Música y folclor

Gustavo Osorio, el atleta incansable del folclor vallenato

Redacción

16/09/2014 - 10:10

 

Gustavo Osorio, el atleta incansable del folclor vallenato

Gustavo Osorio Entre las carreras de atletismo y lo que hace el Rey Vallenato Gustavo Osorio, hay pocas diferencias. Trotar en un pista en contra del viento e interpretar la música vallenata en los escenarios más frecuentados de Colombia una semana tras otra, son deportes que se respetan.

Y en la categoría de Rey con gran resistencia cardiaca y pulmonaria: Gustavo Osorio ya ha demostrado ser uno de los músicos más entrenados. Hasta los maratonianos más laureados de Kenia y Etiopia lo ven como un posible rival.

Desde hace cuatro meses, cuando se coronó como Rey Vallenato en el 47 Festival Vallenato, el acordeonero no ha cesado un instante. Vive pegado a su instrumento, sin soltarlo, como si se lo fuesen a robar (y de hecho, vale la pena preguntarse cómo lograron robárselo a principios de julio: ¿estaría pensando en cambiar de acordeón?).

Todo empezó en el pueblo que lo vio nacer: Río de Oro (Cesar), donde fue recibido como un héroe tras llevarse el máximo premio en la ciudad de Valledupar. Allí llegó con un acordeón que regaló a un paisano de joven edad y se llevó el calor de todo un pueblo.

Acompañado de la mejor arma (el cariño de su gente), El Rey rejuveneció de repente. Perdió 15 años en un instante y se metió en la cabeza la meta de llevar la música vallenata a cualquier rincón de este poblado país.

En el entorno de la Fundación del Festival de la Leyenda Vallenata, trataron de calmarlo para evitar futuras desilusiones y, sobretodo, una herida grave en un brazo. Ya en el pasado, más de un Rey se obsesionó con llevar la música vallenata a cada pueblito de Colombia, pero Gustavo Osorio estaba seguro con su propósito: iba a presentarse en todos los pueblos de Colombia. Todos.

Algún entendido apareció con cifras pertinentes: en Colombia existen más de 1000 municipios repartidos en 32 departamentos, y la mayoría sólo accesibles por caminos de tierra o carreteras en un estado deplorable. Sin embargo, el Rey Vallenato no oyó la advertencia (o no quiso oírla).

Así es como se lanzó en la aventura que hoy lo está manteniendo en un estado de continua alerta (no hay que perder el ritmo en una maratón). Primero se presentó en la ciudad de Santa Marta (ciudad donde reside habitualmente) y luego continuó con Bogotá, Barranquilla, Cartagena, Tunja, Cúcuta, Ocaña y Villa de Leiva.

En la Fundación del Festival Vallenato, todos se quedaron boquiabiertos. De hecho, en las oficinas ya abrieron apuestas sobre cuál será el primer día de reposo del Rey Vallenato. Los más astutos escogen el 25 de diciembre.

En ese contexto, no sorprende que el Rey Vallenato haya aceptado viajar a México (Monterrey) para comprobar que allá también se están siguiendo las directrices que impone el folclor vallenato.

De ahí volvió más motivado todavía y eso acrecentó las inquietudes de algunos seguidores que consideran que el ser humano tiene sus límites. “¿Será un extra-terrestre?”, se atrevió a manifestar uno de ellos.

Preguntado sobre esa capacidad para promover su querido folclor, el Rey Vallenato aclaró las dudas y mostró su faceta más responsable y comprometida: “La verdad es que cuando me convocan respondo porque mi misión es llevar el mensaje del vallenato raizal. Y así será por siempre porque me debo al vallenato y siempre contestaré presente”.

Ya no cabe duda. A este ritmo, el Rey terminará siendo Emperador.

 

PanoramaCultural.com.co

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Monterrey y Valledupar, unidas por un mismo sentimiento

Monterrey y Valledupar, unidas por un mismo sentimiento

Ya sabíamos que México era un destino destacado para apreciar las músicas de acordeón pero la noticia más reciente es que la ciuda...

Mr. Vallenato

Mr. Vallenato

  Mr. Vallenato, o Jorge Villarreal, como realmente se llama este méxico-vallenato nacido en Edinburg (Texas), es un virtuoso int...

La magia de la tambora irradia a Valledupar

La magia de la tambora irradia a Valledupar

Finalizado el mes de septiembre, la tambora, una de las expresiones musicales y culturales de mayor acervo en la región cesarense, se ...

Diomedes Díaz o el reflejo de una filosofía costeña en el vallenato

Diomedes Díaz o el reflejo de una filosofía costeña en el vallenato

  En Colombia, culturalmente hablando, han cohabitado históricamente dos países bien definidos: el país andino y el país caribe. ...

Una tarde de rock con Sol de Marte en Valledupar

Una tarde de rock con Sol de Marte en Valledupar

El rock en Valledupar siempre ha sido una vertiente musical minoritaria, con un marcado carácter contestatario ante el tradicional con...

Lo más leído

¿Qué es la oralidad?

Javier Zamudio | Patrimonio

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

Leandro Díaz y las mujeres de sus canciones

Redacción | Música y folclor

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Los mil y un ojos de Leandro

Henry Vergara Sagbini | Música y folclor

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados