Música y folclor

El Rey Vallenato agradeció a sus padres

Juan Rincón Vanegas

07/05/2013 - 11:18

 

Wilber MendozaLas lágrimas volvieron a jugar de local en el campo santo Jardines del Ecce Homo de Valledupar, cuando el nuevo Rey Vallenato Wilber Nicolás Mendoza Zuleta visitó a sus padres ‘Colacho’ y Fanny, quienes jugaron un papel fundamental en la vida del único hijo de su matrimonio, y por ende, el consentido del hogar.

Las tumbas están juntas, así como ellos vivieron. Al llegar, el nuevo rey puso sus manos sobre cada una de ellas y empezó un ritual íntimo. Primero, miró al cielo, y después comenzó a decirles, casi en secreto, palabras sinceras, nobles y de agradecimiento eterno.

Las lágrimas hacían de las suyas, y no las evitaba porque eran las invitadas especiales, hacían parte de su desahogo personal y adornaban el premio para esos seres que no solamente le dieron la vida, sino que lo guiaron por el buen camino y le brindaron las primeras clases de ese folclor que escuchó antes de tomar tetero.

En medio de una emoción infinita, y de rodillas sobre ese pedazo de tierra sagrada, pidió a sus compañeros de hazaña folclórica, el cajero Aníbal Alfaro Simanca y el guacharaquero Wilman Jaimes Barbosa, que lo acompañaran a dedicar a sus viejos la canción que más les gustaba: ‘La vieja Sara’ del maestro Rafael Escalona. “Cuando mi padre la interpretaba, mi madre lloraba. Era su canción preferida”, dice Wilber con la nostalgia dibujada en el rostro.

Enseguida, brotaron las notas de su acordeón, y al instante, los tres comenzaron a interpretarla.

“Tengo que hacerle a la vieja Sara

una visita que le ofrecí,

pa' que no diga de mí

que yo la tengo olvidada”.

El nuevo Rey siguió llorando y recordando a sus padres. “Quise hacerles ésta visita que les había ofrecido, y más al ser coronado como Rey Vallenato, para seguir la dinastía. Ser Rey Vallenato es lo máximo, mi padre lo fue, esto significa mucha grandeza y ahora me corresponde representar con responsabilidad el nombre de mi papá. Representar a ‘Colacho’ no es fácil. Me toca defender al vallenato, encaminar a esta camada de jóvenes que vienen en busca del gran triunfo y lo alcanzarán en corto tiempo”.

“Colacho’ tocó conmigo…”

En medio de sus profundas reflexiones, y ya acompañado por la calma, Wilber Nicolás sorprende al decir que ‘Colacho tocó con él. “Esa noche se lo pedí al Señor, entonces le dije que me prestara a mi padre, que lo mandara con unos ángeles y que se apoderara de mí cuerpo para tener la seguridad, la serenidad y el poder de convencer al jurado y a las miles de personas que estaban en el Parque de la Leyenda Vallenata. Esa fue obra de Dios y, sentí que mi padre me acompañó, especialmente cuando interpreté ‘La creciente del Cesar’ del maestro Escalona”. Wilber miró nuevamente al cielo y, por enésima vez le dio gracias a Dios.

Sentado a un lado de las tumbas de sus padres, reflexiona sobre la batalla que libró contra un mal que lo tuvo al borde del abismo y en el cual también salió ganador. No lo negó, sino que dijo: “Estuve mal parqueado, sé que me resbalé, sé que cometí un grave error, pero Dios me llamó la atención sobre mi talento, ese que me inculcaron mis padres y me sacó del hueco, me sacó del lodo y me puso aquí como ejemplo para dar testimonio, para decirle a los demás que si se puede cambiar si uno se lo propone”.

Muy convencido, siguió anotando: “Hoy en día soy ejemplo de vida e invito a los muchachos, a las personas caídas en las drogas, que sí se puede, de ahí no sale nada, yo padecí eso, si supiera que eso fuera excelente, yo regresara, pero no regresaré jamás ahí, porque no hay nada, todo se deteriora, todo se va con el demonio para el infierno. El que tenga problemas de drogas que hable conmigo, que con mucho gusto lo ayudo”.

Calló por un instante, luego paseó su mirada por las tumbas de sus padres e indicó: “Ahora son otros tiempos, tiempos de alegría para mi familia, especialmente para mis hijos, y más con la corona de Rey Vallenato”.

 

El papá de los pollitos

Después de llorar por largo rato, Wilber vuelve a sonreír al tocar otro tema, y reconocer que un gallo de 49 años se había enfrentado a varios pollitos y les había ganado.

“Sí, ganó el papá de los pollitos. Claro, tengo que reconocer que estos pollitos tocan bien. Ya me lo había dicho ‘El Cocha’ Molina, que iba a nadar libre como los pescados en el río. Toqué lo que me iba diciendo el corazón, el alma y el Espíritu Santo, recordando a mi padre cuando se montaba en una tarima. ‘Colacho’ me acompañó, de eso no tengo duda”.

Finalmente, Wilber Nicolás dijo que seguirá las directrices que le marque la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata para seguir con el plan de conservación y promoción de la autentica música vallenata. “No tengo compromiso con ningún cantante, estaré al servicio del folclor vallenato, para eso me eligieron y así lo cumpliré”.

 

Seré grande…

El nuevo Rey Vallenato se acercó nuevamente a las tumbas de sus padres, y entonces, antes de despedirse, leyó el mensaje de una de las lápidas: “Colacho, eres y serás, en cualquier dimensión perennemente grande”. Se persignó y anotó: “Dios dame la fortaleza, la virtud y el talento justo para ser grande como mi padre y bueno como mi madre. Mis queridos viejos, no les fallaré más”.

El nuevo Rey Vallenato volvió a llorar, para cerrar la visita como la comenzó, con lágrimas y también con canciones como ‘La vieja Sara’ y la memorable ‘Señor Colacho Mendoza’, que le compuso su gran amigo Ivo Luís Díaz.

“Señor ‘Colacho’ Mendoza

el acordeonero más noble del Valle

hoy quisiera dedicarle

los versos sentidos en ésta inspiración.

Voy a ponerme a su lado

a pedir silencio que la gente calle

porque Nicolás Elías

se puso de pie a tocar su acordeón”.

 

Juan Rincón Vanegas

Sobre el autor

Juan Rincón Vanegas

Juan Rincón Vanegas

Cultivo de folclor vallenato

Periodista, escritor y cronista, natural de Chimichagua, Cesar y ganador de distintos premios de periodismo con historias del folclor vallenato y sus distintos personajes. Actualmente se desempeña como Jefe de Prensa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

@juanrinconv

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El gran Martín Elías, la adoración de Diomedes Díaz

El gran Martín Elías, la adoración de Diomedes Díaz

  Ya regresa nuevamente el 26 día bonito que me llena de entusiasmo ese fue el día que a mí a este mundo me mandaron. Así co...

Presencia de Manuel Zapata Olivella y Gabriel García Márquez en la Dinastía López

Presencia de Manuel Zapata Olivella y Gabriel García Márquez en la Dinastía López

“Siempre he estado convencido que con la música vallenata se despeja el alma, porque con ella se puede decir muchas cosas”, Juan...

El maravilloso cumpleaños de Leandro Díaz

El maravilloso cumpleaños de Leandro Díaz

El color amarillo se impuso en la fiesta de cumpleaños de Leandro Díaz. Estaba en todo. En las camisas, los vestidos y los calzados d...

El poeta de Villanueva

El poeta de Villanueva

  La semana pasada que inicié esta serie de homenajes a grandes compositores vallenatos, recibí todo tipo de comentarios en mis red...

¿Por qué la Unesco protege la música vallenata?

¿Por qué la Unesco protege la música vallenata?

En nuestros medios de comunicación se ha mojado tinta sobre la decisión tomada por la Unesco al declarar el vallenato como «Patrim...

Lo más leído

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Pacho Cabeza

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

Mi bisabuelo el campesino

Alex Gutiérrez Navarro | Literatura

Romualdo Brito observó un último amanecer en el Valle

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados