Música y folclor

Valledupar no tendrá fiesta de Carnaval

Redacción

03/02/2014 - 10:50

 

Foto: Adamis GuerraLos ministros estaban presentes. Llegaban acompañados de Aníbal Martínez Zuleta y Crispín Villazón de Armas. El gobernador del Cesar, Manuel Germán Cuello Gutiérrez y el alcalde de Valledupar, Edgardo Pupo Pupo, asistieron a la coronación. Entre el jurado estaba la representante de la ciudad de Bogotá en el reinado Nacional de Belleza.

Se trataba de la coronación como reina de los Carnavales de Valledupar. Cuando portar ese título era todo un prestigio.

Doña Palmina Daza fue reina en el año 1.972. Fue ella quién nos remontó al pasado y nos recordó que hubo un tiempo en que los carnavales de Valledupar eran mucho más que maicena, desorden y caravanas descontroladas.

Aún conserva la pulsera que, por motivo de su triunfo, le regaló el gobernador Manuel Germán Cuello Gutiérrez. Le costó cinco mil quinientos pesos. Representó el barrio San Joaquín. Junto a ella participaron 14 señoritas más, hoy distinguidas damas de la sociedad vallenata.

Luego de su coronación fue escogida para representar al departamento en el reinado del Dividivi en La Guajira. El reto era mayor, se enfrentaría con las candidatas de toda la región Caribe. Fueron las primeras damas Rosita Dávila de Cuello y Nely Castro las encargadas de prepararla. Doña Palmina Daza aún recuerda la manera en la que muchas personas contribuyeron para que representara de manera acertada el Cesar.

“Yo era la hija de todos. A pesar de que no tenía los recursos suficientes no me faltó nada, por ejemplo, Consuelo Araujo Noguera me prestó desde maletas hasta joyas”, dijo.

Al final, quedó como virreina y su vestido de fantasía fue escogido como el mejor del certamen.

Han pasado 40 años. Y en Valledupar la naturaleza de la fiesta se perdió, tanto, que en los últimos dos años los carnavales han sido suspendidos y este año no será la excepción.

Según Alberto Muñoz Peñaloza, coordinador de Cultura del municipio, el crecimiento de la ciudad y la interculturalidad afectó en ese sentido. “Llegó gente a Valledupar que no conocía la tradición y tomaron la celebración del carnaval como el espacio ideal para sabotear y dar al traste con éste”, precisó.

Recordó que a principios del siglo anterior, el municipio ya celebraba el carnaval. En 1940 tomó fuerza y en diferentes sectores de la ciudad se disfrutaba sanamente de las concentraciones carnestoléndicas llamadas Guachernas.

Juan Piña era uno de los artistas que no podía faltar, así como otros de reconocida trayectoria musical. El mayor enfrentamiento entre los habitantes era por tener el mejor desfile de carroza o porque la representante de un determinado barrio obtuviera el título de reina del carnaval, contrastando de esta manera, con la escena que hace dos años se presenció, en la cual establecimientos de la zona norte de la población resultaron con vidrios rotos porque fueron apedreados por quienes decían estar carnavaleando.

“Vale la pena que se revise la conveniencia de continuarlos cuando se den las condiciones para ello”, puntualizó Alberto Muñoz Peñaloza.

Traer a la memoria de los vallenatos a través de diferentes actividades los valores culturales que prevalecían en la temporada de carnavales, es la tarea de la administración municipal.

Palmina Daza, añora esos años y se aferra a la idea de que volverán. Actualmente esta reina, madre del acordeonero Lucas Dangond, quien hace fórmula musical con Silvestre Dangond, es la presidenta del Festival de Patillal, Tierra de Compositores.

 

PanoramaCultural.com.co


0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Faustino de la Ossa, arquitecto del folclor sabanero

Faustino de la Ossa, arquitecto del folclor sabanero

Cuando todavía no había cumplido los 8 años de edad, le pidió al Niño Dios que le trajera como regalo navideño un acordeón, au...

Adolfo Pacheco completó 50 años meciéndose en La hamaca grande

Adolfo Pacheco completó 50 años meciéndose en La hamaca grande

  Hace 50 años el compositor Adolfo Rafael Pacheco Anillo estuvo buscando la fórmula precisa para unir al pueblo vallenato con el s...

El Trío de Oro - los Hijos de Sergio Moya, salvaguardando los Vallenatos de siempre

El Trío de Oro - los Hijos de Sergio Moya, salvaguardando los Vallenatos de siempre

“Es una experiencia que te lleva a dimensionar el arte en su literal expresión”, dijo hace poco alguien que los vio en acción y...

El primer directorio de profesionales de audio de Colombia

El primer directorio de profesionales de audio de Colombia

En la capital del Cesar nació la propuesta de crear la primera guía que concentrará a los técnicos y profesionales de audio de Co...

Acotaciones del libro ‘Juglares y trovadores del Caribe’ de Marina Quintero

Acotaciones del libro ‘Juglares y trovadores del Caribe’ de Marina Quintero

  “Un día le pidieron al pianista austríaco Paul Badura Skoda una opinión de la poesía de León de Greiff, y él no dijo una ...

Lo más leído

¿Existe una filosofía de las culturas prehispánicas?

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Remembranzas de un auténtico juglar: Calixto Ochoa

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Decadencia de un caudillo

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

El arroz con leche: una tradición en Latinoamérica

Jennifer Maldonado | Gastronomía

Dioses made in Colombia

Leonardy Pérez Aguilar | Opinión

Las Pilanderas, entre lo paródico y el travestismo

Álvaro Rojano Osorio | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados