Música y folclor

La expresión corporal y el manejo escénico también importan

Redacción

21/10/2013 - 11:00

 

Los niños de la Escuela Rafael Escalona en pleno taller En la música vallenata –como en todas las expresiones musicales en vivo–, cautivar visualmente al público es imprescindible. El sonido no lo es todo y, por eso, es necesario formarse también en el manejo del escenario y en la expresión corporal.

El equipo de directivos de la Escuela Rafael Escalona en Valledupar lo ha entendido y ha tomado una decisión innovadora: durante dos meses los alumnos de esa escuela asistirán a un taller sobre expresión corporal y arte escénico que imparte el profesor y cantante Yesid Jackson Ospino Rodríguez, amplio conocedor en la materia.

Yesid Yackson ha sido durante muchos años el artífice de bailes y escenografías que han marcado la música tropical del Caribe colombiano y mejicano. De hecho, su “Yackson Band” se ha destacado por la interpretación en vivo del tema “El cacharrito” en una gira por varias ciudades de Estados Unidos y otros países latinos.

Con esta iniciativa la Escuela musical busca que todos los integrantes de la agrupación en las categorías infantil y juvenil, optimicen su actitud en el escenario, ganen en empatía y aumenten su capacidad de conectar con el público y transmitir un mensaje de alegría durante los conciertos (sean a nivel regional, nacional e internacional).

Acerca de la metodología y de los principales temas abordados en esta formación, Yesid Jackson destacó los puntos que recibirán más atención:

“En el taller se recalca la importancia de ser protagonistas en un escenario –explicó el cantante–, y aunque los niños y jóvenes se desempeñan bien, se les entregarán mayores conocimientos para que todo sea mejor y la autenticidad en la interpretación de la música vallenata, que es una de las fortalezas, se una a la comunicación directa con el público”.

La coordinadora de la Escuela Rafael Escalona, Nubia Mejía Parra, quien seguirá de cerca este proceso, manifestó que esta capacitación se extenderá hasta el sábado 30 de noviembre del 2013 y se unirá a las que ha recibido la escuela sobre etiqueta, glamour, manejo en equipo y relaciones interpersonales.

“Los Niños del Vallenato de la Escuela Rafael Escalona, son ejemplo, porque además de exaltar a la auténtica música vallenata, vienen recibiendo capacitaciones para que se desempeñen de la mejor manera y sean unas personas integrales”, dijo Nubia Mejía Parra.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Recordando a Wicho Sánchez, el vallenato que se volvió universal sin tantos perendengues

Recordando a Wicho Sánchez, el vallenato que se volvió universal sin tantos perendengues

  El barrio Cañaguate de Valledupar conoce tanto a Wicho Sánchez. Parecen haber crecido juntos en sus patios conversadores. Ahí vi...

Morfhy y el reto de la música urbana en el Cesar

Morfhy y el reto de la música urbana en el Cesar

¿Existe algo más difícil que vender arena en un desierto? Puede que sí: hacerse un hueco en las tierras vallenatas con la música u...

La canción para Beto Rada, el papá guerrero

La canción para Beto Rada, el papá guerrero

El recorrido de los años en la vida del Rey Vallenato Alberto Constantino Rada Ospino, le van pasando a lista, minando sus fuerzas y d...

Crónica: Mi propio festival

Crónica: Mi propio festival

Corría el año 1970, recuerdo que fue la primera vez que escuché hablar del Festival Vallenato. Tenía 9 años y cursaba primero elem...

Parrandita, parrandón, al son de Poncho y Emiliano

Parrandita, parrandón, al son de Poncho y Emiliano

  “La gente corre de un lado a otro tras los rumores que hay unos Hermanos llenos de música, que traen en su garganta y el digiteo...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados