Música y folclor

Glosas al Festival Vallenato

José Atuesta Mindiola

10/05/2012 - 05:14

 

Piloneras y piloneros en pleno desfile El Festival vallenato no es únicamente un edén de música folclórica, es también un reencuentro de integración.

Por los diversos escenarios, además de los turistas extranjeros, transitan concursantes y visitantes de varias partes del país, y especial, Los sabaneros (sucreños, cordobeses y bolivarenses) que este año le fue muy bien: La reina infantil, Mélida Andrea Galvis, es de Montería;  el rey profesional, Fernando Rangel, es hijo de un monteriano; Ferney Arrieta, segundo puesto en aficionado es de San Onofre (Sucre);  el segundo puesto en piqueria, Julio Cárdenas es del Carmen de Bolívar.

Organizar los concursos en el Festival es una inobjetable epopeya. Este año el número de participantes fue de 578,  en canción inédita, piqueria y acordeoneros en las cuatro categorías;  sin incluir los 120 grupos de piloneros en infantil, juvenil y mayores).

El primer gran escollo para la Fundación es la selección de los jurados  (fueron en total 125); a pesar de que existe una base de datos, siempre el esfuerzo es elegir personas idóneas y garantes que actúen con absoluta  responsabilidad  en sus decisiones.

Cada concursante tiene su estilo. En la piqueria mucha gente disfruta con el verseador William Felizzola, tiene su gracia: canta los versos y baila. Antes, los  verseadores en la tarima cantaban quietos y serios;  ahora parecen dos gallos finos en la valla, se regodean girando cerca del contendor, como pretendiéndole  acorralar. Es su manera de vivir y sentir el concurso, y el jurado que valore a los artistas debe respetar el estilo, que es una aptitud personal.

Algo similar sucede en la canción inédita, el cantante con su expresión corporal quiere conquistar al público. El compositor y cantante Luis Cujia, vivía la canción bailando y la gente aplaudía, su baile y su canto; en 1998 ganó la canción inédita con el merengue “Yo soy el folclor” (un homenaje al merengue). Gustó tanto su bailoteo, que el Joe Arroyo al verlo por televisión  se emocionó  con el baile y la canción, que decidió grabarla con Emiliano Zuleta.

El jurado tiene autonomía para  su veredicto. Antes de cada concurso,  siempre el presidente de la Fundación o un directivo hace énfasis en la responsabilidad y en el compromiso  ético de aplicar los reglamentos.

El jurado no es infalible. Al mejor cazador, también  se la ve la liebre. Todos cometemos errores, no somos perfectos. Este año el jurado de la canción inédita, en el coliseo de ferias, tuvo un descuido de gran magnitud, y hago estas observaciones con sentido pedagógico.

La Fundación ha establecido una planilla para calificar  las canciones, que tiene cuatro aspectos: música, letra, contenido folclórico e interpretación. Cada aspecto se califica en una escala de 10 a 100 puntos.

El concursante  Juan de Dios Torres Barrera, presentó el merengue “Para la historia” en homenaje a Calixto Ochoa; en la primera ronda, cada uno de los tres jurados le calificó 100 puntos en los cuatro aspectos, es decir 400 puntos, y la suma total fue de 1.200. En la segunda ronda, el mismo jurado le calificó a la misma canción,  en la letra y el contenido folclórico  60 puntos; y el puntaje total fue de 750.  Es un craso error, que no tiene presentación y no debe repetirse, porque se presta para dudosos comentarios. Era aceptable que el jurado dijera, que hubo fallas del conjunto en la interpretación o que el cantante extravió la música; porque la letra es la misma y su puntaje no podía  variar en tal proporción.

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Juglares, patriarcado y machismo

Juglares, patriarcado y machismo

  En el Magdalena grande (Magdalena, Cesar y La Guajira), y en general en la mayoría del territorio del Caribe Colombiano, imperó e...

La partida de Nelson Pinedo, el Pollo barranquillero

La partida de Nelson Pinedo, el Pollo barranquillero

La ciudad de Barranquilla —como siempre— irreverente, pocas veces le llamó, el Almirante del Ritmo. Sólo algunos locutores, cu...

La ceremonia de premiación del 47 Festival de la Leyenda Vallenata

La ceremonia de premiación del 47 Festival de la Leyenda Vallenata

Tras un Festival lleno de sorpresas, y con ganadores comprometidos con representar el folclor vallenato ante el mundo, la Fundación Fe...

El Bibliotecario virtual del vallenato

El Bibliotecario virtual del vallenato

  En San Nicolás de los Garza, municipio del área metropolitana de Monterrey, estado de Nuevo León, México, la zona geográfica...

Ibagué, mucho más cerca del Festival Vallenato

Ibagué, mucho más cerca del Festival Vallenato

Reconocida como la capital musical de Colombia por auspiciar el prestigioso Festival Nacional de Música Colombiana, Ibagué se convirt...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados