Música y folclor

La fórmula del éxito, según el grupo Kvrass

Redacción

31/03/2014 - 11:12

 

El grupo Kvrass en Mayales Plaza Comercial Gafas oscuras, cadenas ostentosas, gorras y cortes de pelo extravagantes. Siempre bien afeitaditos y, por qué no, camisetas ajustadas para que resalte la línea de los pectorales. Así se caracterizan a primera vista los jóvenes integrantes de Kvrass.

El concepto visual no puede faltar en un grupo que se ha auto-proclamado campeón del “brincoleo”, entiéndase con eso un afán imparable de saltar por todas partes, hasta que la noche se acabe, aunque el piso estalle, y acompañándose siempre de un ritmo festivo, una dosis de acordeón y –lo que menos puede faltar– esos guiños a las mujeres (esas mamacitas que, en realidad, son el origen de todo enardecimiento).

Y si de éxito se debe hablar, ellos lo tienen claro. Después de 6 años dando vueltas por los escenarios de Valledupar y el resto del país, animando plazas, discotecas y colegios, la fórmula no se limita a cantar y saltar como un loco hasta que los zapatos revienten. No. Es mucho más complejo que eso.

En la presentación de su último título “La espeluká” (un adelanto del próximo Cd programado para el segundo semestre del año 2014), el grupo dio algunas claves a los presentadores del programa “Carrusel Tv”. Pero sólo algunas… No vaya a ser que otro grupo se adueñe del secreto y se presente con las mismas gafas, ese brincoleo pegajoso y sostenido, y ese “no sé qué” que hace la diferencia.

Yader, uno de los principales vocalistas del grupo, dio una primera pista anunciando el nombre del compositor de “La espeluká”. “En todas las producciones sacamos un talento nuevo de Valledupar. Por ejemplo, Daniel Salinas, el compositor de La espeluká, es nuevo”, dijo.

Ayudar a que los talentos se hagan un camino sería pues una forma de ganarse el apego del público y la industria en general. Pero no sólo eso. Y Yader lo demostró más adelante: “Uno: el éxito está en confiar en Dios. Y dos: en cantarle a lo que nadie le canta. Por ejemplo, ¿quién se iba imaginar cantar a una chica espeluká?”

Cantar distinto. Cantar apasionadamente sobre temas que no son comunes. Ésa es la idea. “Siempre estamos dando vueltas, estamos pendientes de lo que pasa en la calle. Uno tiene que cantarle a eso (a lo que está en la calle), porque todo el mundo le canta al amor. Todo el mundo le canta al despecho”, añadió Yader.

Poco después de esa breve explicación, el cantante no dudó en saludar y mantener el contacto con su público. Puede que sea esto el más importante de los ingredientes de esa fórmula secreta: “Gracias a nuestros seguidores por aceptar lo que hacemos. Y quiero decir algo: Lo hacemos con mucho respeto. Le cantamos a la mujer porque, obvio, no podemos cantarnos a nosotros mismos. Le cantamos a las mujeres y, de igual manera, las mujeres nos pueden cantar a nosotros”.

 

PanoramaCultural.com.co


0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Pedro Rock: el sentimiento vivo del rock latino

Pedro Rock: el sentimiento vivo del rock latino

  Corrían los años 90’s cuando un disco de vinilo de la banda de rock estadounidense Guns N' Roses llegó por primera vez ...

El Festival Vallenato de la UDES, en su quinta versión

El Festival Vallenato de la UDES, en su quinta versión

  Desde el año 2012 la Universidad de Santander –UDES- se dio la tarea de organizar un certamen que destaca las habilidades inte...

Acerca de un encuentro con Rolando Ochoa

Acerca de un encuentro con Rolando Ochoa

La cita no ha iniciado, pero el invitado ya está presente. Rolando no es de los que llegan tarde, todo lo contrario. Sentado en el sil...

Vallenatos en guitarra: Ciénaga y Codazzi, dos referentes magistrales

Vallenatos en guitarra: Ciénaga y Codazzi, dos referentes magistrales

  La música vallenata ejecutada con Guitarra, ha tenido un proceso evolutivo grande y de gran calado, en el ámbito musical colombia...

Un homenaje más que merecido: Dinastía López

Un homenaje más que merecido: Dinastía López

Sentado bajo la sombra de un frondoso árbol de higuito en la plaza de La Paz, Pablo se balanceaba en su taburete mientras sostenía ...

Lo más leído

Jaime Garzón, el genial impertinente

María Jimena Padilla Berrío | Periodismo

Licencia para pedir

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

El desquite de Iberia

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Las tamboras de Chimichagua ya no llevan candela viva

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube