Música y folclor

Las fusiones en la música vallenata

José Atuesta Mindiola

21/04/2015 - 05:00

 

Carlos Vives y Egidio Cuadrado / Foto: El Universal.com.co La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata ha sido fiel en la salvaguarda y difusión de los cuatro aires tradicionales. Este es uno de  sus objetivos fundamentales; tanto es así, que las canciones más interpretadas por los acordeoneros concursantes son las de Emiliano Zuleta,  Lorenzo Morales, Pacho Rada, Leandro Díaz, Luis Enrique Martínez, Alejo Durán, Rafael Escalona y Adolfo Pacheco.

En ellas  predominan las crónicas, característica esencial de la composición tradicional vallenata. Hay otro estilo de canciones que pertenecen al romanticismo  vallenato, y a pesar de que muchas de ellas merecieron la impronta de ‘clásicas’, no son interpretadas por los acordeoneros que compiten por la corona del rey en el Festival.

El pionero de esta escuela romántica es Gustavo Gutiérrez Cabello; en sus inicios fue criticado, y cuando la calidad de su melodía y sus versos se impusieron, los mejores conjuntos vallenatos se animaron a grabarlas. Comienzan los años dorados de la conquista del mercado discográfico nacional y surgen nuevos  compositores, entre ellos: Santander Durán, Rosendo Romero, Fernando Meneses,  Roberto Calderón y toda una generación de autores reconocidos.

Si las canciones de este estilo no son interpretadas en  concursos de festivales, no significa que no sean vallenatas. El premio Nobel Gabriel García Márquez, conocedor y difusor de nuestra música, hizo esta  afirmación categórica: “Lo que yo critico es la tendencia de academizar el vallenato, para decir cuál es legítimo. Cuál es vallenato y cuál no es. El lenguaje lo hace vida, la calle, lo hace gente. El vallenato romántico es tan válido como el vallenato de las crónicas de los juglares. El vallenato romántico es consecuencia del tiempo, de la influencia comercial, así es ahora, y después no sabemos cómo será”.

El vallenato de hoy es más de los cuatro ritmos. Para los amantes de la música vallenata debe ser motivo de complacencia que un ritmo vallenato sea la matriz para fusionar y originar otros ritmos. El pasebol es el resultado de la fusión del paseo y el bolero, y su paternidad se la atribuyen a Alfredo Gutiérrez y Rubén Darío Salcedo.  El maestro   Calixto Ochoa une el paseo  y el jalaito y  crea el   paseíato. Ya  antes Pacho Galán había hecho el merecumbé (merengue y cumbia). En la década del 90, Carlos Vives trajo un género de fusión, el  tecno-vallenato o vallenato-pop.  Juancho  Roys intentó hacer el vallerengue (vallenato con merengue dominicano), pero se le anticipo la muerte.

Los jóvenes  reconocen como vallenato, además de los conjuntos tradicionales, las canciones que graban Silvestre Dangond, Peter Manjarrez, Jorge Celedón, Martin Elías y ‘El Mono’ Zabaleta. Cuando Jorge Celedón ganó el Grammy,  la canción que más se escuchó fue ‘Esta vida’,  y su estructura melódica no cabe dentro de los cuatro aires tradicionales. En la actualidad los grupos modernos han optado por no especificar los ritmos en las grabaciones, y predominan las fusiones.

 

José Atuesta Mindiola

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Las vueltas de Diomedes Díaz

Las vueltas de Diomedes Díaz

Corría el mes de noviembre de 2013 cuando José Zequeda, manager de Diomedes Díaz, me llamó para que acudiera a hacerle una entrevis...

Consuelo Araujonoguera marcó la ruta del Vallenato

Consuelo Araujonoguera marcó la ruta del Vallenato

  ‘La Cacica’, Consuelo Araujonoguera, no sólo abanderó el nacimiento en 1968 del Festival de la Leyenda Vallenata, sino que ...

El amor de María Esther no pudo florecer en las sabanas de Patillal

El amor de María Esther no pudo florecer en las sabanas de Patillal

Patillal, la tierra donde nacen las canciones sentidas, fue el lugar en el que nació un amor provinciano que, aunque aterrizó en dos ...

Programación del Festival Vallenato en Guitarra de Codazzi

Programación del Festival Vallenato en Guitarra de Codazzi

A partir del viernes 17 de agosto, y hasta el domingo 19, el mayor Festival de música vallenata en guitarra abre sus puertas en el mu...

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Sostiene nuestro nobel Gabriel García Márquez, en una columna titulada: “Abelito Villa, Escalona y Cía”, publicada en su espacio...

Lo más leído

Vida y trayectoria de Rafael Pombo

Redacción | Literatura

Las 5 canciones más queridas de José Barros

Redacción | Música y folclor

José Barros navega en La Piragua del recuerdo

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

La irrupción del Cine en la sociedad cartagenera

Waydi Miranda Pérez y Osiris María Chajin Mendoza | Cine

El tabaco: una historia americana

María Solórzano | Historia

Historias de amores: John Lennon y Yoko Ono

Juan Carlos Boveri | Ocio y sociedad

Cuando Robin Hood fue prohibido

Juan Carlos Boveri | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados