Música y folclor

La piquería o el máximo duelo de los verseadores

Redacción

29/04/2012 - 13:26

 

Duelo de piqueria en la feria ganadera de ValleduparEntre los múltiples concursos de músicos y compositores que animan el Festival Vallenato, existe uno dirigido especialmente a los verseadores: esos creadores capaces de improvisar en un tiempo limitado y construir unas imágenes insólitas con sus versos. Ese concurso pone la palabra y la rima en el centro de todas las miradas para el gusto de los espectadores.

Durante el festival, los verseadores se reúnen a diario en la Feria ganadera, después del concurso de la canción inédita. Ahí se entregan a una serie de duelos que les permitirá ser reconocidos como los máximos representantes de la región.

En la tarima, frente a un jurado conformado por tres personas y un público atento al mayor tropiezo, los concursantes se lanzan en un juego de creatividad y rapidez. El primero en subir es el que define el tema. Es un honor que no suele discutirse.

A continuación, los contrincantes deben producir 4 versos e hilvanar unas historias cautivadoras. Este año, la gran mayoría de las temáticas se han centrado en el homenajeado Calixto Ochoa. Un Rey que ha sabido recrear paisajes y emociones con una incomparable sensibilidad.

Desde el principio, la piquería se presenta como un duelo atractivo y sutil. Los verseadores se posicionan en lo alto de la tarima, uno al lado del otro mirando la audiencia con el micrófono en mano, y, tras el anuncio del presentador, empiezan su labor.

Con frecuencia, los verseadores hacen referencia a sus capacidades y talentos. Se presentan a sí mismos como individuos destacados para así dejar al otro contrincante el reto de posicionarse mejor.

Frases como “Yo soy muy listo”, o “soy el mejor”, o incluso “soy superior”, son comunes en este espacio en el que cabe el culto a la persona. Muchas veces, el público responde favorablemente a esas muestras exageradas de confianza ya que obligan el adversario a adoptar una posición irónica, crítica, o igual de auto-halagadora.

Algunos participantes suelen adoptar un tono de voz rasposo, áspero o intimidante, para maximizar la rivalidad del encuentro. Otros optan por un tono más llano y tranquilo, echan flores al público y describen momentos líricos.

Todo cabe en las piquerías salvo 3 normas estrictas que deben ser respetadas al pie de la letra. Primero no se puede halagar al jurado. Segundo, no se puede decir obscenidades y, tercero, queda prohibido faltar al respeto del rival y de los asistentes.

Entre las figuras más representativas de las piquerías, destacamos a José Bornacelli: un triple Rey de la piquería, conocido como “El hombre libre”. Recalcamos a Rubén Toncel, un verseador audaz y veloz, popular debido a algunos deslices irreverentes que causaron cierta reprobación. Finalmente, William Castrellón Felizzola es el ganador de la última edición en 2011.

En la actualidad se trabajado duramente  para que la piquería vuelva a ser una expresión distinguida y atractiva del Festival Vallenato. Al igual que los acordeoneros, los verseadores se merecen toda la admiración del público.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Martín Maestre, padre musical de Diomedes Díaz

Martín Maestre, padre musical de Diomedes Díaz

El miércoles primero de agosto de 1979 marcó para siempre la vida de Adriana Josefa Sarmiento Loperena, nacida en La Junta, La Guaj...

Encuentros que le aportan contenidos al Festival Vallenato

Encuentros que le aportan contenidos al Festival Vallenato

  El dramaturgo Boris Serrano encontró en su arte teatral de gestos sin palabras la manera efectiva para contar la música vallena...

La noche que Gabo cantó vallenatos en Valledupar

La noche que Gabo cantó vallenatos en Valledupar

La noche del sábado dos de mayo de 1992 debajo de la tarima Francisco El Hombre de la Plaza Alfonso López de Valledupar, Gabriel Garc...

Hernán Ariza, el más fiel amigo de Diomedes Díaz

Hernán Ariza, el más fiel amigo de Diomedes Díaz

Una tarde, un joven de 16 años que estaba en el caserío de Badillo se acercó a pedir un chance para llegar hasta San Juan del Cesa...

Mayté Montero, la reina de la gaita

Mayté Montero, la reina de la gaita

“Sin música la vida sería un error” Friedrich Nietzsche Las mujeres de mi tierra Hablar de las mujeres es incluirse en un univ...

Lo más leído

Las 5 canciones más queridas de José Barros

Redacción | Música y folclor

José Barros navega en La Piragua del recuerdo

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

El tabaco: una historia americana

María Solórzano | Historia

Historias de amores: John Lennon y Yoko Ono

Juan Carlos Boveri | Ocio y sociedad

Una experiencia inolvidable: Escalona en París

Clemente Arturo Quintero Castro | Música y folclor

Julio Cortázar: el mejor saxo alto

Fabio Martínez | Literatura

El Partido Conservador: “el bobo del pueblo”

Eddie José Dániels García | Historia

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados