Música y folclor

Simón Olano: “Quiero ser único”

Natalia Gnecco

24/05/2013 - 14:00

 

Simón OlanoEra una noche cálida en Cartagena. Los luceros y la luna estaban presentes, pero la plaza de Bolívar opacó su resplandor por un instante, cuando Simón interpretó magistralmente el Ave María de Schubert acompañado por la Sinfónica  de Cartagena ante un público hambriento de las brillantes fusiones del maestro Francisco Pacho Zumaqué, quien en esta ocasión decidió mezclar esta pieza clásica con un grupo de tambores.

Sin dudarlo un instante, el joven cartagenero improvisó durante diez minutos con escalas de voz para lograr acoplarse a la extravagante idea de Zumaqué. El resultado fue tan impactante que logró convertir este momento en una de las más grandes experiencias de su vida artística.

Simón Olano Scarpetta comenzó a cantar a la edad de quince años y siempre tuvo una inclinación artística, de hecho su madre es pintora y su hermano es artista plástico. En un principio fue cantante de baladas pop, luego, al escuchar a Andrea Bocelli, su cantante favorito, decidió que dedicaría su vida a la música, por eso inició los cursos de canto lírico.

Sus apariciones han sido mesuradas pero de gran impacto y es así como en otra ocasión cantó el himno de Francia, de Colombia y Cartagena en un escenario internacional como es el Festival de Cine de la capital de Bolívar, una actuación que llevó a las puertas de su casa a varios noticieros de televisión en  el 2008, ahora nada detiene a este joven cantante y compositor de seguir en busca de su sueño: cantar en los mejores teatros y festivales del mundo.

Simón descubrió que, fusionando el canto pop con el canto lirico, como lo han hecho grandes artistas como Andrea Bocelli, Il Divo, Emma Shaplin, Sarah Brigthman, se sentía más a gusto y fue así cómo decidió que éste sería su género musical a interpretar. En un comienzo, se inclinó por el repertorio de un cantante de ópera, pero llegó el momento en que quería más y decidió experimentar con otros géneros como: comedias musicales, boleros, baladas, pop, entre otros, hasta encontrar su propio equilibrio.

Olano es fan del vallenato clásico del viejo Escalona y amante de las composiciones románticas de Leandro Díaz, también le gustan las baladas y la salsa romántica, pero confiesa que no es muy amigo del reggeaton. Sus estudios van desde técnica vocal en la escuela de patricia Ojeda; cursos personalizados con la maestra Margarita Escallon; con la gran maestra francesa Marie Theresse Rivoli (quien cantó en la escala de Milán) y posee una amplia experiencia en el conservatorio de Pierre la Chaise en París.

Trabajó con Jean Patrick Capdevielle, compositor y productor de Emma Shaplin, una estrella del rock de los años ochenta en Francia. Junto a Capdevielle, Simón está terminando la canción “Cantando voi”, escrita en italiano antiguo, que se perfila como un futuro sencillo. Como compositor ya ha hechos sus  pinitos y su primera composición fue “Dame el calor de tu cuerpo” (balada pop), la cual fue producida en París, ahora tiene un repertorio de canciones inéditas un poco más amplio donde se encuentran: Dame, la llave de tu corazón, Algo inexplicable, Fórmula perfecta, No te creo, y muchas más.

¿Cuáles son tus  proyectos a corto y mediano  plazo?

Simón Olano: A corto plazo voy a hacer un curso de canto y expresión corporal con la Maestra Adriana Granobles en Bogotá, porque me encanta su pedagogía y su manera de ver la música. Además, me parece que, antes de enfrentarse al monstruo, hay que ir bien preparado. A mediano plazo quiero terminar una producción que se llama Amar o Morir, la cual dejo como  sorpresa…  a  largo plazo me gustaría que mi música rompiera barreras y tocara el corazón de todas las personas. Quiero hacer algo único.

¿Te gustaría cantar en la ópera?

En un momento dado de mi vida fue mi mayor sueño. Me encantaría participar en una función eventualmente, aunque   el hecho de ser solista  lírico pop me gusta mucho.

¿Cuál es el mayor reto que has encontrado para dar a conocer su talento?

La música es un medio muy competido porque, hoy en día, todos quieren ser artistas,  y lograr sobresalir entre tanta gente con  talento e  ideas geniales es muy difícil. Mi familia siempre me insistió en que me presentara en un reality, me llamaron de “Colombia tiene talento”,  pasé la primera ronda, pero no pude continuar en el programa. Creo que superar el pánico escénico  es mi mayor reto, de resto me siento bien equipado con todo.

¿Cómo percibes la evolución de la música clásica en Colombia?

La veo muy bien, creo  que ahora la gente está más abierta a cualquier género y, aunque la música clásica no es la más escuchada en nuestro país, sí logra mover masas. En cuanto a escuelas, cada vez veo gente que me sorprende por su  talento y ganas de triunfar. Ahora bien, como vivimos en la era de la globalización es más fácil acceder a la información y, así no seamos líderes en géneros musicales como la ópera, en la web  podemos saber qué pasa en el mundo  con respecto a la música clásica.

¿Cómo es tu rutina de ensayo?

Lo primero que hago es encontrar las canciones que más explotan mi voz y que mayor aceptación tengan en el público, después hacerle sus respectivos arreglos musicales o buscar el mejor acompañamiento musical posible, para así trabajar en la interpretación del tema. Ahora estoy agregando a mi show mayor  expresión corporal y dominio de escena. Suelo cantar en el restaurante Olano en Cartagena, que es de mi familia, esto me ha ayudado a soltarme e interactuar con un público.

¿Qué te inspira  para componer tus canciones?

Hace unos años, alguna chica que me gustaba o una mujer especial, pero hoy me inspiro en otros temas, vuelo más con la fantasía de crear un tema y vivirlo. Anteriormente, tenía que vivir la experiencia para poder componer.

¿Qué apoyo requieren los jóvenes cantantes como tú en Colombia?

Me parece que cada artista tiene que labrarse su propio camino. Si tiene talento y algo bueno que aportar, seguramente lo conseguirá. Se pueden ofrecer más oportunidades de formación eso sí, para que tengan más herramientas, becas, quizás más concursos locales donde el premio sea grabar un disco y así darse a conocer mejor. Obviamente, el Internet ya es un avance, una oportunidad fácil para mostrarse al mundo, pero lo más importante es tener acceso a buenas academias y profesores, con algún tipo de apoyo económico.

Por último, ¿recuerdas  alguna  enseñanza de tus maestros que te motive a seguir  luchando por tu carrera artística?

Mis maestros coinciden en que no hay que buscar ser el mejor, sino ser el único, con calidad. Cada quien tiene que encontrar su punto fuerte explotarlo al máximo y mejorar en sus fallas. Darle tiempo al tiempo y buscar vitrina cuando tenga algo bueno que mostrar. Un cantante es un conjunto de cosas, no solo la voz, sino el personaje que asumes, el espectáculo que das, por eso siempre hay que querer saber más, ser disciplinado,  curioso y, sobretodo, tener fe en uno mismo.

 

Natalia Gnecco

@NataliaGnecco

Foto: Javier Alonso Montero / Simón Olano

Sobre el autor

Natalia Gnecco

Natalia Gnecco

Natalia Gnecco Blog

Natalia Gnecco es una periodista y comunicadora social independiente. Ganadora del Premio Literario y Periodístico Cesar Vallejo 2011 (Caracas, Venezuela). Su columna “Natalia Gnecco Blog” contiene su trabajo periodístico producido en Canadá y en Colombia sobre personajes interesantes, temas culturales, sociales y turísticos.

@NataliaGnecco

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El folklore vallenato (Parte II)

El folklore vallenato (Parte II)

Ya mencionamos que la música vallenata se origina desde el siglo pasado, cuando se expande por las zonas campestres y pequeños pueb...

Tras los pasos de Juancho Rois: el acordeonero inmortal

Tras los pasos de Juancho Rois: el acordeonero inmortal

Llegó puntual a la cita. Vestido de blanco y con zapatos rojos. Sonreía y llamaba la atención por sus 1.85 de estatura y su desborda...

Eudis muestra su talento con el acordeón y la piqueria

Eudis muestra su talento con el acordeón y la piqueria

El niño Eudis Javid Almendrales Torres comienza a saborear las mieles del triunfo de aquel sueño anhelado, cuando a la edad de cuat...

“Todo lo que se toca en acordeón no es vallenato”

“Todo lo que se toca en acordeón no es vallenato”

Con la asistencia de Los Niños del Vallenato de la Escuela Rafael Escalona y sus respectivos padres, se realizó este fin de semana en...

Juancho Rois está en la casa de su mamá

Juancho Rois está en la casa de su mamá

A la entrada de la vivienda de Dalia Esther Zuñiga, ubicada en la carrera 10 No. 4-27 de San Juan del Cesar, La Guajira, está una e...

Lo más leído

La lúcida pasión de escribir

Antonio Acevedo Linares | Literatura

La chicha: historia de una bebida americana

José Luis Hernández | Historia

Los cuentos, esas pequeñas grandes historias

Almudena Gonsálvez López | Literatura

Acerca de la literatura infantil en el Cesar

Luis Mario Araújo Becerra  | Literatura

Viajar con Yamith

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Derechos humanos vs Barbarie

Jhon Flórez Jiménez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados