Música y folclor

El recuerdo de Vicente “Chente” Munive

Redacción

27/09/2013 - 11:20

 

La mañana del 24 de septiembre moría en Valledupar uno de los últimos representantes del folclor vallenato más auténtico: Vicente “Chente” Munive.

El juglar que aquí recordamos era, de hecho, considerado por muchos como el último juglar debido a su forma de vida: apasionada, libertaria y libre-pensadora. La poesía estaba en cada una de sus estrofas, y sus estrofas poblaban cada esquina de su existencia.

Su muerte advino en una clínica de Valledupar donde estuvo varios días ingresado para atender las urgencias impuestas por la enfermedad. Esa enfermedad –que le había quitado las ganas de comer– también le impidió cumplir su 74 aniversario el 18 de noviembre y lo alejó de su ciudad natal, Guacoche, donde siempre había permanecido con orgullo.

En una entrevista difundida por la radio Caracol en el año 2004, “Chente” Munive se presentaba como “lo último que queda en el vallenato clásico”. Un título que ostentaba con jactancia al percibir la deriva del género y la consolidación del criterio comercial en la industria discográfica.

De la misma forma, y con esa dignidad que no dejaba de sorprender, “Chente” insistía en no revelar su edad a nadie, luchaba contra ese concepto terrenal con el fin de mantenerse siempre activo, e incluso se alegraba de no saber cuántos años le quedaba por vivir.

En su querido Guacoche, vivía compaginando su amor por la música con el campo. Pasaba con una facilidad asombrosa de las teclas de un acordeón a las tetas de las vacas que ordeñaba, y además, dedicaba gran parte de sus versos a las reses que lo rodeaban.

De “Chente” nos quedan canciones tan conocidas como “Dina López”, “La camioneta”, “Hombre parrandero”, “La escoba nueva”, “El cambio” o “Déjame gozá”, pero por encima está ese temperamento alegre, simpático y fiestero, característico de un juglar.

Para él, una vida sin acordeón era inconcebible. Por eso, el hombre pidió a sus familiares que colocaran uno de sus instrumentos encima de su baúl, anunciando así sus intenciones de transformar la muerte en otro destino para disfrutar del Vallenato más auténtico.

En el mundo del folclor Vallenato, nadie quedó indiferente a la muerte del juglar. De todas las declaraciones, debe destacarse el comunicado de la Fundación de la Leyenda Vallenata que ensalzaba la naturalidad de sus cantos grabados por los más destacados cantantes vallenatos como Jorge Oñate, Diomedes Díaz, Poncho Zuleta o Iván Villazón.

Del mismo modo, el columnista Jorge Nain Ruíz rememoró en este periódico uno de sus encuentros con “Chente”: “Este hombre sí reunía las características de un Juglar: recorría la provincia cantando y tocando sus canciones, esas que narran los amoríos y andanzas; bohemio en todo el sentido de la palabra, enamorado como él solo,  campesino humilde y trabajador, lo que siempre quiso ser y fue, dicharachero, alegre y divertido, ese fue el “Chente” que conocí.”

Así pues, lamentamos la partida de otra gran estrella de Guacoche y volvemos con nostalgia a esos discos y canciones dorados donde “Chente” seguirá brillando eternamente.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Editorial: Los homenajes se hacen en vida

Editorial: Los homenajes se hacen en vida

Este Editorial no es una protesta sino un razonamiento sustentado sobre la base de centenares de reacciones surgidas en las redes soc...

La historial del Carnaval de Valledupar, por Carlos Calderón

La historial del Carnaval de Valledupar, por Carlos Calderón

Desde que se inauguró en el año 1906, el Carnaval de Valledupar ha pasado por transformaciones importantes. Cambios que reflejan tamb...

Mateo Torres, el rey de la composición vallenata en tono menor

Mateo Torres, el rey de la composición vallenata en tono menor

¿Quién dijo que un compositor de música vallenata sólo debía dedicarse a ella? Mateo Torres es, sin lugar a dudas, el vivo ejemp...

Cuando Alejo Durán dejó sembrado el corazón en Patillal

Cuando Alejo Durán dejó sembrado el corazón en Patillal

El primer Rey Vallenato, Gilberto Alejandro Durán Díaz, fue un enamorador empedernido, y lo demostró con canciones que llevan el n...

Ya ni se versea, pollo ronco…

Ya ni se versea, pollo ronco…

Si algo llamaba la atención en las famosas presentaciones de los grandes cantantes vallenatos era su capacidad para versear ininterr...

Lo más leído

Esclavitud, cimarrones y palenques

Christian Delgado Escobar | Historia

Los alemanes de Tamalameque

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Corazón de ceiba

Yesid Ramírez González | Literatura

Un rey negro en América latina

Johari Gautier Carmona | Literatura

Si es con engaños, Vamos mal

Andy Romero Calderon | Opinión

Plantaciones

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

A dar más por nuestras universidades públicas

Armando López Sierra | Educación

Síguenos

facebook twitter youtube