Música y folclor

Robert Oñate, puro sentimiento en pleno Festival

Redacción

28/04/2012 - 11:37

 

Robert Oñate y su hijo durante el programa Vallenato FansCon un paso lánguido y una mirada escrutadora, Robert Oñate se instala en el plató de Vallenato Fans. El presentador, Coco Ramos, lo acoge con un apretón de manos y le indica el sitio que debe ocupar.

En el aire siguen resonando las palabras del director alemán de la Hohner, el señor Wlessow, quien ha venido especialmente a Valledupar para disfrutar del Festival Vallenato. Es la tercera vez que viene y, sin lugar a dudas, no será la última. “El Festival es la mejor fiesta del mundo”, dijo con una claridad alemana, así como suenan sus acordeones.

Si existe un compositor que vive cada canción que interpreta, que expresa abiertamente su júbilo, ése es Robert Oñate. Nada más iniciar el programa, el cantante interpreta uno de los temas que más han brillado en su largo recorrido: “¿Por qué callas?”

De pie, ante la audiencia, el compositor parece transformarse. De repente, canta con una expresividad que contrasta con su entrada discreta y comparte su composición con el público, como si fuera la primera vez. Los espectadores lo acompañan y, aprovechan una pausa para aplaudirlo.

Nacido en El Molino (La Guajira), Robert Oñate hace parte de esos compositores que dan importancia a cada verso, a cada palabra. Cuando le preguntan cómo hace para componer un tema como “¿Por qué callas?”, él responde que un compositor tiene que sentir lo que hace. “Tengo que estar enamorado para hacer una canción”, concluye.

Ese apasionamiento se percibe en su mirada, su sonrisa y sus gestos. También en los comentarios que dedica a sus hijas y a su hijo Robby que lo acompaña a la guitarra.

“Robby hace parte de la nueva generación. De la nueva ola”, explica Robert antes de referirse a la sangre como el elemento que guía los pasos de cada uno. Padre e hijo se dedican a la música. Ambos sienten una necesidad desbordante de expresarse a través de ella.

Ese sentimiento que expresa Oñate es quizás también lo que le invita a ser perfeccionista y no ser tan prolífico como otros compositores. En total, sólo graba anualmente 6 o 7 temas con los cantantes con quien mantiene una relación cercana (Silvio Britto, Beto Zabaleta, Iván Villazón, etc…).

En sus intervenciones, Robert se muestra orgulloso y apegado a su tierra. La Guajira es la madre de muchos artistas famosos. “Yo nací en un pueblo hermoso –expresa el compositor emocionado–. Equiparo mi tierra a una mujer. Por eso, le canto con amor”.

El festival vallenato es para Robert Oñate la ocasión de encontrarse con el pueblo vallenato y sentir ese fervor en torno a la música que tanto quiere. Entre varias confidencias, el cantante nos revela que está trabajando en un proyecto musical que debería salir al mercado a mediados de julio de este año. Unos pocos meses de espera.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Concierto de Navidad en el Primero de mayo de Valledupar

Concierto de Navidad en el Primero de mayo de Valledupar

Para este sábado 22 de diciembre a partir de las 8:00 de la noche en el atrio de la iglesia San José Obrero del barrio Primero de may...

Ibagué, mucho más cerca del Festival Vallenato

Ibagué, mucho más cerca del Festival Vallenato

Reconocida como la capital musical de Colombia por auspiciar el prestigioso Festival Nacional de Música Colombiana, Ibagué se convirt...

Los mil y un ojos de Leandro

Los mil y un ojos de Leandro

Eran los tiempos de Matilde Lina, la misma que “cuando camina, hasta sonríe la sabana” y de aquellos lugares que “ya tienen su D...

El museo del vallenato

El museo del vallenato

Inmortalizar el sentimiento que inspiró Diomedes Díaz a componer  “Canto celestial” como despedida a su compadre Juancho Rois;...

El poeta de Villanueva

El poeta de Villanueva

  La semana pasada que inicié esta serie de homenajes a grandes compositores vallenatos, recibí todo tipo de comentarios en mis red...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Tankas, versos de sexo subliminal

Elena Puchalt Ruiz | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

La sinfonía de Margladys

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

No hay orden

Andy Romero Calderon | Opinión

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube