Música y folclor

Elkin Uribe y Luis José Villa, unidos para deslumbrar

Redacción

07/10/2013 - 10:40

 

Luis José Villa y Elkin Uribe Después de un momento difícil viene otro de gran esplendor. Ese mensaje venía explícito en la presentación oficial de la nueva agrupación de Elkin Uribe, quien, después de su separación con el acordeonero samario Javier Matta, pasó por un leve tiempo de incertidumbre.

Al lado de un flamante Luis José Villa, un acordeonero con una destreza deslumbrante, el cantante se instaló en el escenario de Vallenatos Fans para exponer los propósitos  de una agrupación imbuida por el talento y las ganas de seguir adelante.

Tras unos leves minutos de expectación, el tiempo necesario para exacerbar la curiosidad del público (y la tensión en el escenario), las primeras notas de “El Vende pan” interpretadas por el joven acordeonero Luis José Villa y la voz de Elkin Uribe borraron de un solo golpe todas las dudas posibles: Elkin y Luis José están aquí para superar los mayores retos y encender los escenarios más grandes de la música vallenata.

La unión que ahora irrumpe en un panorama totalmente renovado –donde las parejas musicales se han desdibujado y vuelto a dibujar como arte de magia– nos sobrecoge por la fuerza y la precisión de sus interpretaciones.

Obviamente, Luis José Villa no es un acordeonero cualquiera. Ya tiene en sus manos la corona infantil y juvenil del Festival Vallenato (además de un segundo puesto en aficionados), pero además, su conjugación con el swing imparable y cautivador de Elkin Uribe hacen de cada tema una fuente de placer sonoro y visual.

En ese sentido, la interpretación en vivo del tema “Todo es chanza” –grabado anteriormente por Jorge Oñate–, y que saldrá en breves semanas para el placer de todos los amantes de Vallenato, nos enseña lo mucho que puede conseguir musicalmente este dúo, tanto en la técnica como en la armonía. Elkin y Luis José nos reservan horas de deleitación para bailar.

Ante un regreso tan esperado, no podían faltar preguntas delicadas y osadas. Coco Ramos se encargó de lanzarlas en el momento oportuno, es decir cuando el ambiente ya se había relajado notablemente, pero ninguna de ellas pareció perturbar al cantante.

Preguntado sobre el número de acordeoneros conocidos en su trayectoria, el cantante respondió  con una sonrisa: “Cuatro acordeoneros… ¡Así es la vida!”. Y efectivamente, así es la vida. Las dificultades experimentadas a lo largo del camino sólo deben servir para fortalecer un proyecto y, en ese aspecto, Elkin parece haber aprendido la lección: “Ahora sí vamos a durar. ¡Esto va a largo plazo!”, dijo.

En el escenario, no cabe duda de que ambos se entienden bien. Y entre el público tampoco del talento de los dos (de hecho, el centro comercial se llenó en un instante). Entonces, sólo nos queda disfrutar de lo más importante: el fruto de las inminentes grabaciones.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

A Calixto Ochoa la muerte lo dejó vivir otros años

A Calixto Ochoa la muerte lo dejó vivir otros años

Yo recuerdo que le dije déjeme vivir otros años, pero esto fue un sueño triste porque desperté llorando. En 1969 Calixto Anto...

El canto, el ‘otro viaje’ de Yull Nuñez

El canto, el ‘otro viaje’ de Yull Nuñez

La música es una faceta artística en la que el Yull Nuñez se mueve bien pero por la cual no es aún reconocido, sin embargo, su re...

La Parranda, motivo de premio en el 49 Festival Vallenato

La Parranda, motivo de premio en el 49 Festival Vallenato

La parranda puede considerarse como uno de los elementos más importantes del folclor vallenato y cesarense. Su expresión contiene a...

La Bomba de Puerto Rico

La Bomba de Puerto Rico

Por las venas circula el patrimonio musical que a cada individuo remite la experiencia de su corpus vivencial y su respectivo camino ...

Luces sobre la primera gira de la Banda Sinfónica del Caribe

Luces sobre la primera gira de la Banda Sinfónica del Caribe

  Se avecina el segundo ciclo de formación y circulación del proyecto ‘Vientos de paz: circuito de formación en músicas tradi...

Lo más leído

Por el mismo camino

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

La independencia del Caribe colombiano (1810-1821)

Adelaida Sourdis Nájera | Historia

Una cultura poetizada

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Enrique del Carmen Campo Blanco: el tamborero mayor

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Volver a Villanueva

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Duelo

Diego Niño | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube