Música y folclor

“Hágame el favor compadre ‘Debe’, llegue a esa ventana marroncita”: Diomedes Díaz

Juan Rincón Vanegas

27/03/2015 - 06:50

 

Muy bien lo dijo Pablo López, “Mi hermano era un alma de Dios. Sencillo, apacible y noble”. Y remató Miguel López, “El Debe era servicial y nunca le hizo mal a nadie”.

Estas frases encierran la personalidad del hombre bonachón y amiguero como era Elberto de Jesús López Gutiérrez, Rey Vallenato en 1980. Él, siempre estuvo dispuesto a servir a los demás y por eso dentro del folclor vallenato quedaron como testimonio sus ocurrencias y dos canciones que lo pintan de cuerpo entero.

En esas obras musicales tituladas ‘Tres canciones’ de Diomedes Díaz y ‘El regaño’ de Héctor Zuleta, es el protagonista principal. Tiene el papel de mensajero y, por la confianza que le tenían los compositores, cumplió a cabalidad su misión. Tocó las canciones pedidas en la ventana marroncita y llevó la carta a la amada de Héctor.

Hágame el favor compadre ‘Debe’

llegue a esa ventana marroncita,

toque tres canciones bien bonitas

que a mi no me importa si se ofenden.

Diomedes Díaz, ante el toque del acordeón de ‘El Debe’, no solamente se inspiró sino que prometió cantarlas con el alma a esa linda morenita que dormía al lado de esa famosa ventana marroncita ubicada en una de las casas de La Junta, La Guajira, exactamente al lado de la carretera que conduce a Carrizal.

Después de pedirle el favor al acordeonero, Diomedes Díaz, hace una exposición en un verso genial que denota su sentimiento:

Dicen que el amor cuando es sincero

es como una nube en primavera,

que devuelve a bueno un aguacero,

agua para sustentar la tierra.

El Diomedes que adornaba sus canciones con frases contundentes estaba enamorado y tuvo la musa precisa para ilustrar en versos  ese amor que sentía en su tierra natal. Y contó con el acordeonero que le hizo el dos para completar su episodio amoroso. Ese era ‘El Debe’ López, que todos conocieron.

El regaño

No contento con el primer favor a Diomedes, llegó Héctor Zuleta y le pidió que le llevara un recado a un querido amor que tenía varios días de no verla. ‘El Debe’ no tuvo otra alternativa que cumplir con la misión porque un hombre enamorado es capaz de sacar un puñado de azúcar del fondo del mar o permitir que el día se prolongue hasta que el cariño se desborde como río crecido.

Compadre ‘Debe’ mucho gusto en verlo

seguro estaba de que usted venía

deme razón de la morena mía

que usted si sabe, de su paradero.

Como yo sé que usted es un hombre bueno

voy a pedirle que me haga un servicio

vaya a llevármele este papelito

para saber cuando podemos vernos.

En la primera parte de la canción está explicita la connotación de hombre bueno que tenía ‘El Debe’, pero además de servicial. Llevó el papelito porque el asunto no estaba nada bien y Héctor requería que el amor volviera a resplandecer como al comienzo.

En su angustia le pide a ‘El Debe’ que no le fallara porque corría el riesgo de morir de amor.

Compadre ‘Debe’ si la ve le dice

que se conduela de las penas mías,

que Héctor Zuleta se la pasa triste

por el regalo que le dio ese día.

Como coincidencia, las mencionadas canciones tratan de dos morenitas que pusieron a temblar los corazones de Diomedes y Héctor, quienes se desahogaron cantando y tuvieron a su lado a un amigo fiel que se condolió de sus penas.

La famosa ventana

Muchas historias se han tejido alrededor de la famosa ventana marroncita donde Diomedes Díaz, hizo pública su declaración de amor a Patricia Isabel Acosta Solano, a quien en esa época le regaló una gran cantidad de canciones.

“Me cantaba con la mayor naturalidad del mundo. Yo, era su musa y mi emoción no me cabía en el pecho y más cuando esas historias nuestras se convirtieron en éxito. De ese amor me quedaron mis cuatro bellos hijos y 22 canciones que me regaló con todo el sentimiento que se salía del pentagrama y se metía en mi corazón”, cuenta Patricia Acosta.

Al narrar sobre ‘Tres canciones’ donde ‘El Debe’ López, cumplió a cabalidad su misión hasta llegar a la pasta sonora, dice: “Es una historia real en toda su extensión y que él resumió en una bella canción que hoy es himno de los enamorados y se escucha más que antes. Ese es el milagro del hombre que hacía maravillas con sus cantos”.

Entonces hace referencia a varias de esas canciones: ‘Cariñito de mi vida’, ‘Bendito sea Dios’, ‘El alma en un acordeón’, ‘Tres canciones’, ‘Bonita’, ‘Tu serenata’, ‘Razón sentimental’, ‘Titulo de amor’, ‘El cóndor herido’, ‘Te necesito’, ‘El regreso del cóndor’ y ‘Sin ti’.

De esta manera, con sus letras y melodías Diomedes Díaz le besó el alma a Patricia Acosta, quien se queda pensativa al llegar el proceso del recuerdo donde sus ojos con lágrimas resumen 30 años, 10 como novia y 20 como esposa.

En la propia obra ‘Tres canciones’ o ‘La ventana marroncita’,  cuya duración en el disco es de cuatro minutos y 43 segundos, el corista Juan Piña le pregunta: “¿Diomedes, la hembra es muy bonita?”. Y él sin dudarlo responde: “No tiene comparación Juancho”.

En medio de la semblanza musical aparece nuevamente el compadre ‘Debe’ López, el mensajero del acordeón, quien se despidió de la vida el viernes 22 de junio de 2007, dejando  en su hoja de vida la grabación en 1977 de la famosa canción que nunca pasa de moda y que comenzó a llevar a la popularidad a Diomedes Díaz, el cual nunca se cansó de agradecerle tanto a él, como a sus hermanos Pablo y Miguel López, quienes fueron claves en sus inicios como compositor y cantante.

Recientemente el excelso cajero Pablo López confesó: “Diomedes, nunca dejó de ser Lopista. Inició su éxito con ‘El Debe’ y lo terminó con Álvaro López”.

 

Juan Rincón Vanegas

Sobre el autor

Juan Rincón Vanegas

Juan Rincón Vanegas

Cultivo de folclor vallenato

Periodista, escritor y cronista, natural de Chimichagua, Cesar y ganador de distintos premios de periodismo con historias del folclor vallenato y sus distintos personajes. Actualmente se desempeña como Jefe de Prensa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

@juanrinconv

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Las canciones de Juan Manuel Pérez “El catedrático” y la inspiración en la figura paterna

Las canciones de Juan Manuel Pérez “El catedrático” y la inspiración en la figura paterna

  El Festival de la Cultura y el Deporte de Chiriguaná surgió en el momento preciso para que jóvenes ávidos de espacios pudieran ...

Alejo Durán en los cien años de su nacimiento

Alejo Durán en los cien años de su nacimiento

“Cuando se habla de Alejo Durán, una de las máximas figuras de El Paso (Cesar), se engrandece el folclor vallenato. Alejo Durán ab...

El ‘Vallenato entre rosas’ de una Princesa Guajira

El ‘Vallenato entre rosas’ de una Princesa Guajira

  El nombre de Zamia de la Rosa empezó a escucharse en el universo musical hace varios años entre el Cesar y La Guajira. En repet...

Evas construyendo un  mejor edén para el vallenato

Evas construyendo un mejor edén para el vallenato

Son talentosas, sensibles, inteligentes, competentes. Son tiernas por naturaleza, delicadas, fuertes, con carácter y con el singular...

Cantar para resistir a los dolores

Cantar para resistir a los dolores

  Acudir al canto y la poesía, a la práctica del arte como un catártico para expulsar los dolores que se aferran al alma y el cu...

Lo más leído

Los caribes colombianos

José Javier González de la Paz | Pueblos

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

El manifiesto cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

La oscura nube del Cerrejón en La Guajira

La Liga contra el silencio | Medio ambiente

Un pueblo con dos patronos

Diógenes Armando Pino Ávila | Patrimonio

La revelación póstuma

Álvaro Yaguna Nuñez | Música y folclor

No quiero aplausos, sólo tu amor

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube