Música y folclor

Rita Fernández: “Los artistas vivimos dos veces”

Redacción

08/08/2014 - 12:10

 

Rita Fernández Padilla Hay algo en Rita Fernández Padilla que subyuga. Algo que tiene que ver con su forma de ser, de vivir y de concebir la música.

Ya en una nota anterior habíamos sacado a relucir la esencia poética de la autora del himno de Valledupar, pero cada encuentro es una fuente exclusiva de anécdotas, y en un conversatorio organizado en la Biblioteca Departamental volvimos a ser testigos de ese lirismo artístico que vibra con cada palabra.

Rita Fernández es antes de todo esa persona que vive por y para el arte, que contempla las maravillas de la vida y lo expresa con toda la paz del mundo. Esa paz es la que fascina. Gracias a ella no teme decir las cosas como las siente, y siempre con una sonrisa.

“Pudo más la libertad poética que un matrimonio”, explica la compositora después de anunciar su soltería. No fue por accidente ni por imposición, sino porque ella decidió que nadie la limitaría en su creación.

De joven, cuando participaba en distintas agrupaciones musicales, ella percibió que las parejas podían constituir un impedimento para el crecimiento personal y creativo. Los grupos femeninos iban diluyéndose por culpa de unos novios que influían directamente en el rendimiento y en el compromiso.

Ella, sin embargo, lo tuvo siempre muy claro: viviría para la música. Y no por falta de hombres, sino porque su alma poética le exigía esa libertad que requiere la inspiración y la creación. Entonces, logró combinar dos elementos que hoy prevalecen en su vida: su fe en Dios y su amor por la música.

“Mi convento es la música”, expresó Rita antes de explicar que con la música y la composición, descubrió una forma de disfrutar de cada instante, de vivir plenamente. “Los artistas vivimos dos veces –manifestó–: la vida del alma y la vida del cuerpo”.

En cuestiones religiosas, Rita Fernández reconoció acudir relativamente poco a misa, pero que eso no le impedía tener una vida espiritual especialmente rica. “No soy misera, pero sí soy mujer de reflexión, de oración. Tengo una sintonía permanente con Dios”.

La clave de su estado de plenitud puede resumirse con una palabra: agradecimiento. “Vivo en un estado de gratitud infinito –explicó– que me hace sentir tal vez la mujer más feliz del mundo”. Y con ese estado de agradecimiento, Rita compartió algunos de sus temas más conocidos y nos adelantó la noticia de una producción que debería llegar en breve…

 

PanoramaCultural.com.co



0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El bolero inmortal (IV)

El bolero inmortal (IV)

El rastro del bolero indica un ancestro desde la canción española en el siglo XIX, con herencias de la romanza francesa, las arias ...

Aníbal Velásquez: 80 años de magia y transgresión en el acordeón

Aníbal Velásquez: 80 años de magia y transgresión en el acordeón

Aníbal Velásquez Hurtado, barranquillero de nacimiento, multiinstrumentista, decididamente acordeonero de tiempo completo y fronter...

El primer trofeo de Alejo Durán se convirtió en herencia familiar

El primer trofeo de Alejo Durán se convirtió en herencia familiar

Después de coronarse como Rey Vallenato en el Primer Festival de la Leyenda Vallenata realizado del 27 al 29 de abril de 1968 donde fu...

Tite Curet Alonso, patrimonio cultural caribeño (II)

Tite Curet Alonso, patrimonio cultural caribeño (II)

Sólo con las trece canciones mencionadas en el artículo anterior, Don Tite, a fuerza de haberse instalado en el inconsciente colectiv...

Simón Olano: “Quiero ser único”

Simón Olano: “Quiero ser único”

Era una noche cálida en Cartagena. Los luceros y la luna estaban presentes, pero la plaza de Bolívar opacó su resplandor por un inst...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados