Música y folclor

“El tema de las dinastías es de una riqueza impresionante”: Sara Araújo

Johari Gautier Carmona

05/05/2015 - 05:40

 

Sara Araújo Castro / Foto: Archivo PanoramaCultural.com.co

Viernes 01 de mayo a las 11 y media de la mañana.  Las calles del centro de Valledupar viven en sintonía con los acordeones de los músicos profesionales que compiten en la Plaza Alfonso López por los clamores del público.

Centenares de comerciantes ambulantes se instalan en los andenes para vender objetos de todo tipo –la mayoría en relación con artistas reconocidos del folclor–, sortean el calor de los últimos días y contribuyen a la vida intensa del Festival Vallenato.  

El día después de la presentación oficial del libro “Dinastía López”,  la casa de Sara Araújo Castro amanece con ese agradable aire de parsimonia. Desconectada del barullo que zarandea la calle 16 y sorprendentemente recuperada de esa gran parranda celebrada en presencia de los grandes juglares de La Paz.

Sara Araújo aparece con una copia de “Dinastía López”, un libro exquisitamente editado con detallados perfiles de los homenajeados en la 48ª edición del Festival de la Leyenda Vallenata y unas fotografías inéditas extraídas de archivos históricos.

Ya liberado de su plástico protector, el libro se convierte en el centro de todas las atenciones. En ese mismo instante se evapora el patio de estilo colonial y las otras maravillas de la casa, y empieza la entrevista…

¿Cómo nació la idea de escribir un libro dedicado a la Dinastía Los López?

Todo empezó hace más de un año, cuando se anunció el homenaje de la dinastía López previsto para el año 2014. A mediados del año 2013, en una conversación con el alcalde, me dijo que por qué no le hacíamos un libro de reconocimiento a la dinastía López para dar a conocer todas sus historias.

Empecé a oír la música de la época, a hablar con Pablo y Miguel (López) y me di cuenta que daba para un libro y para mucho más porque ellos son una dinastía increíble.

¿En qué se centra este libro?

En 6 músicos que son cuatro reyes vallenatos y otros dos músicos que no lo fueron pero que pueden considerarse el eje central de la familia. Pablo López que es cajero, Miguel López Rey Vallenato 1972, El “Debe” López que fue Rey Vallenato en 1980, Álvaro López Rey Vallenato 1992, Navín López que es primo de ellos y fue rey en el año 2002, y Poncho López a quien se le decía “El Rey de los bajos” y con quien cierro este libro.

¿Cómo se escribe un libro que implica a tantas personas de tanta notoriedad?

Lo primero que hay que hacer es preguntar y hablar con ellas. Luego, leer artículos de prensa de la época. Yo quería trabajar varias técnicas periodísticas y había que perfilar a cada uno, pero, además, había que dar un poco de contexto de dónde venía esta gente y qué significaba La Paz.

En una conversación con Pablo López, escuché una anécdota muy linda que ocurrió en el año 1952. Fue un momento muy duro para La Paz porque hubo un enfrentamiento con la policía chulavita, quemaron casas… Sin embargo, al mes de que esto pasara, llegó Rafael Escalona con Manuel Zapata Olivella y con Gabriel García Márquez a una parranda en casa de Pablo López. Él es el papá de toda esta generación de músicos.

Este episodio lo cuenta García Márquez en una columna del periódico El Heraldo del año 52 y después lo cuenta nuevamente en Vivir para contarla, el libro de sus memorias. Ese episodio da pie para hablar de La Paz y de Los López. Éste es el contexto del que partimos.

¿Qué tipo de artículos encontramos en “Dinastía López”?

Es un conjunto de perfiles. Al principio pensaba que Los López eran los únicos que debían hablar y yo solamente entrevistarlos, pero no se pudo porque, primero, hay muchos momentos para describir y, segundo, porque hay mucha gente de la que hay que hablar, como Jorge Oñate. Jorge Oñate es un elemento transversal de la historia de Los López.

Lo que hice fue hablar con todos los cantantes y artistas que estuvieron con Los López, y seleccioné la información de cada persona. Digamos que cada uno de ellos cuenta un episodio. Es una historia común pero contada desde diferentes perspectivas. Lo organicé por persona pero todos cuentan la historia en el tiempo.

¿Qué caracteriza a la dinastía López?  

Lo primero es que son personas que se formaron en su casa. La casa fue la escuela de formación, y no sólo musical sino de identidad, de folclor y de cultura. Y cada uno de los miembros hace un aporte diferente.

Pablo es el rey de la caja pero adicionalmente tiene un elemento de inteligencia emocional, social y estratégica  distinta a la de sus hermanos y sobrinos. Es un sabio en su relacionamiento. Es un hombre que ve más allá de las cosas, y eso había que contarlo. Pablo es la memoria de un momento histórico y cultural que interesa a la región y a todo el país.

Luego está Miguel López. Sacarle los cuentos a Miguel es algo muy difícil porque no es un hombre de palabras. A él se le entrega un acordeón y el mundo se le desvanece en sus manos, es un hombre impresionante, pero entrevistarlo no daría los mismos frutos que narrarlo y describirlo. Además de un extraordinario músico, Miguel es un gran maestro. Logró con su acordeón trascender otro maestro que fue Luis Enrique Martínez.

El Debe López era una persona auténtica, que representa la idiosincrasia vallenata y de la región. Es un músico que tuvo unos muy buenos momentos que fue cuando se encontró con Diomedes Díaz y también cuando tocaba la caja con los Hermanos López.

Poncho López era el visionario de la familia. Su acordeón no se parece al acordeón tradicional. Combinaba las melodías con un juego único de los bajos, y eso hacía de su música algo exclusivamente rico, de un color totalmente transgresor. De hecho, muchos músicos famosos aprendían de Poncho. Él fue el innovador de la familia.

También está Navín López, que trabaja en la fiscalía. Él es un hombre centrado, organizado, pausado. Una personalidad totalmente distinta a un músico parrandero. Muy metódico. Él es un guardián de la tradición. Él enseña a los músicos cómo se toca el vallenato tradicional. Eso es importantísimo sobre todo que es un hombre joven.

Álvaro es la figura más presente en el sector comercial pero que tiene toda la sabiduría y toda la tradición de su familia. Por eso, podemos decir que cada uno tiene un papel. Y luego vienen los menores que son una generación de músicos que llevan ese saber en la sangre.

Además de ser una gran escuela, ¿se puede decir que los López representan esa parranda vallenata auténtica?

Sí, anoche estuvo Román aquí [hijo de Miguel López] y vino con sus primos. Si los vieras tocar… Son unos músicos que interpretan la música tradicional para compartirla con la gente. Son esos músicos que nos devuelven al tiempo en que nació el vallenato. ¡Es algo muy emocionante!          

¿Qué sacaste como aprendizaje de esa labor investigativa y periodística?

Primero, hay que capturar –aunque es muy difícil– la riqueza de la oralidad. A medida que iba haciendo la investigación, me di cuenta que existía el riesgo de perder esa oralidad, entonces hicimos un documental de 12 minutos con este material y la idea es sacar otro de 32 minutos.

El papel no da para tanta información porque estamos hablando de músicos. Cuando se trata de retratar el sonido de la caja de Pablo o el acordeón de Miguel, encontrar las palabras puede ser complicado. Me senté con varios músicos para que me explicaran ciertas ideas, y luego traducirlas a palabras. Hace falta registrar la importancia de la oralidad y la música improvisada.

¿Algunas anécdotas que te hayan llevado a pensar: “este libro es realmente necesario para conocer la historia del folclor vallenato”?

Lo primero es entender que si no hubiera existido el conjunto de los hermanos López con Jorge Oñate, no tendríamos el Vallenato de hoy.

La historia de Pablo en Méjico cuando concursaban contra la delegación alemana –que eran acordeones bávaros- en las Olimpiadas culturales, y ellos se ganaron el concurso. ¡Ganaron a los mismos creadores del acordeón! [Risas] Imagínate. Pablo decía que los alemanes no entendían cómo sacaban tantas notas a ese instrumento.

También la historia que contaba antes del año 52. En general, gran parte de las historias se rescataron y de eso tratan los homenajes del Festival Vallenato: recuperar la tradición.

¿Dónde y cómo se consigue este libro?

Este libro y el documental fueron posibles gracias a la Alcaldía de Valledupar y varias empresas que creyeron en este proyecto: LAN, la Revista Semana y Cámara de Comercio de Valledupar.

Esta primera edición es una edición limitada. La alcaldía quiere difundir la cultura vallenata, entonces esta edición irá para colegios, instituciones, bibliotecas y, quizás más adelante, hagamos una nueva edición comercial.

Intervienen también en este trabajo el cantante Carlos Vives y el escritor Alonso Sánchez Baute…     

Yo he hecho periodismo pero nunca había escrito un libro. Entonces llamé a mis amigos para que me ayudaran [Risas]. Bueno, la verdad es que Alonso había hecho una entrevista a Álvaro López que quería incluir en el libro. Él es muy bueno perfilando los personajes, tiene ese talento narrativo increíble, entonces le puse otro reto más difícil: el perfil del “Debe” López.

A Carlos le conté que estaba con este libro y el milagro –porque Carlos Vives es un hombre que en este momento no tiene nada de tiempo– lo hicieron Los López. Carlos adora Pablo López. Pablo ha sido su respaldo y la música de esa dinastía marcó su vida. Su prólogo son páginas de amor sincero por la música.   

¿Este libro te dio ideas y ganas para más publicaciones?

Ahora tengo para muchos libros… [Risas] Adicionalmente, mi mamá ya me encargó uno de los Romero. Yo había entrevistado al maestro Ovidio Granados y siempre pensé en escribir más largo sobre la dinastía Granados. El tema de las dinastías es de una riqueza impresionante porque te habla de todo, de cómo es nuestra cultura, habla de educación, de amor y amistad entre unos y otros.

 

Johari Gautier Carmona 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Un legado para honrar el movimiento de caderas de las abuelas

Un legado para honrar el movimiento de caderas de las abuelas

En la tercera vigilia, se paraban de la cama y se dirigían a la cocina para emprender la faena de pilar el maíz. El canto de los ga...

El 28 Festival Tierra de Compositores de Patillal ya tiene su afiche

El 28 Festival Tierra de Compositores de Patillal ya tiene su afiche

“Patillal es como una melodía que al oírla nos provoca cantar” José Hernández Maestre El Festival Tierra de Compositores de...

La despedida de los grandes a un gigante como Calixto

La despedida de los grandes a un gigante como Calixto

Tras hacer historia en la Plaza Alfonso López en dos ocasiones con su acordeón (1970 y 1987), y ganarse un espacio como uno de los ...

Glosas al Festival Vallenato

Glosas al Festival Vallenato

El Festival vallenato no es únicamente un edén de música folclórica, es también un reencuentro de integración. Por los diversos ...

Almes Granados, a punto de entregar su corona

Almes Granados, a punto de entregar su corona

En el escenario, Almes Granados se caracteriza por ser un acordeonero alto y elegante. Tranquilo en el manejo del acordeón, su digitac...

Lo más leído

El concepto de Tolerancia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Gonzalo Arango, profeta del Nadaísmo

Jairo Tapia Tietjen | Literatura

¿Qué es el Vallenato?

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Rodrigo Rodríguez, el acordeonista premio Gramy Latino

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El profesor Pedro Jaime Morales, el cachaco

Arnoldo Mestre Arzuaga | Educación

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados