Música y folclor

Acerca de un encuentro entre el Rey de las Letras y los Reyes Vallenatos

Redacción

25/04/2014 - 11:20

 

Gabriel García Márquez junto con Lolita Acosta, J.J. Murgas, Ciro Mendoza y Álvaro Mendoza  La historia de Gabriel García Márquez va íntimamente ligada a la literatura, pero también a la música. Y en gran parte: la música vallenata. Desde los inicios, el premio Nobel colombiano mostró su cariño y entusiasmo hacia un festival que hoy se ha convertido en la gran cita para todos los amantes de este folclor.

Cantaba con sentimiento –aunque lo hacía en círculos cerrados– y se sabía la letra de una gran parte de los vallenatos que hoy son leyenda.  Desde “El viejo Migue” hasta “La vieja Sara", pasando por “Elegía a Jaime”.

La periodista Lolita Acosta fue, en varias ocasiones, testigo de ese amor que  el escritor profesaba al vallenato. Una de ellas fue en un homenaje de la Real Academia de la Lengua en Cartagena (en marzo del 2007), en el que participaron Los Niños del Vallenato.

Pero quizás la más impactante y memorable de todas sea una cena organizada con motivo del 34º Festival Internacional Cervantino en México (Octubre del 2006). En aquel entonces, Gabo exteriorizó su naturaleza musical y compartió con Lolita Acosta y los Reyes Vallenatos, Ciro Meza Reales y Juan José Granados, una hermosa parranda.

A continuación les entregamos la crónica completa escrita por Lolita Acosta.

Al final de la gira del Cerventino

Gabo despide a Los Reyes Vallenatos

“Me saludas a todo el mundo”, me dijo al despedirnos Gabo. Había estado feliz, cantando por más de cuatro horas canciones de Rafael Escalona: -“El mejor de todos”- comentaba García Márquez al final de cada interpretación de las canciones del maestro.

Esta fue la grata sorpresa del embajador de Colombia en México, doctor Luis Camilo Osorio, para premiar la participación de los Reyes Vallenatos Ciro Meza Reales y Juan José Granados, en el 34º Festival Internacional Cervantino. A ellos y a todos los integrantes de la agrupación, el embajador nos entregó diplomas de honor. Y la cena ofrecida en su casa tuvo carácter íntimo: los más cercanos amigos, con el Premio Nobel colombiano, Gabriel García Márquez y su esposa Mercedes Barcha.

“Las aguas estaban tranquillas y ustedes vinieron a revolverlas”, le dijo Gabo a Cirito mientras finalizaba “La diosa coronada”, ese paseo poético y descriptivo del invidente compositor Leandro Díaz.

“La casa en el aire”, “El viejo Migue”, “La celosa”, El cantor de Fonseca”, “Elegía a Jaime Molina”, “La vieja Sara”, todas las canciones se iban sucediendo una tras otra y el Nobel las seguía con gesto de veterano cantante, la mano en el corazón y por los ojos saliéndosele el alma.

“Las letras me las sé todas porque yo las vi nacer cuando vendía libros en La Paz, Valledupar, Riohacha y todos esos pueblos de la Provincia”, comentaba Gabo interrumpiendo su propio canto.

No sé qué tiene el acordeón que cuando lo escuchamos se nos arruga el alma –maestro– le recordé, esa fue una frase suya. –“Eso es verdad”– me respondió. La media noche llegó muy pronto y todos debíamos regresar a casa.

Para nosotros fue la última cita de una gira de veintiocho días por este grandioso país. Veintidós ciudades recibieron el mensaje alegre y sentimental de los cantos vallenatos. El cierre no pudo ser mejor.

Queda para destacar que la gira “Reyes Vallenatos–México 2006” ha sido la mejor promoción de los últimos tiempos de Valledupar y su cultura, y en especial de su festival, al cual se invitó desde cada uno de los escenarios donde los Reyes Vallenatos ofrecieron sus conciertos.

Esta delegación agradece a todas las personas y entidades que la hicieron posible, como la Fundación Colombia Ciencia y Cultura, los doctores Rafael Valle Oñate y Ramiro y Enrique Osorio, la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia y el Colegio Gimnasio del Norte de Valledupar, así como a las innumerables personas que nos hicieron llegar sus mensajes de felicitación y apoyo.

 

Lolita Acosta
México, D.F., 26 de octubre de 2006

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Alejo Durán siempre llevó el corazón y parte de su alegría en su pedazo de acordeón

Alejo Durán siempre llevó el corazón y parte de su alegría en su pedazo de acordeón

El hombre que era magdalense de nacimiento, cesarense por decreto y cordobés de corazón, regaló el mayor ejemplo de honradez la noch...

“Estoy agradecido con la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata por tenernos en cuenta”, Emiliano Zuleta

“Estoy agradecido con la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata por tenernos en cuenta”, Emiliano Zuleta

Emiliano Alcides Zuleta Díaz, ‘El gago de oro’, llegó directo a la oficina del presidente de la Fundación Festival de la Leyen...

Tras los pasos de ‘El Negro Alejo’

Tras los pasos de ‘El Negro Alejo’

“Era un trotamundos” dirán unos; un enamorador empedernido, responderán otros; fue un juglar irrepetible, expresará la mayorí...

"Patrimonio Cultural" de Jorge Oñate: expectativa Vs Realidad

El cantante Jorge Oñate, pionero como cantante -no acordeonero- con la agrupación de Los Hermanos López a finales de la década de...

Celso Guerra, custodio de la memoria fonográfica de la Música vallenata Tradicional

Celso Guerra, custodio de la memoria fonográfica de la Música vallenata Tradicional

¿En su tierra hay otros como usted?, preguntó la periodista al joven provinciano al que sus buenas relaciones habían llevado a la ...

Lo más leído

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Pacho Cabeza

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

Mi bisabuelo el campesino

Alex Gutiérrez Navarro | Literatura

Julio Cortázar: encuentro en Caracas

Gabriel Jiménez Emán  | Literatura

Manteca, de Mongo-Chano-Dizzy: un gran capítulo del Latin Jazz

Gustavo R. Cogollo Bernal | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados