Música y folclor

Los Niños Vallenatos del Turco Gil, en el imperio de Höhner

Redacción

16/07/2013 - 12:10

 

Fábrica Höhner en Alemania (Trossingen)El puente entre Alemania y Valledupar ya no es un sueño, sino una realidad. Los Niños del Vallenato del Turco Gil, siempre acostumbrados a las grandes giras internacionales, fueron invitados oficialmente a Stuttgart (Alemania) para hacer un recorrido por Europa y celebrar a lo grande la Fiesta de la Independencia de Colombia.

Como es de imaginar, está previsto que los Niños visiten hoy la famosa empresa Höhner donde conocerán de cerca el proceso de fabricación de sus famosos acordeones, amenizarán la jornada laboral y almorzarán en ella.

Por la tarde, visitarán el Museo Alemán de la Armónica, tendrán una nueva reunión en el Conservatorio Hohner con estudiantes de acordeón y se entrevistarán con el alcalde de Trossingen. Para cerrar la visita, habrá un concierto con la presencia del acalde, otras autoridades locales y directivos de la Hohner.

Sin embargo, llegar hasta Europa no fue tan fácil. La jefa de prensa, Lolita Acosta, nos relató cómo esa travesía inició en suelo colombiano y comprobamos que, además de grandes cantantes y músicos, la agrupación está conformada por grandes viajeros.

Primero, el grupo tuvo que enfrentar tres largas horas de viaje en el Condor del amigo Pedro Amorocho para llegar a Maicao; unos minutos en unas lanchas enormes de los años 70 con unos motores potentísimos para llegar a La Raya; una hora de trámite en Paraguachón para el sellado de pasaportes; tres horas más en los mismos carros para llegar a Maracaibo; una hora de vuelo en Laser entre Maracaibo y Caracas; un superavión de Iberia de más de 300 pasajeros los puso en Madrid en ocho horas y media después de una larga espera en pista que ocasionó la pérdida de la conexión a Frankfurt, donde los anfitriones (la fábrica Hohner) esperaron a Los Niños Vallenatos del Turco Gil varias horas más de lo previsto pues en lugar de llegar a las 11:35 de la mañana arribaron siete horas después. Ahí estaba Romero Quintieri, esperando en compañía de algunos de los inspiradores de la gira: Omar Morales y Ayra, su hija.

Aún quedaban 4 horas de tren, y ya acercándose el tercer día de su viaje, con los mismos zapatos que se pusieron el miércoles 10 en sus casas, los Niños del Vallenato llegaron a la casa natal de la Höhner con las primeras campanadas del sábado 13, donde el cálido abrazo de Erik Hörenberg y su franca sonrisa hizo olvidar todo el cansancio.

Y como estos muchachos son unos guerreros, al medio día ya estaban listos para el desarrollo de la agenda programada por la Hohner. Después del almuerzo y un breve descanso, hicieron la prueba de sonido de su primera presentación en el conservatorio Hohner, terminado el cual, varios de los más aventajados alumnos del mismo presentaron una muestra de su talento.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Folklore y cultura popular

Folklore y cultura popular

El próximo IV Encuentro Nacional de Investigadores de Música Vallenata que transcurre a finales de este mes de mayo y organiza la U...

Elegías vallenatas

Elegías vallenatas

  Modernamente, la elegía es un subgénero de la poesía lírica que designa un poema de lamentación en el cual la actitud el...

‘Con todo respeto’, una denuncia ambiental cimentada en la música

‘Con todo respeto’, una denuncia ambiental cimentada en la música

No desarrollo ningún plan Sé que el abrir mi boca es entrar en el ojo del huracán Mandatarios que se escudan mientras fugas van...

Diomedes gustó más que sus canciones

Diomedes gustó más que sus canciones

Narrar la vida de un artista desde los inicios de su carrera, sus triunfos y derrotas, es una disciplina literaria difícil de dominar,...

Ovidio Granados, el ‘Doctor’ del acordeón

Ovidio Granados, el ‘Doctor’ del acordeón

En la cola del patio de su casa, ubicada en el barrio Los Caciques de Valledupar, tiene su taller de acordeones el maestro Ovidio Enriq...

Lo más leído

Teatro para todos

Alberto Muñoz Peñaloza | Artes escénicas

López Michelsen: un cachaco con corazón costeño

Fabio Fernando Meza | Ocio y sociedad

El insólito duelo del pintor Édouard Manet

Javier García Blanco | Artes plásticas

La luz de Leo Matiz

Natalia Fernández | Fotografía

Síguenos

facebook twitter youtube