Música y folclor

Un desfile de piloneritas pasado por agua

Redacción

26/04/2012 - 11:07

 

Una pilonerita con su madre Miércoles 25 de abril del 2012. El primer desfile del Festival Vallenato llega con ese rumor que acompaña los grandes eventos. Madres, padres y demás familiares, acompañan a sus hijos en la primera gran fiesta popular tras varias semanas y meses de preparación.

Las piloneritas y piloneritos llegan ataviados con las vestimentas tradicionales. Ellas despliegan sus colores vivos y ellos un blanco ceremonial. Todos están listos para el desfile anual y, salvo la edad, pocas son las diferencias con los grupos del día siguiente.

Pasadas las 3 de la tarde, con el calor inevitable del mes de abril, empieza la danza del pilón. Los grupos emprenden su marcha en la carrera 19 donde los palos de mango brindan un cobijo para el sol aplastante.

La euforia se propaga por las calles con una facilidad descomunal. Miradas, palmadas y carcajadas acompañan los contoneos de los jovencitos que siguen al pie de la letra las coreografías ya cien veces ensayadas.

La sensación de placer es tan grande que parece imparable. La danza del Pilón y los niños conforman una alianza de grandes emociones: inocencia y sencillez, euforia y sinceridad. Así pues, el espectáculo es un verdadero divertimiento, sobre todo para los padres que ven en sus hijos todo lo que ellos quieren ver: dedicación y talento, orgullo y belleza.

Sin embargo, algo se avecina y amenaza con poner fin a este momento de fervor. Muchos dicen que la lluvia es inevitable en los días de festival en Valledupar y parece que el cielo les esté dando la razón.

Poco antes de las 4 de la tarde, el cielo empieza a tronar y, si bien las sonrisas se mantienen en los rostros, el temor ahora aparece en los ojos. ¿Habrá o no desfile? ¿Llegarán los piloneritos al centro comercial Guatapurí?

La respuesta es inmediata. El aguacero lo aclara todo y, de repente, el desfile se interrumpe. Los palos de mango ya no sirven para proteger del sol sino para resguardar del agua y debajo de ellos se concentran familias enteras. En las esquinas, farmacias y otros locales que ofrecen espacios protegidos se ven inundados de personas a la espera de que la intemperie se apacigüe.

El Festival ya empezó para los más pequeños y la lluvia les acompañó. Nos queda un consuelo y es que, según las estadísticas de mucha gente, nunca suele llover dos días seguidos…

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Primeros asistentes del VI Mundial de Acordeones de Valledupar

Primeros asistentes del VI Mundial de Acordeones de Valledupar

A cuatro meses de celebrarse el sexto Encuentro Mundial de Músicas de Acordeón en Valledupar (previsto del 4 al 7 de junio 2014), las...

Guitarras a media noche

Guitarras a media noche

  Les parecerá extraño que, en un pueblo como el mío, donde la tradición musical y dancística era y sigue siendo la Tambora, hub...

El Festival de Patillal abre inscripciones para sus concursos

El Festival de Patillal abre inscripciones para sus concursos

El 24 Festival Tierra de Compositores de Patillal (municipio de Valledupar), previsto para el 23 al 25 de diciembre 2012, anuncia que a...

Abre el concurso para el afiche promocional del Festival Vallenato

Abre el concurso para el afiche promocional del Festival Vallenato

Como cada año, el Festival Vallenato entra en su periodo preparatorio y en la creación de la imagen de su próximo evento. En esta f...

La Salsa en Puerto Rico: los inicios de un gran fenómeno

La Salsa en Puerto Rico: los inicios de un gran fenómeno

  A diferencia del ambiente de la diáspora latina y especialmente de la colonia boricua en Nueva York, Puerto Rico no desarrolló ta...

Lo más leído

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Los inicios de la cerveza en Colombia

José Luis Hernández | Historia

Jairo Varela, el que consolidó la identidad de la salsa colombiana

Enoin Humanez Blanquicett | Música y folclor

El machismo en las canciones vallenatas

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Adiós, Caño lindo. Adiós panorama delicioso de los llanos

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Adiós a los clanes

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados