos de Jorge Oñate (1)

Los gloriosos tiempos de Jorge Oñate (1)

Por obra de una simple casualidad, de esas que nos llenan de satisfacción y nos alegran el espíritu, tuve la oportunidad de conocer a...

La historial del Carnaval de Valledupar, por Carlos Calderón

La historial del Carnaval de Valledupar, por Carlos Calderón

Desde que se inauguró en el año 1906, el Carnaval de Valledupar ha pasado por transformaciones importantes. Cambios que reflejan tamb...

Cuando la música clásica resplandece en una iglesia

Cuando la música clásica resplandece en una iglesia

Nada de lo que sucedió el miércoles 15 de agosto por la noche en la iglesia Inmaculada Concepción de Valledupar puede explicarse sin...

Héctor Zuleta Díaz, un talento de dinastía que dejó huella en el tiempo

Héctor Zuleta Díaz, un talento de dinastía que dejó huella en el tiempo

Han pasado 32 años desde que un amor inmenso cambió de rumbo por cosas del destino: falleció Héctor Arturo Zuleta Díaz, dejando en...

Lo más leído

La tenebrosa ruta de Alfinger

Pedro Castro Trespalacios | Historia

Una filosofía latinoamericana

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

La violencia empieza en casa

Maira Ropero | Bienestar

Infamias y eternidades: las dos historias de Borges

Gabriel Jiménez Emán | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

El regalito

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Bosques y plantaciones forestales: realidades enfrentadas

Adolfo Cordero Rivera | Medio ambiente

Érase una vez Bruce Lee

Diego Niño | Cine

Carnaval, más que una temporada

Camilo Ochoa Montero | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube