Música y folclor

Recuerdos de una noche musical con acentos árabes

Redacción

05/08/2013 - 11:50

 

Sheila & Abaji De que la música es un reconocido puente para el descubrimiento, no cabe duda. Y de que ayuda a entablar un diálogo de manera natural, sin asperezas ni complicaciones, es otra evidencia. Además,  se consigue de manera entretenida.

Tuvimos una buena ilustración de estas afirmaciones la semana pasada en la Alianza Francesa de Valledupar con un espectáculo que trascendió los géneros musicales y, sobre todo, las personalidades y las culturas.

Al principio, los protagonistas se conocían vagamente, y es algo normal ya que venían de horizontes muy distintos. Sin embargo, en el escenario, y al compás de la música árabe, cada uno habló su idioma de la mejor manera. Todos los protagonistas sacaron a relucir su talento y así fue cómo en esa noche terminaron consolidando una amistad que hoy no sabe de fronteras.

El que puso la música árabe es Abaji, un reconocido cantante y músico franco-libanés establecido en París. La que aportó la nota de baile es Sheila Gual, una de las grandes bailarinas de belly-dancing de Valledupar. Y finalmente, los que permitieron que la tambora se integrara en este horizonte multi-cultural son los músicos de Consio,

Desde su llegada, Abaji se dedicó a pulir su espectáculo nocturno. La diferencia de temperatura con Bogotá le sorprendió, es cierto, pero no lo amilanó. Enseguida puso su atención en cada detalle del escenario, preocupado por el resultado de esa misma noche.

En una sala de la Alianza, Abaji ensayó con Sheila. Fueron pocos minutos pero intensos y necesarios (para que el espectáculo tuviera un aspecto irreprochable). Lo mismo sucedió con los artistas folcloristas: el entendimiento fue mutuo y cercano.

Y así pudo empezar el show. Primero con un clarinete que fue rompiendo el frío del público y, luego, con unas interacciones propiciadas por el mismo Abaji. Sin conocer el idioma español, el hombre logró hacerse entender e instalar una dinámica. Él marcaba un ritmo reconocible y luego los espectadores respondían aplaudiendo un cierto número de veces. “Espero que mi música sea mejor que mi español”, dijo con una carcajada.

La música de Abaji es una gran fusión. Se impregna de tintes de blues y de música jazz, pero siempre se imponen esos matices y quejidos arabescos que transportan al Medio Oriente.

La nota final la dieron los invitados vallenatos, Sheila y los músicos de Consio, ampliando la fusión y dando a la fiesta un rumbo local. Los espectadores disfrutaron de ese diálogo y de los guiños de cada uno. Al igual que los músicos y bailarines, hablaban el mismo idioma.

De Abaji supimos que es un gran instrumentista. Atesora más de 400 instrumentos en su casa y trata de tocarlos todos. Es una verdadera pasión que combina con su gusto por el viaje. “Tengo un problema –nos dice con una sonrisa– me siento bien en todas partes”.

De Valledupar, resalta el calor y la hospitalidad. Si pudiera, se quedaría, insiste, pero la Alianza Francesa no lo deja un solo instante. Al día siguiente ya se iba rumbo a la Costa…

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Los versos de Cabas

Los versos de Cabas

  Desde el 1964 hasta el 68, pasábamos mañana y tarde por la casa de la familia Cabas Pumarejo, a pocos pasos de la escuela parroqu...

¿De dónde vienen las canciones?

¿De dónde vienen las canciones?

  Se cumple un siglo desde la creación de una escuela de acompañamiento de la guitarra por parte de un grupo de pioneros y sólid...

La partida del Adán

La partida del Adán

  Permanece el recuerdo de preguntas y respuestas con el sacerdote español, Virgilio Fernandez, del glorioso Ateneo El Rosario, en n...

Zuletazos

Zuletazos

En este reciente cambio de año, llegando a El Carmen de Bolívar me he llevado dos tremendas sorpresas: Primero me encuentro en la m...

Acerca del lanzamiento de Iván David Villazón en Valledupar

Acerca del lanzamiento de Iván David Villazón en Valledupar

Del Nuevo aire de Iván David Villazón se han dicho muchas cosas desde su lanzamiento en Bogotá, y se seguirán diciendo, pero sólo ...

Lo más leído

El hundimiento del galeón San José

Redacción | Ocio y sociedad

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

Luis Manjarrez, guerrero ciego del folclor vallenato

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

Quirófano

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Viejos poemas de mi juventud

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados