Música y folclor

Acerca de un encuentro entre el Rey de las Letras y los Reyes Vallenatos

Redacción

25/04/2014 - 11:20

 

Gabriel García Márquez junto con Lolita Acosta, J.J. Murgas, Ciro Mendoza y Álvaro Mendoza  La historia de Gabriel García Márquez va íntimamente ligada a la literatura, pero también a la música. Y en gran parte: la música vallenata. Desde los inicios, el premio Nobel colombiano mostró su cariño y entusiasmo hacia un festival que hoy se ha convertido en la gran cita para todos los amantes de este folclor.

Cantaba con sentimiento –aunque lo hacía en círculos cerrados– y se sabía la letra de una gran parte de los vallenatos que hoy son leyenda.  Desde “El viejo Migue” hasta “La vieja Sara", pasando por “Elegía a Jaime”.

La periodista Lolita Acosta fue, en varias ocasiones, testigo de ese amor que  el escritor profesaba al vallenato. Una de ellas fue en un homenaje de la Real Academia de la Lengua en Cartagena (en marzo del 2007), en el que participaron Los Niños del Vallenato.

Pero quizás la más impactante y memorable de todas sea una cena organizada con motivo del 34º Festival Internacional Cervantino en México (Octubre del 2006). En aquel entonces, Gabo exteriorizó su naturaleza musical y compartió con Lolita Acosta y los Reyes Vallenatos, Ciro Meza Reales y Juan José Granados, una hermosa parranda.

A continuación les entregamos la crónica completa escrita por Lolita Acosta.

Al final de la gira del Cerventino

Gabo despide a Los Reyes Vallenatos

“Me saludas a todo el mundo”, me dijo al despedirnos Gabo. Había estado feliz, cantando por más de cuatro horas canciones de Rafael Escalona: -“El mejor de todos”- comentaba García Márquez al final de cada interpretación de las canciones del maestro.

Esta fue la grata sorpresa del embajador de Colombia en México, doctor Luis Camilo Osorio, para premiar la participación de los Reyes Vallenatos Ciro Meza Reales y Juan José Granados, en el 34º Festival Internacional Cervantino. A ellos y a todos los integrantes de la agrupación, el embajador nos entregó diplomas de honor. Y la cena ofrecida en su casa tuvo carácter íntimo: los más cercanos amigos, con el Premio Nobel colombiano, Gabriel García Márquez y su esposa Mercedes Barcha.

“Las aguas estaban tranquillas y ustedes vinieron a revolverlas”, le dijo Gabo a Cirito mientras finalizaba “La diosa coronada”, ese paseo poético y descriptivo del invidente compositor Leandro Díaz.

“La casa en el aire”, “El viejo Migue”, “La celosa”, El cantor de Fonseca”, “Elegía a Jaime Molina”, “La vieja Sara”, todas las canciones se iban sucediendo una tras otra y el Nobel las seguía con gesto de veterano cantante, la mano en el corazón y por los ojos saliéndosele el alma.

“Las letras me las sé todas porque yo las vi nacer cuando vendía libros en La Paz, Valledupar, Riohacha y todos esos pueblos de la Provincia”, comentaba Gabo interrumpiendo su propio canto.

No sé qué tiene el acordeón que cuando lo escuchamos se nos arruga el alma –maestro– le recordé, esa fue una frase suya. –“Eso es verdad”– me respondió. La media noche llegó muy pronto y todos debíamos regresar a casa.

Para nosotros fue la última cita de una gira de veintiocho días por este grandioso país. Veintidós ciudades recibieron el mensaje alegre y sentimental de los cantos vallenatos. El cierre no pudo ser mejor.

Queda para destacar que la gira “Reyes Vallenatos–México 2006” ha sido la mejor promoción de los últimos tiempos de Valledupar y su cultura, y en especial de su festival, al cual se invitó desde cada uno de los escenarios donde los Reyes Vallenatos ofrecieron sus conciertos.

Esta delegación agradece a todas las personas y entidades que la hicieron posible, como la Fundación Colombia Ciencia y Cultura, los doctores Rafael Valle Oñate y Ramiro y Enrique Osorio, la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia y el Colegio Gimnasio del Norte de Valledupar, así como a las innumerables personas que nos hicieron llegar sus mensajes de felicitación y apoyo.

 

Lolita Acosta
México, D.F., 26 de octubre de 2006

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Origen del Festival de la Leyenda Vallenata: un viaje en el tiempo

Origen del Festival de la Leyenda Vallenata: un viaje en el tiempo

  En 1968 el recién posesionado gobernador del naciente departamento del Cesar, Alfonso López Michelsen, le propuso a la dirigente ...

‘Así suena Cesar’, la plataforma que enseña cómo emprender en la música

‘Así suena Cesar’, la plataforma que enseña cómo emprender en la música

Vivir por y de la música es el sueño de toda persona que se dedica a este arte. Aunque en muchas ocasiones resulta complicado, es pos...

De canciones narrativas a ‘zombies’ de los festivales

De canciones narrativas a ‘zombies’ de los festivales

  Entonces, cuando la fiesta haya terminado, cuando se apaguen los micrófonos y las luces, cuando los viajeros hayan emprendido el...

Carlos Vives, de “niño malo” a “hijo prodigio” del Vallenato

Carlos Vives, de “niño malo” a “hijo prodigio” del Vallenato

  La noticia no dejó a nadie indiferente. Tras los vaticinios y pronósticos de toda índole, la Fundación Festival de la Leyenda...

El poder de una corona

El poder de una corona

No es una corona cualquiera. Sentada en un cojín acolchado rojo, y encerrada en una vitrina de cristal que recuerda las grandes coro...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

El cuento literario

Rolando Sifuentes | Literatura

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El machetazo de Pistolita

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Gabo y su compromiso con las causas redentoras de los pueblos

José Eulícer Mosquera Rentería | Pensamiento

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Hablemos de gabinete

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube