Música y folclor

Fredys Montero Cabello, hombre de alma inolvidable

Juan Rincón Vanegas

31/10/2014 - 07:00

 

Fredys Montero Cabello

En medio de todos los recuerdos suscitados por el familiar, padre, hermano, amigo y compañero Fredys Alberto Montero Cabello, se conmemoró el primer aniversario del fallecimiento del miembro de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

En la ofrenda floral que se llevó hasta su tumba ubicada en el cementerio central de Valledupar, el vicepresidente de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, Efraín Quintero Molina, sintetizó en una frase lo que él significó: “Hombre de alma inolvidable”.

Seguidamente anotó. “Fredys, fue de corazón abierto y un gran luchador por los intereses del folclor, de la vallenatía y de todo lo que girara a su alrededor. Y por él y por todos los que sembraron esta semilla seguimos con la llama prendida para que nuestro folclor vallenato siga siendo la identidad de un país que se alegra con los cantos de los acordeones”.

Y como a Fredys Montero no se le podía fallar con las canciones que tanto le gustaban, asistieron al acto los Reyes Vallenatos Navín López y Wilber Mendoza; los guitarristas Cali Mindiola y Hugues Martínez; el cajero Wilson Rodríguez y el guacharaquero y cantante, Álvaro Mendoza.

Es así como se interpretaron los cantos: ‘El andariego’ (Poncho Zuleta) y ‘Mi gran amigo’ (Camilo Namén).

Soy parrandero de nacimiento

es una herencia de mi papá,

solo la muerte me quitará

el que yo viva alegre y contento.

Tan bueno y tan noble

como era mi padre,

y la muerte infame

me lo arrebató.

Al final de la tarde se celebró una misa y se siguió recordando a Fredys Montero, quien en los últimos años ofició como coordinador de los concursos del Festival de la Leyenda Vallenata, donde desempeñó una extraordinaria labor.

A él lo traicionó el corazón cuando estaba lleno de vida y dispuesto a seguir siendo el hombre de alma inolvidable.

Mis primeros 65 años

En la celebración de sus 65 años, el domingo 16 de junio de 2013, en su casa ubicada en el marco de la plaza Alfonso López, Fredys Montero Cabello, leyó una carta titulada ‘Mis primeros 65 años’ donde dio a conocer el pensamiento y desarrollo de su vida, además de la esperanza de sumar muchos años más.

A continuación se publica la carta llena del más puro sentimiento, tal como la escribió en el computador de la Tienda Compai Chipuco. Al leerla sonreía y lloraba, y fue tanta la emoción que la parranda de su cumpleaños se extendió por dos días.

““En los momentos de felicidad compartidos con mi amada Lili, en una hamaca sabanera en pueblo bello, siempre terminaba nuestro trinico cuchicheo, con la ilusión o mejor pidiéndole a Dios que me diera la oportunidad de contar con un motivo folclórico para efecto de reunirme con mis amigos y familiares, al son de un acordeón, caja y guacharaca, ya fuera festejando la primera muralla senil, muy recordada por todos, como son los primeros cincuenta años de vida, o festejando la llegada de un baloto, o por qué no, para recordar mi vieja época libertina y parrandera, pero como dice Pachín Escalona, “No falta un miércoles atravesao”. Creo que dios escuchó mi ruego y consideró que había llegado la hora del desquite, o mejor, la ocasión de que fuera en la terraza o patio de nuestra legendaria casa, testigo de tantos festejos y parrandas, para tener la dicha de festejar, eso sí, con mis familiares y amigos apreciados.

Aquí están los que yo quería que estuvieran, y no están los que no quería; por supuesto que no puedo extrañar la ausencia de alguien que hoy estuviera llena de felicidad, como Blanca Cabello, la emoción de Tin Montero, y la satisfacción de la nunca olvidada Dollys Montero; aquí también estuviera mi siempre recordado compadre Mono Acosta, el “sabrosaso” de Rodolfo Cabas, mi primo Jaime Curvelo, y el invitado de siempre Willian Curvelo.

Estoy feliz, dichoso, pletórico de felicidad como dijera Pin Orcasita en villanueva, de estar compartiendo mis primeros sesenta y cinco años con ustedes mis queridos amigos y familiares.

Alguna vez tuve la idea de que el merengue de Leandro Díaz, ‘El hombre de mala’, me lo habían sacado a mí, ”Cuando el hombre está salao´ hasta el amigo que uno tiene más cercano se le aleja, muchas veces la mujer también lo deja y le toca soportar ese martirio”; pero hoy cuando estamos todos aquí, como yo lo deseaba y añoraba tengo que decir como Gustavo Gutiérrez Cabello: ”El que toda la gente me quiera es un placer que me da la vida, que muchos desearían, el que todos los amigos míos se llenen de infinita ternura, con el aprecio mío, son momentos felices de esos que no se olvidan, por eso cuando pasan los años uno va comprendiendo que lo más bello es sentir el cariño de la gente y amigos que uno aprecia”.

Gracias señor por darme la dicha de engendrar siete hijos, y de conocer sus dueñas y heroínas madres; gracias señor por haberme mandado la reina de mis últimos capullos, Estefanía y Natalia, te amo Lili, a ella le debo el pare sentimental que hice.

Gracias, Dios mío, porque con ella y tus bendiciones estaremos diciéndole a los ochenta años presente.

Gracias y abrazos a todos, los  quiero mucho.””

Fremoca.

 

Juan Rincón Vanegas

 

Sobre el autor

Juan Rincón Vanegas

Juan Rincón Vanegas

Cultivo de folclor vallenato

Periodista, escritor y cronista, natural de Chimichagua, Cesar y ganador de distintos premios de periodismo con historias del folclor vallenato y sus distintos personajes. Actualmente se desempeña como Jefe de Prensa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

@juanrinconv

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La renovación de la piquería

La renovación de la piquería

Valledupar es por naturaleza un pueblo de música y canto. Y contar historias es la impronta de nuestra tradicional oral. Somos de la...

De versos, recursos literarios, juglares y Frankenstein en el vallenato habla Rosendo Romero

De versos, recursos literarios, juglares y Frankenstein en el vallenato habla Rosendo Romero

“De misterio está lleno el mundo”, cantó una vez Freddy Molina, ‘joven poeta mayor’ nacido en un pedazo de tierra irrigada po...

La leyenda de Francisco El Hombre, al descubierto

La leyenda de Francisco El Hombre, al descubierto

De todas las leyendas que pueblan el Valle de Upar, la leyenda de Francisco el Hombre es una de las que más interés suscita. Su fuert...

El Yambú

El Yambú

Géneros musicales como El Yambú nos remiten a las sociedades de tierra firme y las islas del Caribe y las Antillas que cimentaron s...

Tras los pasos de Sergio Bermúdez, el ‘Joe’ Arroyo cesarense

Tras los pasos de Sergio Bermúdez, el ‘Joe’ Arroyo cesarense

Caminando por las calles de El Paso, vi en una de sus casas un viejo afiche del joven que hace dos años ‘pegó’ literalmente a l...

Lo más leído

Esclavitud, cimarrones y palenques

Christian Delgado Escobar | Historia

La magia de Escalona

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Los alemanes de Tamalameque

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Corazón de ceiba

Yesid Ramírez González | Literatura

Si es con engaños, Vamos mal

Andy Romero Calderon | Opinión

A dar más por nuestras universidades públicas

Armando López Sierra | Educación

La pregunta con fundamento para el maestro Escalona

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube