Música y folclor

El retrato inolvidable de Colacho Mendoza

Juan Rincón Vanegas

27/09/2019 - 05:40

 

El retrato inolvidable de Colacho Mendoza
Colacho Mendoza / Foto: archivos PanoramaCultural.com.co

 

Cuando Nicolás Elías Mendoza Daza creyó que su corazón tenía la edad precisa para amar, tomó la determinación de hacerlo, y en esa ocasión no lo demostró con notas de su acordeón, sino con un retrato, para que la joven escogida tuviera su imagen a primera vista.

Ella, Fanny Lourdes Zuleta Fernández, lo recibió y lo guardó como el más grande tesoro, no sin antes decirle que “Sí”. Esa respuesta puso de fiesta al corazón del gran ‘Colacho’ Mendoza, quien desde ese instante comenzó a edificar ese amor que llegó hasta el final de sus días, el 27 de septiembre de 2003 a las 10:45 de la mañana.

El retrato fue el verdadero pasaporte para comenzar más feliz que nunca su vida artística, con la cual cosechó los mejores triunfos desde su llegada a Valledupar procedente de su tierra natal, Caracolí Sabanas de Manuela, La Guajira.

Es así como el siguiente paso, después de dos años de amores y tener el visto bueno de los padres de su amada: Marcos Zuleta y Delfina Fernández, pasó a casarse con Fanny el 15 de agosto de 1962, hecho que motivó una canción de su inseparable amigo Rafael Escalona.

Entristecido quedó Escalona

porque Fanny se llevó a ‘Colacho’

mírenla, vestida de blanco

con su velo y su corona.

Al llegar a Valledupar, ‘Colacho’ Mendoza tuvo la mayor acogida por parte de la familia Pavajeau Molina, y poco a poco comenzó a escribir su historia musical que lo puso en el máximo pedestal cuando en 1969 se coronó como Rey Vallenato al lado del cajero Rodolfo Castilla y el guacharaquero Adán Montero. En esa ocasión, interpretó el paseo ‘La guacamaya verde’ (Luís ‘Pitirri’ Castrillón); el merengue‘La Pule’ (Emiliano Zuleta Baquero); el son ‘Elvirita Armenta’ (Simón Salas) y la puya ‘Cuando el tigre está en la cueva’ (Juan Muñoz).

Dieciocho años después, se coronó como primer Rey de Reyes del Festival de la Leyenda Vallenata, y en esa oportunidad lo acompañaron en la caja Pablo López y en la guacharaca Virgilio Barrera. Presentó el paseo ‘La creciente del Cesar’, el merengue ‘La brasilera’, el son ‘Las vacaciones’, todos de la autoría del maestro Rafael Escalona, y la puya ‘Cuando el tigre está en la cueva’, de Juan Muñoz.

Su hazaña musical la redondeó al grabar con los cantantes vallenatos Jorge Oñate, Poncho Zuleta, Diomedes Díaz, Iván Villazón, Silvio Brito, Alberto Fernández Mindiola, Carlos Lleras Araújo, Pedro García, Ivo Díaz, y cerró con Adalberto Ariño.

Las exaltaciones a ‘Colacho’ Mendoza como músico vinieron de todas partes: comenzando por Alfonso López Michelsen, Rafael Escalona Martínez, Consuelo Araujonoguera, y terminando con Gabriel García Márquez, quien dijo: “Bastaba que ‘Colacho’ tocara un vallenato de Escalona para que fuera maravilloso, sin más pruebas que el poder de su talento y la autoridad de su voz”.

En el universo vallenato quedaron regadas por montones las notas del acordeón de este juglar inigualable que se ganó el cariño de todos, como el de su colega y amigo Emilianito Zuleta Díaz, quien le regaló una canción:

Es difícil componer una canción

y ponerle el sentimiento que uno quiere

componerla con todito el corazón

y buscarle una apropiada melodía,

por eso es que yo hago esta composición

dedicada para Nicolás Elías

que nació fue pa’ sabé tocá acordeón

y esa es la nota que emociona al alma mía.

El hijo de ‘Colacho’

En esas travesías del amor por los vericuetos del sentimiento llegó al hogar de ‘Colacho’ y Fanny, el 24 enero de 1964, el hijo que le seguiría los pasos en la música: Wilber Nicolás, quien se convirtió en Rey Vallenato en el año 2013, y su primer acto fue visitar la tumba de sus padres en el cementerio Jardines del Ecce Homo de Valledupar.

En medio de la emoción infinita, y de rodillas sobre ese pedazo de tierra le pidió a sus compañeros de hazaña, el cajero Aníbal Alfaro Simanca y el guacharaquero Wilman Jaimes Barbosa, que lo acompañaran a dedicarle a sus viejos la canción que más les gustaba: ‘La vieja Sara’, del maestro Rafael Escalona.

“Cuando mi padre la interpretaba, mi madre lloraba. Era su canción preferida”, dijo Wilber con la nostalgia dibujada en el rostro al recordar a los dos seres que le marcaron el camino.

El retrato inolvidable…

Una tarde del mes de abril de 2004, cuando Fanny Zuleta volvió a retroceder el tiempo, debido a que el 37 Festival de la Leyenda Vallenata se hizo en homenaje a ‘Los grandes’: Consuelo Araujonoguera, Alfonso López Michelsen, Rafael Escalona Martínez y Nicolás‘Colacho’ Mendoza, sacó de un viejo baúl los recuerdos gráficos y apareció la famosa foto que tenía una dedicatoria: “Para mi inolvidable Fanny, de parte de su novio que no la olvida un instante”.

Al final de la entrevista, y como agradecimiento por preocuparme por las cosas del folclor vallenato, y por su eterno enamorado ‘Colacho’, me hizo depositario de ese recuerdo inolvidable.

Hoy, todavía observo el retrato de ‘Colacho’ Mendoza, joven y lleno de vida, y lo pinto con su timidez, con sus  detalles, con su sombrero, con sus melodiosas notas de acordeón, pero más como lo describió Fanny: en su habitación viendo en la televisión el programa ‘El chavo del 8’, que lo hacía reír a carcajadas.

Ese era ‘Colacho’ Mendoza, al que su compañero Ivo Luis Díaz, el hijo de Leandro, definió en una magistral canción como “el acordeonero más noble del Valle”.

 

Juan Rincón Vanegas

 

Sobre el autor

Juan Rincón Vanegas

Juan Rincón Vanegas

Cultivo de folclor vallenato

Periodista, escritor y cronista, natural de Chimichagua, Cesar y ganador de distintos premios de periodismo con historias del folclor vallenato y sus distintos personajes. Actualmente se desempeña como Jefe de Prensa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

@juanrinconv

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Francisco el Hombre y Florentino, dos leyendas y dos géneros musicales

Francisco el Hombre y Florentino, dos leyendas y dos géneros musicales

  El llanero era catire (mono), esbelto y muy serio; el costeño, mulato, simpático y dicharachero. El primero era dócil, pragmáti...

Willie Rosario, el rey del ritmo: un libro para saborear los mejores tiempos de la Salsa

Willie Rosario, el rey del ritmo: un libro para saborear los mejores tiempos de la Salsa

  Willie Rosario, también conocido como "Mister Afinque", es un reconocido músico y compositor puertorriqueño de música salsa. A ...

Las mujeres se abren espacio en la música vallenata

Las mujeres se abren espacio en la música vallenata

“No buscamos competir con los varones pero sí que se abra un mayor espacio para nosotras”, son las palabras de Rita Fernández Pad...

El Festival Vallenato y el concurso de la “Casa festivalera”

El Festival Vallenato y el concurso de la “Casa festivalera”

Hace seis años nació el concurso de ‘La Casa Festivalera’, una iniciativa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata que...

Con el vallenato a todos les va bien menos a los juglares

Con el vallenato a todos les va bien menos a los juglares

  Aunque parezca mentiras y a pesar de los casos que se pueden contar con los dedos de las manos, ni la administración de la cultu...

Lo más leído

La iguana: un símbolo de la costa Caribe

Redacción | Medio ambiente

Los grandes enemigos de Simón Bolívar

Ramón Urdaneta | Otras expresiones

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

Una raíz y dos piedras

Giancarlo Calderón Morón | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados