Música y folclor

La garra vallenata

Fabio Fernando Meza

29/10/2014 - 11:10

 

En algunos sitios de la costa se rumora sin poder probarlo que la canción “Mi pueblo natal” grabada por los Hermanos Zuleta en 2006 en el álbum “Cien días de bohemia” y que firma el salsero y compositor del grupo Niche ya desaparecido, Jairo Varela, es en realidad de la autoría del compositor vallenato Carlos Huertas. Y hay todo un mosaico para refrescar la memoria de que éste no es ni será el único caso. He aquí algunos de tantos:

La canción “El Humanitario” que rompe el CD de Sólo Clásicos de Peter, no es de Calixto Ochoa, quien la firma. Esta canción es de un rico hacendado de la población de El Difícil, Magdalena, don José Ospino Hernández; la canción “Mi Salvación” que firma y canta Poncho Zuleta, se dice por la región del Valle que en realidad es de Álvaro Cabas. De igual manera, el merengue “Emma González” que canta y firma el mismo cantante, el verdadero padre es Julio Oñate Martínez.

Abel Antonio Villa también firmaba canciones sin saber ni cómo ni cuándo fueron inspiradas. Por ejemplo, el son “Zoila”, los paseos “El Higuerón”, “Amalia Vergara”, “Soy de la Montaña”, “Isabel Martínez”, “La Camaleona”, son en realidad canciones de José Antonio Serna, Sebastián Guerra, Rafael Almeida, Antonio Llerena, Germán Serna y Leandro Díaz, respectivamente.

Alejo Durán firma “Alicia Adorada” y “Sielva María” sin ser autor de esas canciones. Sus autores reales son Juancho Polo Valencia y Germán Serna. La canción "Altos del Rosario" es la música de "Los Guayabos de Manuela" de autoría de Pacho Rada.  Alejandro Durán lo reconoció más tarde y para reparar el daño, grabó también "los Guayabos de Manuela".
La autoría de la canción “De Mi Propia Raza”, que firma y canta Diomedes Díaz, es reclamada por un músico venezolano. De la canción "El turpial" que aparece bajo la firma de Diomedes Díaz y que grabó su hijo Rafael Santos,  el compositor caleño Mario Fonseca dice que él es su creador. Pero también confiesa sin vergüenza que él se la vendió en un millón de pesos al cantante Diomedes.  

El merengue “Juana Bautista” grabado por los Hermanos Zuleta  y por los Hermanos López no es de Tobías Enrique Pumarejo, sino de Andrés Montúfar.
Pero hay excepciones. Hay en la confraternidad del vallenato lo que puede llamarse “robo consentío” y sucedió con la canción “El Indio Manuel María” cuyo autor es Escolástico Romero, papá de Israel. Pero en una parranda que él sostenía con su compadre Emiliano (era padrino de Emilianito) a éste le gustó la canción y ofreció comprársela. El patriarca tuvo un gesto noble: “compa, se la regalo”. Y desde entonces aparece con la firma del viejo Emiliano.

Felipe Peláez reclama la autoría de la canción “Ahí viene ahí va” que firma y canta Silvestre Dangond.

La famosa canción “Grito Vagabundo” que firma Guillermo Buitrago en realidad es de la autoría de Ventura Díaz Ospino, un  hijo de El Difícil, Magdalena.

Esteban Montaño, músico de Santa Marta, siempre reclamó la autoría de la canción “Cumbia Cienaguera”” que firma Luis Enrique Martínez.

Un músico de Barrancabermeja reclama ser el autor de la canción “Cuidado con Judas” que firma Dagoberto Osorio y grabó Silvestre Dangond

Se dice también que algunas de las  canciones que firma Fabio Zuleta Díaz, en realidad eran de Héctor, su hermano. En fin. Esto de reclamos de derecho de autor tiene tanto de largo como de ancho, porque a decir verdad también se da el caso de que el autor original vende la canción y cuando ve que es éxito comienza a reclamar con patadas de ahogado cuando ya para qué...

Hay autores que no reclaman. Por ejemplo, el ganadero de El Difícil dice que “él no necesita de esa vaina”. Otros, todavía libran batallas legales para que se les reconozca la autoría; otros, nunca reclamaron nada; otros, sí han ganado la batalla jurídica y en los créditos de las respectivas canciones cuando se hacen nuevos tirajes aparece la corrección y Sayco les cancela sus regalías. Por ejemplo, las canciones que en realidad son de Germán Serna y la canción “La Víspera de Año Nuevo” que antes aparecía firmándola Guillermo Buitrago, quien la canta, y es en realidad de Tobías Enrique Pumarejo, como actualmente aparece, entre otras.

Ojalá a todos aquellos desconocidos compositores a quienes les hayan hurtado sus creaciones y se han vuelto famosas por su letra y melodía se las devuelvan porque no es justo que quienes aparecen firmándolas “reciban indulgencias con camándulas ajenas”.

 

Fabio Fernando Meza

fafermezdel@gmail.com

 

Sobre el autor

Fabio Fernando Meza

Fabio Fernando Meza

Folclor y color

Cronista colombiano originario de San Fernando (Santa Ana, Magdalena). En esta columna encontrar textos sobre la música vallenata, su historia y sus protagonistas, así como relatos cortos que han sido premiados a nivel nacional e internacional.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Jorge Nain Ruiz: “El Festival ya no es de nosotros. Es de Colombia”

Jorge Nain Ruiz: “El Festival ya no es de nosotros. Es de Colombia”

El abogado y columnista Jorge Nain Ruiz llegó al Tercer Encuentro Nacional de Investigadores de la Música Vallenata con el fin de dar...

¿De dónde vienen las canciones?(4)

¿De dónde vienen las canciones?(4)

  El prestigio de la música latina en New York se inicia en la década de los 40, y, naturalmente, desde allí al resto del mundo....

"El Rey de Reyes tiene que hacerse como lo creó Consuelo Araújo"

A pocos meses de cumplirse los 50 años del Festival de la Leyenda Vallenata, los grandes compositores se expresan sobre su trascende...

Andrés Beleño, el primer rey de la piqueria

Andrés Beleño, el primer rey de la piqueria

Ante mi insistencia por conocer el secreto de su talento, Andrés Beleño responde con versos. “Pa´ decíle la verdad, porque cant...

Elver Díaz, el defensor de una gran dinastía

Elver Díaz, el defensor de una gran dinastía

El Cacique de La Junta y su hermano, Elver, se parecen en muchos aspectos. Ambos sonríen con frecuencia, cantan con una pasión desbor...

Lo más leído

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Por el mismo camino

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

La independencia del Caribe colombiano (1810-1821)

Adelaida Sourdis Nájera | Historia

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

Una cultura poetizada

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Enrique del Carmen Campo Blanco: el tamborero mayor

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Un pueblo con dos patronos

Diógenes Armando Pino Ávila | Patrimonio

Síguenos

facebook twitter youtube